“El Distrito de este Valle de Santiago de Sabinas, abarca el punto del norte diez leguas, por el oriente doce leguas, por el poniente legua y media y por el sur ocho leguas...”.

Eran estos los límites que le marcaban al entonces Distrito de Santiago de las Sabinas, corría el año de 1826 y era alcalde el Sr. José Gregorio de la Ibarra. En este documento altamente ilustrativo, el dicho alcalde Sr. de la Ibarra, expone un verdadero paisaje de lo que era el Valle de Santiago de las Sabinas; después de expresar los límites hace una breve reseña histórica... “como por los años de mil seiscientos noventa y cuatro, comenzó a poblarse este Valle paulatinamente a la alagüeña asonada del descubrimiento de las minas del Real de San Pedro Boca de Leones hoy Villaldama; y para el año de mil setecientos treinta y uno ya se hallaba una población más que regular con iglesia, gobierno político y constituida Justicia Eclesiástica y Secular en cuyo tiempo el señor Conde de Peñalva que gobernaba esta Providencia hoy Estado de Nuevo León, le dio carta de fundación...”. Cabe aclarar que en investigaciones efectuadas por el desaparecido historiador sabinense, Profr. Francisco J. Montemayor y por el Profr. Celso Garza Guajardo, señalan como año de fundación 1692 y 1693 respectivamente. Continúa Don Gregorio de la Ibarra con su exposición diciendo: ...”Tiene permanentemente este Distrito un Ojo de Agua hacia el poniente a distancia de legua y media, como de ocho varas de ancho del que sale una abundante agua para beneficio de tres haciendas, para uso del vecindario y la demás para beneficiar la labor de San Antonio de Carboneras...”.

En otro de sus párrafos se lee: ...”Y reunido este río en el Ojo de Agua forman un hermoso y deleitable frondoso río; y alegre por la mucha palizada que abunda como sabinos, nogales, álamos, anacuas, moras, encinos, ébano, olmos y demás árboles frondosos; dicha agua es delgada muy clara, de suerte que se ven los peces que andan en las profundidades de los piélagos...”. En lo que se respecta a agricultura y ganadería este documento expresa lo siguiente: ...”Se cosechan dos siembras al año y son de maíz y frijol, levantándose en todo el Distrito cinco mil fanegas de maíz, trescientas fanegas de frijol, cinco mil pesos de piloncillo; sigue por el sur los ranchos de Paso de Álamos, Santiago Prieto, Sombreretillo, Monte Grande y Las Canoas; en todos estos tienen muchísima madera de nogal, encino y olmos...”;...”En ganado mayor se regulan ochocientas reses mansanar y sesenta cerriles; ciento cincuenta bestias mulares mansas y ciento cerriles; seis mil ochocientos noventa y ocho cabezas de ganado menor de pelo y lana, doscientos caballos mansos y setenta cerriles...”

...”En tierras de regadío cuyo ángulo queda anotado arriba, se consume una tercera parte de las semillas y las otras dos se distribuyen a los Distritos inmediatos; trescientas diez y siete labores se ocupan de la agricultura y se hayan las siembras razonables, ofrece la tierra duplicados frutos de los que se benefician...”

Sabinas 17 de agosto de 1826; firman el alcalde Sr. José Gregorio de la Ibarra, Regidor José Leonardo Flores y Srio. Marcelino de la Garza. Indiscutiblemente que se deja ver en cada una de las expresiones de este valioso documento un gran optimismo y la seguridad que da esa confianza en los hombres y mujeres que vivieron aquella época llena de abundancia y tranquilidad; sabinenses que arrancaban a la tierra sus productos gracias al cotidiano esfuerzo, ejemplificando así a las nuevas generaciones que las verdaderas recompensas se ganan a base del tesón constante.

Archivo Histórico Municipal
Profr. Santiago A. Vara Jiménez
Consejo de la Historia y la Cultura Sabinas Hidalgo.



Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales