José Castellanos MaldonadoEn referencia a las Administraciones municipales, en la columna anterior mencioné que más vale paso que dure y no trote que canse, por aquello de que se dan casos donde empiezan con mucho brío y acaban den desvarío.

Abordé el tema en vista de que los alcaldes de nuestro Estado acaban de cumplir su primer año de gestión, el cual resultó particularmente difícil por los problemas normales, que, de arranque, aquejan a las administraciones, agravados esta ocasión por los embates del huracán “Alex” que dejó serios daños en diversos municipios de la entidad.

Ello forzó a los Alcaldes a replantear estrategias, en vista de que las prioridades sufrieron un vuelco que los obligó a hacer malabares con los recursos disponibles y a tocar puertas y gestionar más apoyos para tratar de solventar problemas y necesidades que, de arranque, no estaban contemplados.

Sobre el particular, puede haber casos donde sea necesario agilizar el paso, aunque, a fin de cuentas, lo importante es ser constante de principio a fin, conforme a la máxima que dice: “Despacio que llevamos prisa”.

Así las cosas, habiendo transcurrido los primeros doce meses de sus gestiones, los ciudadanos seguramente desean que los Alcaldes le sigan echando ganas y demuestren, sin lugar a dudas, que su principal motivación es servir a su comunidad, para que el día de mañana, cuando concluyan su gestión, en vez de lamentos y mentadas de los ciudadanos, reciban de éstos el reconocimiento a su labor.

Castellanos
Miembro de la Asociación de Escritores de Sabinas Hidalgo


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales