La felicidad no se compra con dinero, la felicidad, repito, es una flor a la orilla del río, se siente en una puesta de sol, en un lugar cualquiera, se percibe con la llegada de la primavera con su esplendoroso verde, esperanza y el trinar de los pajaritos.

La felicidad no tiene dueño, ni fecha, es un cheque al portador; la felicidad está dentro de nosotros y no hay que buscarla, solo descubrirla.

La felicidad no es un metal precioso que se pueda adquirir con recursos económicos, ni un camino, ni un lugar aunque sea un trayecto, pero no un destino.

Anotando carrera en el softbol femenil del Club Sertoma

La felicidad sin pretenderlo se trasmite, se comparte, por ser una disposición de la mente y no de las circunstancias;la certeza de no sentirse perdido.

La felicidad es considerada por la filosofía oriental como un estado de armonía interna, diferente a la alegría concebida como efímera satisfacción.

La felicidad estuvo presente el sábado 31 de marzo en las instalaciones deportivas del Club Sertoma donde se verifica el torneo de softbol femenil “María Isabel González Garza”

La felicidad de las participantes, de los organizadores del evento y publico en general la captamos con nuestra cámara de sabinashidalgo.net y se las presentamos con mucho gusto con el compromiso de darle continuidad con el titulo de “Recorriendo los Diamantes”.

La felicidad entre madres e hijas y en algunos casos los esposos o hermanos dirigiendo o apoyando con sus porras la contagian a sus hijos convirtiéndola en un ejemplo a seguir; bien por ellas que ganadas, perdidas o sin jugar en el Sertoma son felices.



Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales