Profr. y Lic. Héctor Jaime Treviño VillarrealLa Operadora de Servicios Turísticos (OSETUR) a través de su titular el Lic. Francisco Salazar Guadiana, hizo saber a través de los medios de comunicación que se estaba instalando un carrusel de caballitos en el área del Asta Bandera Monumental en el histórico Cerro del Obispado.

A todas luces es una falta de respeto al emblemático sitio donde ondea nuestra insignia patria y le resta dignidad al Cerro del Obispado, lugar lleno de historia donde tuvieron lugar hechos heroicos, pues la antigua construcción del Palacio de Nuestra Señora de Guadalupe sirvió de cuartel en la Guerra de Independencia; allí donde hoy están el Mirador y en el mismo inmueble histórico que alberga el Museo, se efectuó uno de los combates más reñidos entre las fuerzas mexicanas contra los invasores norteamericanos en 1846.

Fortaleza durante la Rebelión de Tuxtepec y tanto en la cumbre del Cerro como el edificio del Obispado, se trabaron violentos combates durante la Revolución Mexicana, concretamente en octubre de 1913 y abril de 1914.

Durante la década de los 30’s se produjeron en dicho lugar mítines y manifestaciones en contra de la implantación de la escuela socialista, verdadero combates cívicos independientemente de la naturaleza de la protesta, además es sitio de investigación al estarse estudiando una “trinchera” o foso de protección por parte de los arqueólogos e historiadores.

La construcción del Asta Bandera Monumental dio lugar al Mirador del Obispado, excelente lugar para contemplar el desarrollo urbano de Monterrey y la belleza de sus montañas.

Hoy se pretende realizar un parque de diversiones iniciando con un carrusel de caballitos, dando al traste con este paseo donde la incomodidad del ruido y la presencia de basura estarán presentes.

Tal vez se alegue que es necesario que el Mirador del Obispado produzca dinero para paliar el alto costo de mantenimiento: electricidad, limpieza, vigilancia, etc. Pero si es así ¿De donde obtendrá el concesionario la electricidad? Pues ya observamos que se está conectando a la existente en el Mirador. ¿La ira a pagar? ¿Pagará la limpieza y la vigilancia? ¿OSETUR pondrá más vigilantes? ¡Al terminar la concesión por diez años el concesionario entregará aparatos nuevos o chatarra? ¿Se cobrará por entrar al parque?

En lo concerniente a los restos de botellas de plástico, vasos, papel y otros desperdicios, en una reciente limpieza solo en la reducida área federal se sacaron treinta (30) toneladas de basura, por lo que en su extensión total puede llegar al centenar de toneladas, urge una limpieza total en las tres áreas correspondientes al municipio, estado y federación, además de una serie de medidas que la Dirección de Protección Civil emita para evitar los incendios que aunque retirados se presentan en los meses de febrero y marzo.

Peligro latente es el de los vendedores ambulantes, que verán en el espacio un lugar idóneo para expender sus mercaderías, hoy, tanto en las inmediaciones del Museo como las del Mirador, están libres de ellos.

Problema fuerte será en los meses de verano, pues el área del Obispado, por seguridad baja las plumas de entrada a las 23.00 horas, invitándose a la gente a salir desde las 22.30 horas, esto ocasionará problemas –ya los hemos tenido- con mayor afluencia de personas, pues algunas de ellas alegarán que es muy temprano. Esto se podría solucionar inyectándole recursos económicos para tener más y mejor personal de seguridad

Otro atentado es el aberrante color rojo con el que pintaron los baños, en una falta de sentido común y buen gusto; si la intención fue resaltar algún color partidario, que vean los que decidieron tal hazaña cromática, el azul y naranja que campea en muchas plazas del Área Metropolitana para que comprendan que tampoco son muy agradables a la vista.

Por obtener pequeñas ganancias se pierde el respeto cívico, se atropella el memorial histórico, de por sí ya ninguneado con las al menos tres “fiestas” realizadas recientemente en el Mirador. En definitiva eso no es lo que queremos para el histórico Cero del Mirador que heroicamente resiste el embate de algunos desarrolladores urbanos y fraccionadores verdaderos atilas de la destrucción.

La gente irá al Mirador del Obispado si hay campañas publicitarias, eventos culturales con la debida promoción, como se demostró con el Festival Bella Vía 2012.

Con extrañeza recibimos la noticia de la instalación del mencionado carrusel, ya que el Lic. Salazar no tuvo la deferencia de comunicar al Centro INAH-NL la instalación del mismo, cuando la entrada y el acceso para el Mirador tiene que hacerse por terreno federal. Es lamentable la actitud del titular de OSETUR que va en contra del trato comedido y atento que han tenido para nosotros el Gobernador del Estado y la Directora de la Corporación para el Desarrollo Turístico de Nuevo León.

El Gobernador del Estado Lic. Rodrigo Medina de la Cruz y la Lic. Patricia Aguirre González, Directora de la Corporación de Desarrollo Turístico de Nuevo León, deberán tomar cartas en el asunto.

Monterrey, N. L. 18 de enero de 2013.

Nota.- Aunque el cobro por entrar al Museo del Obispado, con respecto a los otros museos de la localidad, es caro: $46.00 cantidad que la fija la Secretaría de Hacienda y el monto total por entradas se va a dicha Secretaría; los niños, escolares, personas de la tercera edad y estudiantes entran gratis de martes a sábado y el domingo es gratuito para todos.

Héctor Jaime Treviño Villarreal
Delegado del INAH en Nuevo León


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales