Dr. Antonio Guerrero AguilarEl padre Miguel Ramos Arizpe, nacido en la antigua San Nicolás de la Capellanía en 1775 y llamado actualmente Ramos Arizpe en su honor y que falleció en Puebla en el año de 1843, obtuvo su doctorado en leyes y se desempeñó como párroco en las villas de Aguayo y Real del Borbón en el Nuevo Santander -actual capital del Estado de Tamaulipas. Por su preparación y defensa de las cosas de la frontera, fue representante en 1811 de las Provincias Internas de Oriente, que eran las de Coahuila, Texas, Nuevo Reino de León y Tamaulipas.


Con ese cargo, elaboró una descripción de las mismas en donde resalta: “su extensión, su clima, sus producciones, sus excelentes puertos de mar están convidando a que se enriquezcan muchos millones de hombres, pero jamás el Gobierno ha puesto en práctica medios eficaces para conducirlos allí, quedando esta idea cuando más en proyecto, según sucedió en el año de 1805, en que se trató de una expedición de seis mil hombres casados con destino a la provincia de Texas” (sic). Luego añade: “este proyecto como útil a cuantos lo emprendan, ventajoso a la provincia de Texas que tanto necesita de brazos industriosos y necesarios al estado para la conservación de aquella importante provincia”. (sic)

Sin temor a equivocarme, su informe sobre el estado de las Provincias Internas de Oriente, constituye un documento muy valioso, porque es el primero que alerta de las consecuencias derivadas por el poco socorro y apoyo que les daban a lo largo del siglo XVIII y principios del XIX: “el poco interés o abandono con que los gobiernos pasados han visto por siglos enteros aquellas vastas provincias, hace que Vuestra Majestad carezca de una idea exacta de su localidad, extensión, clima, artes, comercio y administración”(sic).

Respecto a Texas dice que en 1811: “tiene su gobernador militar y político, y después de tantos años de abandono, sólo comprende en su vasta extensión tres villas, que se conocen más comúnmente con el nombre de presidios, y cinco misiones de indios naturales del país, y son: Villas Presidiales de San Fernando o Real Presidio de San Antonio de Béjar, de la Bahía del Espíritu Santo y de los Nacogdoches. Misiones: de San José, de la Espada, de San Bernardo y de Refugio”.

Ya para ese año alerta el peligro que corría Texas: “De resultas de las pretensiones de los angloamericanos sobre límites entre la Lousiana y Texas, marcharon a ésta provincia y su frontera, desde fines de 1805, las tropas de Coahuila, y en su auxilio setecientos milicianos del Nuevo León y Santander... las que permaneciendo hasta ahora allí, han aumentado la población, que subirá en toda la provincia a siete mil almas”. (sic)

La situación de estas provincias “pide que haya en sus fronteras y costas alguna fuerza militar que, conteniendo a los bárbaros, particularmente por la frontera de Coahuila y Texas, inspire respeto a los Estados Unidos” (sic). Hacía un llamado urgente para que se instalara una comandancia o capitanía general en Texas, “por pedir toda su atención allí la mayor multitud de naciones bárbaras que habitan aquella provincia y particularmente la vecindad de los Estados Unidos”.

Ramos Arizpe acudió como representante a las Cortes de Cádiz en 1812 y fue constituyente en el Congreso Federal de 1824. Precisamente a él se le debe que México haya tomado el sistema federal, que tiene su base en el municipio libre y en el pacto hacen valer sus representantes en el senado de la República. También a él le debemos que se previera la pérdida de Texas en 1836, pues alertó de las ideas de los norteamericanos que pretendían hacerse de un rico territorio que les hiciera posible el cumplimiento del Destino Manifiesto. En éste 2010, vale la pena recordarlo como un insurgente, que luchó por la Independencia de México, curiosamente fuera de su territorio, en España, en donde padeció las persecuciones y la cárcel. Sin duda alguna, un verdadero hombre del noreste.

Antonio Guerrero Aguilar
Cronista de la Ciudad de Santa Catarina


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales