Índice del artículo

Introducción

Por la calle Bolívar al sur de la Colonia Lozano donde todavía existe parte de la infraestructura de lo que fue un negocio de compra y venta de ganado platiqué por primera vez con el extraordinario caballista sabinense Jaime De la Garza Guzmán.

Jaime de la Garza Guzmán en el Colegio Militar

Jaime de la Garza Guzmán en el Colegio Militar.

Hay que mencionar que Don Emilio Morton Santos atento y sencillo como hasta la fecha, atendía a sus clientes y proveedores de combustibles, servicios y refacciones lo mismo en la oficina, a la orilla de la calle, enseguida en una estancia o alacena porque allí guardaba alimentos o más adentro en la cocina donde nunca faltaba algo en la parrilla instalada en la chimenea con su respectiva leña de mezquite y la inseparable jarra o "moca" de café.

Esperando a Don Emilio que se encontraba ocupado recibiendo forraje en la bodega o embarcando ganado en los corrales coincidí en muchas ocasiones con Jaime De la Garza y a cuentagotas, porque no era muy dado a resaltar sus hazañas, logré arrancarle algunos datos que publiqué en La Prensa de Sabinas, ya que a pesar de ser mi vecino en sus días de gloria, pues su servidor vivía en el barrio de El Buche por Bravo entre Juárez y Doctor Coss a 3 cuadras de su casa paterna y sólo me enteraba de sus proezas a través del "Esto" medio informativo deportivo de la cadena García Valseca que llegaba a esta población cuando no rebasaba 12 mil habitantes y leía en la vulcanizadora de Don Leodegario Hinojosa donde trabajaba mi hermano cuando el señor. se retiraba a tomar sus alimentos.


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales