José Castellanos MaldonadoCon o colofón a sus múltiples giras promocionales antes de la veda electoral, el Presidente Felipe Calderón realizó un informe ante miles de empleados federales y beneficiarios de programas sociales de su gobierno, que fueron trasladados en cientos de autobuses hasta el Auditorio Nacional, sede del evento.

Ahí, el mandatario afirmó que ningún Gobierno ha hecho más que el suyo y que mienten quienes afirman que ha crecido la pobreza en México en este periodo.

Eso y no otra cosa, podría esperarse que dijera el Presidente en vísperas del arranque de las campañas electorales, donde estará en disputa la Presidencia de la República.

Sólo que, días antes, en uno de lo eventos realizados durante la visita del Papa Benedicto XVI, en su intervención, el Arzobispado de León, José Guadalupe Martín Rábago, expuso que en México “hemos vivido en los últimos años acontecimientos de violencia y muerte, que han generado una penosa sensación de temor, impotencia y duelo”.

“Sabemos que esta dramática realidad tiene raíces perversas, que la alimenta la pobreza, la falta de oportunidades, la corrupción, la impunidad, la deficiente procuración de justicia y el cambio cultural que lleva a la convicción de que esta vida sólo vale la pena para ser vivida si permite acumular bienes y poder rápidamente sin importar sus consecuencias y su costo”.

Y, por si fuera poco, el Cardenal Juan Sandoval Iñiguez recomendó a los católicos que a la hora de votar “no elegir nomas por la figura, porque está muy guapo o trae el copete muy alto”, en franca alusión al candidato priísta Enrique Peña Nieto, aunque terminó raspando al Presidente Felipe Calderón al demandar “... que vean por la necesidades del pueblo, que son muchas, la educación, el trabajo, la salud”.

Sinceramente, la percepción de la población coincide más con lo dicho por los jerarcas católicos que con actitud triunfalista del Presidente Calderón”.

Castellanos
Miembro de la Asociación de Escritores de Sabinas Hidalgo


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales