Francisco J. Echazarreta

A como está lleno de contrastes la vida. Los claros-obscuros que observamos es lo que matiza nuestro actuar, y así desde temprana edad, vas “comparando” y abriéndote un sin número de experiencias que las vas acumulando….como esta…

Francisco J. EchazarretaA como está lleno de contrastes la vida. Los claros-obscuros que observamos es lo que matiza nuestro actuar, y así desde temprana edad, vas “comparando” y abriéndote un sin número de experiencias que las vas acumulando….como esta…

A mitad del siglo pasado (S-XX) la gente que habitaba Sabinas Hidalgo… Gente sencilla, gente simple. Al oriente de la carretera, después de pasar el puente, un lugar donde la acequia se ensanchaba y daba paso a las carretas con sus bueyes, que circulaban por esa época, el barrio lo llaman…”el Pasito” … junto a este barrio, está el de “la Perla negra”…

Cuando se inicio la construcción de la carretera, hubo la necesidad de quitar todos los corrales, por donde se habían hecho el trazo y se fueron estos (los corrales)a dos o tres cuadras de la carretera, los corrales de las chivas, los cuales salían a pastar hacia el norte por toda la calle, paralelas a la carretera, durante el trayecto, iban regando una serie de pelotas negras (necesidades fisiológicas) de tal modo de que toda la calle “lucía” de estos adornos; con las “pezuñas “ de las patas, soltaban la tierra y estas se convertían en muy fina, de tal modo que al pasar se te hundía todo el zapato, el cruce del camino Garza Ayala, el antiguo ”atajo” ”las compuertas”, donde se deriva el agua por el margen del río (acequia madre) y hacia ”las paralelas” del lado norte.

Al despertar, en los primeros años de la niñez, no observas lo de “clases sociales” y en los contrastes de esa época… parecieras como si Dios acomodara a los seres  en diferentes partes, aunque estos por su condición, irradian iluminación, o lo que se llama… Carisma.

Los contrastes, los veías en tener unos amigos que lo tenían todo… y se competía por tener tal o cual juguete.

Mamá tráeme un carrito de cuerda de Laredo.

Y lo tenias, pero te parecía, “banal”… Porque al poseerlo pronto lo desechabas y jugabas con cualquier cosa…o con los juguetes hecho por es inolvidable amigo de la infancia.

Aunque vivía a varias cuadras de casa, solía juntarse con nosotros por una de sus  tías a la cual visitaba mucho.

Poco a poco lo fui descubriendo, con el diario convivir, empecé a valorar, su habilidad motora su facilidad para crear ideas, soluciones a sus constantes retos.

Fue que al ayudarle a un su tío, en cuidar un puesto de “fritangas” los ratones se hacían de las suyas, una mañana lo sorprendí fabricando de alambre y madera una jaula, para pescar los ratones, pronto dio resultado, el ratón al morder la comida, la puerta cerraba automáticamente, por un mecanismo ingenioso. Ponía (la trampa) al rincón del puesto y pronto caían, para deshacerse de ellos, ya que estaban vivos, había que matarlos, solo dejaba caer la trampa a una cubeta de agua y en unos minutos se ahogaba la presa.

A raíz de admirarlo por su hechura de la trampa, me invitó a su casa. Una tarde, nos internamos en los barrios del oriente de la carretera y en una esquina, apareció un jacal cuya puerta, como muchas de una época que pasó, estaba cortada por la mitad, solo estaba  abierta la parte superior, (para dejar pasar el aire) la inferior cerrada. Esto, para que no se saliera a la calle sus hermanitos eran muchos, el piso de tierra, el jacal de dos piezas (cocina, dormitorio) la entrada donde estaba una cama y en un rincón enredados los petates donde dormían en el suelo, la cocina con la chimenea y la olla de frijoles y al frente, otra puerta, que te dejaba en un patio grande, el solar… barda de cerca de palos y a mitad del patio una llave de agua.

Ahí me empezó a mostrar sus juguetes, sacó un trozo de madera, tenia forma de una lancha de unos 30x15 cm. Con un orificio trasero en la madera por donde paso un tubito de aluminio junto con un bote del mismo material, lo acomodó sobre una estructura, le puso una veladora encendida, y dejo calentando (todo esto sobre la lancha) lo llevo a un baño grande lleno de agua, pronto calentó y con el vapor que se generaba y a través del tubo de aluminio, la balsa se impulsaba sola ¡Oh sorpresa! Notaba que todos los hermanitos, en cálida armonía, se divertían con juguetes de madera camioncitos con rueditas de fichas de sodas.

Un día en casa de su tía, sus primos y los amigos incluyéndolo a él, decidimos hacer una casita, al fondo del patio, de bloques, palos y laminas., se nos  hacía tarde y obscurecía, pronto nos sugirió la idea de iluminar con un dinamo que tenía en su casa, ayudados de una rueda, le dábamos vuelta por las noches iluminábamos, el cuartucho de apenas unos 3x3 metros y techo bajito.

Sus primos y aparte de ser mayores de edad, tenían una cierta hegemonía sobre su persona le decían: ¡Ahí te quedas dándole vueltas, afuera, dándonos la luz! Y el gustoso lo hacía por ser un servidor… un humilde servidor

El de escasos recursos prefiere suplicas,

Pero el que es rico responde de manera fuerte.

Pr 18:23

Como me duele que la sociedad, los educandos, nosotros mismos, no enfilemos a tantos “talentos” que se encuentran regados entre nosotros, se malogran, en tantas desviaciones de la actual sociedad, (drogas, alcohol) como este amigo el cual alcance a deducir que tenia rasgos de genio.


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales