Profr. Otoniel Arrambide VillarrealHace ya algunos años tuve el privilegio de escribir la vida y obra de algunos distinguidos maestros sabinenses, por lo que en esta ocasión, después de muchas meditaciones, concluí que tengo la obligación moral y la deuda de dar a conocer aunque sea en forma breve y sencilla, el desempeño de un ilustre maestro, hombre sencillo, humilde y generoso quien dedicó su vida por completo a sus dos grandes amores: su familia y su trabajo dentro del campo de la educación, en especial el de las escuelas primarias.

Durante mi paso estudiantil por la primaria, vienen hoy a mi mente las actuaciones de todos mis estimados maestros y sobre ellos, sin menospreciar a los demás, sobresale la imagen ejemplar del Profr. Saúl Garza Garza; mi maestro de cuarto grado durante el año escolar 1956-1957, en la escuela primaria "Bonifacio Salinas Leal", hoy "Venustiano Carranza". Recuerdo como si ahora mismo lo estuviera viviendo, a este maestro dotado de una vocación por la educación pocas veces contemplada en un educador, se movía como pez en el agua al impartir sus certeras enseñanzas, en forma clara e interesantes, muy motivadas, demostrando a cada momento el dominio pleno de los contenidos académicos de las diversas asignaturas, prueba inequívoca de que para cuando acudía a la escuela, ya llevaba bien planeadas sus clases.

¡Que hermosas lecciones de Historia de México, disfrutamos!, su entusiasmo nos contagiaba a todos los niños porque dramatizaba sus actuaciones de tal forma que parecía que los acontecimientos históricos, las hazañas de los héroes nacionales como Hidalgo, Allende, Aldama, Abasolo, Jiménez, Doña Josefa Ortíz de Domínguez, Morelos y muchos más; acababan de acontecer y tan entretenidos e interesados nos tenía que para cuando menos lo pensábamos ya eran las doce y media del día; el único grupo que todavía estaba trabajando, por lo que apenas teníamos el tiempo para ir a nuestras casas a comer y luego regresar para completar la jornada de la tarde, pues por esa época aún se trabajaba mañana y tarde.

Así era el maestro Saúl, un educador en todo el sentido de la palabra, conocedor de su trabajo, excelente además para impartir la Lengua Nacional (Español), dando relevancia a la Sintaxis y a las reglas ortográficas; en Aritmética y Geometría se empeñaba en que afianzáramos las cuatro operaciones fundamentales, el manejo del punto decimal, las operaciones con los números quebrados, sus equivalencias con los decimales; los problemas razonados, amén de enseñarnos a obtener el perímetro y áreas de los diversos polígonos, de igual forma de la circunferencia y el círculo.

Sus enseñanzas académicas las complementaba con sus sabios consejos sobre los valores morales, siendo él mismo un vivo ejemplo de ello dentro y fuera de la escuela, un mentor poseedor de un alto sentido de responsabilidad y honradez a toda prueba; por lo regular siempre asistía a su trabajo y las pocas veces que llegó a faltar fueron por motivos muy justificados, como en aquel día en que nació uno de sus hijos, sorprendiéndonos su ausencia, pero al darnos cuenta de ello, nos despreocupamos porque sabíamos que nuestro maestro estaba feliz por la llegada de un nuevo miembro a su apreciada familia.

Profr. Otoniel Arrambide Villarreal
Miembro de la Asociación de Escritores de Sabinas Hidalgo


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales