Lic. Héctor Mario Treviño VillarrealLa constante hostilidad de insurgentes e indios bárbaros provocó que mucha gente se trasladara en forma definitiva al Real de Sabinas para protegerse; a raíz de esto, la iglesia había sido cerrada, llevándose imágenes, vasos sagrados y ornamentos. En documento firmado por Lasarte dirigido a Arredondo, pide que la iglesia sea abierta y devueltos los utensilios sagrados y se incremente el número de soldados destacados en el puesto militar para con tranquilidad y sosiego reiniciar en lo posible la explotación minera y demás actividades.

En el Real de Minas de San Carlos del Vallecillo anualmente se celebraban 2 fiestas: la de Nuestra Señora de Guadalupe, con tradición en el Nuevo Reino de León desde 1748, ordenándose desde México se estableciera dicho culto a perpetuidad. Y en noviembre 4 la de San Carlos de Borromeo, patrono del lugar.

Las diversiones públicas eran: bailes de indios, capeas de novillos embolados, representaciones teatrales en tablados improvisados bajo ramajes al aire libre y carreras de caballos, celebradas todas con regocijo. Rodeados de una gran concurrencia, los hombres demostraban sus habilidades como jinetes, participando también los mejores caballerangos. Frecuentemente se hacían apuestas entre los vecinos y no pocas veces, resultaban pleitos y desavenencias.

Para celebrar cualquier fiesta era necesario la notificación a las autoridades, para que éstas tomaran providencias accediendo o rechazando la solicitud en función de la seguridad, buen desarrollo y moralidad de las mismas, según los antecedentes y la buena disposición del vecindario a las ordenanzas de la monarquía española.

“Consintiendo el 22 de octubre y concediéndole la licencia que solicita, y proponiéndole remita a este gobierno el producto que resulte e las diversiones que son costumbre, y no permitiendo las prohibidas, sobre lo que se le encarga la vigilancia.

Los capitanes generales que anualmente hacen las fiestas me han visto al efecto de que les permitiese usted la licencia de tres días, que correr toros, lo que anticipo a ustedes, de que si les permitiera licencia me de aviso para mi gobierno.”1

“Los capitanes generales festejan la función del santo Patrono titular San Carlos de Borromeo y Nuestra Señora de Guadalupe en este Real, en el presente año; solicitan el permiso de corrida de toros y demás demostraciones de júbilo y alegría que se han observado anualmente, y lo participo a usted para que si lo tiene a bien sirva usted permitirles, tanto para obsequio de aquel justo fin, como para que se una esta función a la jura de la Constitución Política, marcada observar por las Cortes Generales y Extraordinarias de la Nación en todos los pueblos de la Monarquía Española.”2

1. Archivo General del Estado de Nuevo León. Correspondencia de Alcaldes Primeros de Vallecillo (1813-1829) Caja 1.

2. Idem.


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales