Francisco J. Echazarreta

Si vas al Baldazo...te dan un balazo
Al Olimpia.. te lo limpian
Y al Terraza... te lo rascan.
(Refrán Popular Sabinense)
Año _____MCMLXI

Francisco J. EchazarretaSi vas al Baldazo...te dan un balazo
Al Olimpia.. te lo limpian
Y al Terraza... te lo rascan.
(Refrán Popular Sabinense)
Año _____MCMLXI

Cuando la segunda guerra mundial, estaba en su apogeo se comenzó a levantar los cimientos de una construcción que habría de traer a lo largo de muchos años, diversión al poblado, sediento de distracciones familiares (1943).

En la céntrica esquina, que comprende las calles de los Niños Héroes y la de Porfirio Díaz en los años de cuando a una de estas arterias, no a bien la llamaban “la Calle de Piedra”.

Su propietario, un pionero emprendedor de proyectos en el pueblo. Don Fernando Baldazo, que con ayuda de sus hijos, levantaron esta sala de proyección que tomó el nombre de Cine Baldazo.

Redacta el viejo cronista que también Don Fernando había traído el primer radio receptor al pueblo... allá por 1924.

Don Fernando había muerto de forma trágica en 1949, pero antes de ese año tenia un exhibición de muebles rústicos, en el lado de la calle piedra pegado al cine. Y en la parte superior de lo que era la mueblería en la terraza, se alcanzó a realizar eventos como fiesta y cumpleaños.

Luego una de sus hijas fundó una academia de baile en donde hasta “ballet” se practicaba.

El Banco de Nuevo León por la calle Escobedo pegado al cine, inaugurado en Febrero de 1945 cuyo Gerente Don Valeriano Rodríguez había llegado de Monterrey para dirigirlo.

Otras estampas que se vivieron en aquellos años... sus vecinos... el Estudio Fox de Don Guillermo de la Garza, la docena de palmeras de la calle piedra, apenas recién sembradas, (Hoy, erguidas contemplan el paso del tiempo).

Se arremolinaban frente a la salida, formando una media luna... vendedores esperando la final de la función, ya sea la tarde de los domingos o en la noche esto entre semana. Don Chon con su puestecito de revistas, fritos, dulces, naranjas partidas por la mitad con Chile en polvo... Don Basilio Reyna gritando a todo pulmón, luego siguieron sus hijos... con una serie de productos comestibles, como los tacos doraditos, las paletas de hielo, los dulces (camotes, biznagas) o bien las leches quemadas, mmmmm exquisitas, en cono o a veces te las despachaba en papel plomo, una cucharada.

Por los años cincuenta y en un cuartucho de la lateral estuvo Doña Licha, la cual alcanzó a tener un buen prestigio por sus doraditos tacos de tipo Tlaquepaque, la Neveria Cuauhtémoc en contra esquina (Fundada en 1949) y el salón Monterrey de Don Nicolas Saldaña mientras que su esposa Doña Lupita Garza atendía la nevería ayudados por sus hijos.

¿Que sucedía en el interior del cine, en una función normal?, temprano el Sr. Juan Moreno G. había barrido muy bien el local, tanto en el interior, los baños y la galería, las cartulinas se habían acomodado, anunciando las próximas funciones... Comprar el boleto de la función, encaminarte a la entrada donde un boletero, [casi siempre estuvieron los hermanos Villarreal Garza (Chamano y Espiridion)]... te tomaba el boleto después de la entrada y si ibas a la luneta te encontrabas con la dulcería con las clásicas palomitas de maíz, las sodas servidas en vasos desechables, los chocolates etc. Unas cortinas de tela colgaban entre la sala y la dulcería al pasar la cortina, los baños tanto de hombres como los de las mujeres a ala izquierda. Si la función ya había comenzado, pobre de ti, porque entrabas casi a ciegas hasta esperar que la vista se adaptara a la oscuridad. Un fuerte chiflón de aire lavado refrescaba la sala. y este se encontraba al lado derecho de la pantalla, mientras que en la galería, un ventilador extractor, sacaba los aires viciados, 714 butacas era el total de las bancas en la luneta, que sumadas a las de la galería fácil daba acomodo a mas de mil personas.

En los principios de las funciones, pasaban un noticiero que agradaba, porque traía información de todo, hasta un chiste cómico de Pomponeo... noticias Nacionales e Internacionales o de Deportes... difundían mucho los triunfos raquíticos de los olímpicos mexicanos... como la del Cap. Mariles (1948) en equitación o la de clavados de Joaquín Capilla (1956) que habían logrado medallas olímpicas haciéndolos héroes nacionales...

Cuando la “guerra fría” a principios de los sesentas, (60s S XX) difundían mucho en el noticiero, el como los ciudadanos del Berlín comunista “Huían hacia la libertad” pasándose la alambrada para caer al otro Berlín Occidental (Ya se acabó todo esto).

Y en el interior de la sala, las parejitas de enamorados, buscaban las sombras de atrás, en donde la galería cubría con su techo. el lugar mas “obscurito”. y en el mero frente por lo regular, los niños y sus gritos.

Un policía “guardián del orden” daba vueltas con una linterna y enfocaba a los que estaban fumando, pues se prohibía fumar, o a las parejitas que ya estuvieran muy emocionadas.

El profesor Claudio Treviño fue durante muchos años encargado de la administración de la sala, en un tiempo maestro empírico en la Escuela Federal Venustiano Carranza... Todas las tardes salía anunciando las funciones de la noche, los estrenos se guardaban para los fines de semana, incluyendo el Domingo en la Tarde (2 PM.).

Hoy gran estreno... función de cine.....
Igual que en la ciudad de Monterrey
Con Fernando Casanova....
El Águila Negra.

Cuantas épocas y cuantos eventos no hubo aquí... Cuando lo declaraban recinto oficial para dar un informe los Presidentes municipales, los maratónicos festivales de bailables para beneficio de una Escuela, o las funciones de la tarde donde llevaban los maestros a todo los niños de la escuela, los viernes. Las noches de aficionados con Rómulo Lozano, las funciones de los jueves, en que el boleto era presentar una bolsa de café K0, La silla o ByB, tres película en una sola función que resultaban todas mochas... ¡Cácaro!

En los años ochenta se cobraba igual en la luneta que en la galería a la que se le había adaptado una serie de bancas, como los de la luneta pegada a la barandilla de la galería.

Soplaron vientos de cambio... la sala cada día se empezó a ver más y más vacía, aquel socavón se hacia más grande... Ahí se quedaron atrapados resonando los ecos de las voces de tantos y tantos eventos... las miradas cruzadas en la oscuridad de los amores platónicos... hoy tan solo los recuerdos quedan...

Un día del año 1990 cerró con su última función...

Las video-caseteras... las video-películas... la comodidad de quedarse en casa... la evolución... la modernidad... altera las costumbres, acaba con las tradiciones, termina con el pasado que tan solo deja recuerdos de los tiempos idos...


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales