En el éptera pegaso de su fantasía, pasó mansa y obscuramente, un soñador de quimeras, urdidas en ensoñaciones múltiples, dilatado el miraje en lo divino; tropezando, por la sublime manía de no ver el suelo por contemplar las estrellas, en el apacible villorrio que emerge en un mar de verdura sus acogedoras casucas, a la vera de la enhiesta serranía, en el valle que llamaran los hispanos “de Santiago de Sabinas”.

¿Su nombre?... Los sabinenses nadamás lo conocimos; obscuro y pobre, dolorido y triste: ANTONIO RODRIGUEZ DEL VALLE.

Incomprendido  en la tierra en que naciera vivió apartado “del mundanal ruido”; poeta torturado; soñador alado, que en un medio casi hostil, supo ser fiel a su divina vocación, dedicando al Arte que en su alma soñadora bullía, horas felices robadas al descanso, para arrancarle secretos a la Esfinge o mimado de las Musas, arrancar el fruto de oro del jardín de las Hespérides: sones ricos de armonías de su lira campesina, en lenguaje de cadencias cual murmullo de arroyuelo o susurro de boscaje por el aura levemente sacudido.

No traspasó su verso alado los linderos del villorrio; no montó el potro de fatua celebridad, cantó cual cenzontle en la enramada que es nido de quietudes o en los bosques donde moran de natura las bellezas, con el alma rebozante de inefables armonías y llevó por compañera su pobreza franciscana, siempre digno caballero, fraternal y noble amigo.

Quedó su obra dispersa; como flores deshojadas fue lo que él escribiera; sólo los suyos supieron de sus versos, como gemas que cual orfebre burilara.

Mansa y serenamente, en Nuevo Laredo, emprendió el gran viaje, resignado cual un justo y pobre como un apóstol.  Había nacido el 13 de junio de 1880 y murió en la misma fecha en 1917.  Sabemos que sus familiares guardan porducciones del poeta y existen en poder de varias personas ejemplares de un bello monólogo que escribera: “La Mujer Caída”; debiera compilarse la obra del poeta, por el mérito que en sí encierra y para que su obra le sobreviva.

Tomado del libro “Sabinas Hidalgo en la Tradición Leyenda Historia”, autor Profr. Francisco J. Montemayor. 

Aportaciòn del “Consejo de la Cultura y la Historia Sabinas Hidalgo”.

Captura: Erika Arizpe Serrano.


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales