José Maiz García un visitante distinguido de Sabinas Hidalgo

La nostalgia no es un malestar pasajero que desaparece con la aspirina de una ilusión cualquiera, es una fuente de inspiración ,sobre todo cuando se trata de un personaje trascendental de esos que honran a quién lo rodean.

Ramón Ábrego y José Maiz
Ramón Ábrego y José Maiz durante el Juego de Estrellas de la Liga Regional.

La nostalgia no es un malestar pasajero que desaparece con la aspirina de una ilusión cualquiera, es una fuente de inspiración ,sobre todo cuando se trata de un personaje trascendental de esos que honran a quién lo rodean.

El Ing. José Maiz García es uno de ellos, y no solo por su brillante trayectoria en el beisbol o su carisma derivada de su sencillez genética de su señor padre, Don José Maiz Mier Q.E.P.D., sino por un cumulo de virtudes que sería muy largo enumerar.

“Pepe” Maiz pisó de nueva cuenta el pasto del parque Gilberto Garza de la Colonia Bellavista de Sabinas Hidalgo N. L. como invitado de honor al Juego de Estrellas de la Liga Regional Nuevo León Clase Doble “A” el domingo 6 de junio y estoy seguro reactivó en los aficionados o peloteros de la vieja guardia esa sensación de sentimientos encontrados.

La tristeza de los tiempos idos que ya no volverán y la inmensa alegría de haber vivido sus hazañas desde su niñez en este parque hasta lo que todo mundo conoce y con mucho gusto lo voy a repetir más adelante.

Con el paso del tiempo demostró que un campeonato mundial a los 12 años no significó el laurel para reposar solo el estímulo, el eslabón de una cadena de triunfos de toda las actividades de la vida.

Sin pretender escribir su biografía porque es hablar de mucho, sí deseo hacer una pequeña semblanza del pequeño niño gigante que antes de su hazaña dejó testimonio de su calidad en el diamante local, del presidente nacional de Ligas Pequeñas, del luchador incansable para dar a Monterrey y Nuevo León entero un equipo protagonista como los Sultanes.

En fin, nada es ajeno en cuanto a beisbol se refiere, al huésped de varios recintos de los inmortales, a esa flama encendida para iluminar por siempre este bello deporte con menos publicidad pero más reflexivo, inteligente, símbolo de la amistad; como bien lo describe Santiago Quintero: “Su espacio es mágico, sus medidas perfectas, sus colores reflejan la luz que convierten el terreno donde se practica en un autentico campo de sueños tallado como el diamante para que en él queden grabadas indeleblemente hazañas, leyendas que se recuerdan con el brillo en los ojos que identifican el asombro retenido en una pagina de iris imposible de olvidar como la experiencia onírica que no desaparece del guión de la evocación”.

Allá, por 1955 el Profr. Jorge Mascareñas integró con la colaboración de Luis Treviño y Luis Lauro Ayala una liga infantil a la cual denominaron “Enrique Chapa”, al año siguiente “Semana” le dio seguimiento y aunque los encuentros no se ajustaban al reglamento actual “El profe” disfrutaba cada lance o batazo de sus discípulos

A lo que voy, es que con 3 años de preparación y no todos de 1944 o 45 fueron buen sinodal para la preparación de los campeones mundiales de 1957.

El parque “Gilberto Garza se llenó a su máxima capacidad para ver ganar a los visitantes 9 carreras a 6 lanzando por los locales Francisco “Villaldama” Pérez.

Ángel Macías no venía en esta ocasión pero sí, Pepe Maiz, Enrique Suárez Pancho Aguilar, Norberto Villarreal, Fidel Ruiz y el doble campeón mundial Ricardo Treviño; los acompañaban, José González Torres director de disciplina, César L.Faz, entrenador y Harold “Lucky” Haskins, Gerente del equipo.

Por los nuestros recuerdo a Paco Pérez, Valente Muñoz, Isidro Garza, Trine Flores, Rogelio Cervantes, Ricardo Ibarra, Manuel Villarreal, Luis Lauro Cervantes, Victor Garza Ruiz y Leonel Baldazo.

Quién pensaba que días mas tarde, un viernes 23 de agosto, para ser mas exacto, esos muchachos paralizarían con la inolvidable voz de Don Manuel González Caballero, a control remoto desde Williamsport, Pennsylvania, a todo el país, incluyendo este pueblo norteño y no se me olvida, la carretera sola, desierta ni una sola alma, “Como si hubieran pegado los indios” exclamó, “Garo” Hinojosa en su vulcanizadora donde su servidor se encontraba.

Pepe Maiz estrelló la pelota contra la barda del jardín izquierdo en la tercera entrada pero fue forzado en la tercera con rola al pitcher de Suárez con Macías en primera por trasferencia, terminando el inning con atrapadón de Wilson en el jardín derecho a batazo de Fidel Ruiz.

En la quinta ronda Treviño gorrea la inicial entrando a correr Ontiveros, Charles se sacrificó, pero al intentar poner out en segunda, Mario la ganó al tiro de Riley; Maiz saca rodado que malabarea el para corto y Ontiveros con mucha determinación anota la de la quiniela y en la jugada avanzan Charles y Maiz, anotando después de un out (rola al pitcher de Macías) con imparable de Suárez; Ruiz es ponchado para el segundo out, Estello recibe base y Villarreal sorprende con un toque con dos strike llenando la casa y anota con machucón al pitcher de González terminando la entrada con ponche al emergente Francisco Aguilar por Ontiveros.

La locura colectiva estalló con el ponche a Haggard de Macias y la gente de Sabinas Hidalgo o al menos los vecinos invadieran la “y griega” de Carretera Nacional y Degollado, José Emilio González, Raúl Morales, Don Beto Ruiz, Lupe Sepúlveda, todo el Café Plaza, meseros, cocineros, músicos, choferes de los autobuses, en el Bohemio, Blanca y Doña Ramona, Teo Montemayor, Don Tanis (Estanislao Villarreal) entre los que me acuerdo, todo mundo unos brincando, corriendo, abrazándose y hasta lagrimas brotaron, un suceso fuera de serie.

El pitcheo lo encabezaba el ambidiestro Ángel Macias, Enrique Suárez, que también jugaba cuadro y animaba el pandero, Alfonso Cortés y José Maiz García titular de la pradera izquierda, lo suplía Mario Ontiveros; Baltazar Charles cubría la segunda base; Fidel Ruiz la almohadilla caliente; Rafael M. Estrello patrullaba el jardín derecho; Norberto Villlarreal y Jesús Contreras la receptoría; Gerardo González las paradas cortas; la primera base, el zurdo Ricardo Treviño; Roberto Mendiola y Francisco Aguilar el center field.

La cadena de 13 triunfos consecutivos la empezaron el 29 de julio venciendo en McAllen, Texas por 9 carreras a 2, a la selección Azteca del Distrito Federal con Suárez en el montículo que se alternaba con Macías; el día siguiente doblegaron 7 por una al Sur de McAllen con pitcheo de José Maiz; el 31 apalearon 14 por una a Mission; Weslaco cayó por 13 a una el 1 de agosto; y un día después ganaron el torneo distrital superando 6 a una a Brownsville.

El 5 de agosto iniciaron su participación por el título de la Zona 4 en Corpus Christi, Enrique Suárez recibió hit al primer lanzamiento, pero después retiró a los 18 bateadores que enfrentó blanqueando a Laredo 5 por cero; ganando el título divisional con otra lechada de 6 a cero sobre West Columbia.

El 9 de agosto en Fort Worth, José Maiz enfrentó a la novena de Baytown, Texas y los derrotó por 6 a 4 en extra innings; el 10 vencieron a Waco 11 a 2 para avanzar a la siguiente etapa.

Al se campeones divisionales pasaron a Louisville, Kentucky y llegaron prendiendo lumbre propinándole una paliza de 13 carreras a cero a Biloxi, Mississippi tirando Macias y con un gran slam de Maiz, el 15; y el 17 de agosto de nueva cuenta el ambidiestro venció a Owensboro, Kentucky por 3 a 0 quedándose a un out de lanzar un doble cero.

Ya en Williamsport, Pennsylvania, en pleno campeonato mundial, Enrique Suárez se fajó con el equipo más duro Bridgeport Connecticut y lo venció 2 carreras a una para ganarse el derecho de disputar la final al día siguiente, 23 de agosto, se enfrentaron a la novena favorita por el titulo La Mesa, California y Ángel Macias se cubrió de gloria lanzando el único juego perfecto en la historia en el juego por el campeonato de la Serie Mundial de las Ligas Pequeñas.

Una serie de homenajes no se hicieron esperar que aparecen en la primera película, la segunda no la he visto, además, en 1959 participó con la novena regiomontana en el campeonato mundial pony obteniendo el tercer lugar y el campeonato de bateo; también tercer lugar mundial en la categoría Colt, evento celebrado en 1961 en Abilene, Texas.

Las asistencias a los torneos nacionales se volvieron una rutina como jugador y en 1986 dirigiendo a las Mazorcas de Maiz Mier, obviamente patrocinadas por su familia, se agenció el sub campeonato nacional de beisbol abierto convocado por el P.R.I. entre 23,346 equipos; al año siguiente la Federación Mexicana de Beisbol de primera fuerza lo nombró manager del seleccionado nacional y defendió los colores en la VII Copa Intercontinental en La Habana, Cuba y en su biografía en el Salón de la Fama del beisbol profesional mexicano se puede leer: José Maiz García nació el 14 de marzo de 1944 en Monterrey, N.L. México y fue electo en la categoría de directivo en el año 2002.

Su ingreso al Salón de la Fama del Beisbol Profesional viene a ser como la cereza del pastel debido a su brillante trayectoria.

Desde niño mostró ser un predestinado en el Rey de los Deportes, ya que obtuvo la gloria en su niñez al ser uno de los integrantes de los Pequeños Gigantes de Monterrey que ganaron el título mundial de las Ligas Pequeñas en Williamsport, Pennsylvania en 1957. Luego se le frustró su pretensión de convertirse en jugador profesional por razones circunstanciales, pero en 1983 mostró satisfacción al convertirse en presidente y luego en propietario de los Sultanes de Monterrey, con quienes ha logrado grandes conquistas.

La primera de ellas fue haber sido elegido Ejecutivo del Año de la Liga Mexicana en 1986, luego de obtener el sub campeonato. En 1988 fue parte importante del Patronato Pro-Construcción del Estadio Monterrey que fuera inaugurado en 1990 y en el 91 saboreó las mieles de la gloria por vez primera al frente de la novena regiomontana..

En 1993 ingresó al Salón de la Fama Latinoamericano de Laredo, Texas y al Salón de la Fama del Deporte en el ITESM (Su Alma Mater). En ese mismo año recibió la Medalla al Mérito Cívico Ciudadano por su promoción al deporte. En 1995 fue elegido por segunda vez el mejor Ejecutivo del Año ganando su segundo título como presidente del club sultán y un año mas tarde obtuvo el bicampeonato.

Fue uno de los principales promotores para realizar la Primera Serie en el Estadio Monterrey, así como el juego de Apertura de las Grandes Ligas en el año de 1999.

Además se puede señalar su ingreso al Hall de la Excelencia de las ligas pequeñas de hecho es el primero de otra nacionalidad que no sea norteamericano en pertenecer o ser inducido a ese recinto, eso fue en el 2005 y en el 2006 lo nombró la federación Alto Comisionado del Beisbol Mexicano y se me estaba pasando, de niño visitaron la Casa Banca recibiéndolos el Presidente Dwight Eisenhower y de adulto con el presidente George Bush de nueva cuenta asistió con Ángel Macias a promocionar la segunda película del Juego Perfecto y por eso y muchas cosas más, como dice la melodía de Luis Aguilé, es José Maiz García un visitante distinguido en Sabinas Hidalgo, N.L.

Ramón Ábrego Vázquez
Miembro de la Asociación de Escritores de Sabinas Hidalgo



Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales