Profr. Santos Noé Rodríguez Garza

Permítame Señora: que reverente y respetuoso me dirija a usted en los momentos que la vida la somete a una prueba mas de resistencia y le avisa que es tiempo de aminorar el paso.

Profr. Santos Noé Rodríguez GarzaPermítame Señora: que reverente y respetuoso me dirija a usted en los momentos que la vida la somete a una prueba mas de resistencia y le avisa que es tiempo de aminorar el paso.

Nuestra amistad viene desde que nuestro trabajo nos permitía tener la oportunidad de intercambiar ideas y recibir indicaciones que usted nos trasmitía a todos aquellos que dependíamos de la Dirección del Profr. Francisco J. Montemayor.

Tenía un carácter afable y sabía como indicarle a cada quien, lo que le habían trasmitido como meta a cumplir; a mí me hacía más difícil la encomienda por que era bromista y distraído y con regularidad me decía: “Santos, ya tienes el material didáctico que necesitas, ya no pierdas tiempo y vete a trabajar” y un día le dije: –Toñita, un día me voy a titular y voy a volver como Director de la Escuela y me va a pagar todas las que me hace–. La rueda del destino me llevó por caminos insospechados, y un día volví como Director de la Escuela Manuel M. García; y ahí estaba usted jovial y bonita, atendiendo a todo el mundo con la amabilidad de siempre y me ayudó con eficiencia y conocimientos a manejar los trabajos administrativos, que conocía perfectamente porque lo había asimilado de la basta experiencia del Profr. Montemayor.

Poco tiempo estuvo como mi ayudante porque a su vida había llegado su príncipe azul, en la persona del buen amigo Jesús Acevedo Durán; se casó y lucharon juntos por la vida y el porvenir y moldearon una hermosa familia que aprendió a ganarse el sustento a base de trabajo.

Él se fue porque el destino así lo tenía previsto, usted se quedó a hacerle frente a la vida y a consolidar el patrimonio familiar; ha trabajado mucho y caminado muchos senderos, por ello su cuerpo reclama descanso y mimos; estoy seguro que pronto recuperará la salud, que es fundamental para seguir disfrutando todo lo que la vida le ha dado: empezando por los hijos y los nietos.

Sus amigos de los viejos tiempos, Emma y Santos Noé le mandamos un fuerte abrazo y el cariño que encierran las palabras amorosas dirigidas al arcano, para que siga recuperándose y pronto vuelva a su actividad normal.

Que los rayos luminosos del sol radiante que ilumina nuestro invierno, la cobijen y le den calor en los brazos de sus seres queridos que nosotros siempre la recordamos como la mujer maravillosa que siempre ha sido.

Atentamente

Santos Noé
13 de enero de 2010


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales