Profr. Otoniel Arrambide VillarrealAsí fue transcurriendo el tiempo en la carrera magisterial de este insigne educador hasta que en el año de 1953 obtiene su cambio a la escuela primaria federal "Bonifacio Salinas Leal", hoy "Venustiano Carranza" que se ubica por la calle Bernardo Reyes, esquina con Galeana, trabajando en esa institución como docente durante un extenso período de tiempo atendiendo principalmente cuarto grado.


Recuerdo que en año escolar 1954-1955, trabajó con tercero, pasando con sus mismos alumnos al siguiente grado, para después permanecer en él, por varios años, siendo precisamente en el ciclo escolar 1956-1957 cuando tuve la gran oportunidad de ser su alumno.

El maestro Saúl era el primero en llegar a su trabajo al cual se trasladaba en su bicicleta balona que estacionaba debajo de un árbol frente al aula donde laboraba. Quienes éramos sus alumnos lo admiramos y respetamos mucho; siempre se presentaba muy pulcro y limpio en su aspecto personal; de hablar claro y preciso, hábil para manejar el grupo, nunca fue de los que estaban al pendiente del reloj para terminar la jornada, en pocas palabras es lo que se nombra un enamorado de su escuela, preocupado permanentemente por el aprovechamiento académico de sus alumnos.

En una ocasión realizó una visita áulica el Inspector Escolar Profr. Catarino Herrera Barraza, quien después de inspeccionar nuestro grupo, escuchamos que había quedado muy complacido con el desempeño de los alumnos; esto a pesar de que el maestro Catarino era muy especial y exigente, por lo que era muy difícil dejarlo complacido. Otra de sus habilidades lo fue el canto, con su voz bien timbrada nos enseñó diversos coros y canciones como aquella titulada "Las golondrinas yucatecas" y muchas más que escapan a mi memoria. Debo manifestar que por observaciones propias, me dí cuenta que era un apasionado de la lectura con lo cual aumentaba su preparación académica y cultura general .

El 16 de abril de 1957, poco antes de iniciar las clases de la tarde, estaba el maestro en su escritorio leyendo las páginas del periódico "El Porvenir" y poco a poco nos colocamos junto a él, para leer la triste noticia del accidente aéreo donde el actor y cantante de moda Pedro Infante Cruz, perdía la vida un día antes; allí leíamos a su lado la triste catástrofe y veíamos algunas de las fotografías de ese acontecimiento y otras más en vida del popular actor. Esto le sirvió al maestro para darnos a entender cuan importante el el hábito de la lectura.

A inicio de los años sesentas, por fin se le cumple uno de sus más grandes anhelos, al convertirse en el Director de la escuela "Venustiano Carranza", cargo que ocupó por más de veinte años; pero aún así continuó preparándose ahora como directivo, obteniendo muchos reconocimientos, ganándose el aprecio y cariño de sus maestros,alumnos y padres de familia, haciendo de su escuela una de las mejores del municipio.

Su labor fue incansable, siempre entusiasta; en su desempeño logró obtener los primeros lugares de la Zona Escolar con los alumnos de sexto grado, ocurriendo esto por espacio de muchos años; era en aquel tiempo la escuela a vencer en los concursos de aprovechamiento escolar, lo que ahora nombran la olimpiada del conocimiento. Como resultado de este extraordinario trabajo, muchos fueron los alumnos de sexto grado que se ganaron un viaje a la ciudad de México para visitar varios lugares turísticos de esa metrópoli, así como por supuesto ser recibidos por el Presidente de la República en las oficinas del Palacio Nacional.

Profr. Otoniel Arrambide Villarreal
Miembro de la Asociación de Escritores de Sabinas Hidalgo


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales