Profr. Santos Noé Rodríguez GarzaLas costumbres de las personas han cambiado mucho, la civilización ha puesto en sus manos adelantos, que facilitan la realización del trabajo diario, no importa donde se desempeñe; donde más se nota es en la cocina, antaño veíamos a las amas de casa inclinadas, remoliendo la masa con la mano del metate, para luego hacer el testal, que lo extendían con sus manos, torteando sin parar y dejar enseguida en el comal, la tortilla lista para cocerse; hoy solamente se acude a la tortillería o a la tienda de la esquina y se tiene el producto ya elaborado.

Muchas cosas más se obtienen de igual manera, pero en las rancherías que circundan el pueblo y en muchos hogares, todavía tienen esas viejas costumbres de elaborar todos los alimentos con productos originales, sin químicos o preservadores o tintes artificiales y comerlos calientitos recién salidos de la cocina, ¿Dónde consiguen los insumos para hacer su tarea? Pues acuden a “La Cadena” una tienda ubicada en la Carretera Nacional, de abolengo legítimo, pues desde 1972, en que abrió sus puertas surten a quien lo desee: harina de maíz, pinole, piloncillo, miel de abeja, aceros para hacer panochas, jarros para cocer los frijoles, café en grano recién tostado, y molido al instante, también mixtura de varios cafés con canela, molcajetes ya pulidos, reatas, machetes, trampas para cazar animales, lámparas de petróleo y surten a las escuelas para los bailes regionales y para quien lo necesite: sombreros, huaraches, cintos, paliacates colorados; también diferentes tipos de granos enteros y molidos en fin una variedad enorme de productos que en otros lugares son difíciles de encontrar.

¿Y quién fue el pionero de esta tienda tradicional? Don Cándido Villarreal González y su hermano Rodolfo Villarreal González (Fito) auxiliados por uno de los hijos de Don Cándido, el Ing. Abadín Villarreal Garza y su gentil esposa.

Nace Don Cándido, en Sombreretillo el 24 de agosto de 1930, miembro del hogar que habían formado don Manuel Villarreal y Doña Paulina González; contrajo matrimonio con la Srita. Ángela Garza Garza, como eran gentes de mucho trabajo se fueron a Reynosa donde por 22 años laboraron en una tienda que denominaron “Casa Villarreal” .

Cumplieron sus expectativas y formaron una familia de profesionistas, la Dra. Olinda Mireya, el Ing. Abadín y la C.P. Mireya Villarreal Garza.

Regresan a su terruño y pronto reinician sus actividades comerciales fundando “La Cadena” que hoy se ha roto, porque don Cande se fue a rendirle cuentas al Creador. Ya no lo veremos en las actividades cívicas o políticas sentado frente al estrado, ni comentando con sus amigos y clientes los asuntos del pueblo.

Restañando sus heridas sentimentales, Fito y Abadín abren de nuevo las puertas de la tienda tradicional, para seguir surtiendo a quien lo solicite productos de la región, el tiempo les permitirá arreglar el eslabón roto, para seguir prestando al pueblo un gran servicio.

Prof. Santos Noé Rodríguez Garza
Cronista de la ciudad
Miembro de la Asociación de Escritores de Sabinas Hidalgo



Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales