Francisco J. EchazarretaHabía en casa un álbum viejo de fotografías, El álbum era de gruesas pastas rojas. Las hojas de un papel tipo cartoncillo en color negro, a la que las fotos, eran sujetadas por una especie de “clichés” que contenían pegadura. Mis padres lo cuidaban mucho. Claro motivos había para hacerlo… eran toda una historia de vida. Siempre estaba metido dentro del ropero grande, ese el que tenía dos lunas. Solo era sacado esporádicamente. Allá cada año. En la niñez que pasé junto a ellos. Era toda una aventura para la imaginación, casi siempre lo sacaban por las noches cuando la paz y la tranquilidad reinaba en la casa. Observar las fotografías, que el álbum contenía. Unas muy elocuentes, de alegría… otras de dolor. Todos los sentimientos humanos, todos vertidos sobre aquel viejo álbum familiar. Siempre atento a las narraciones que me daban, de lo que la foto mostraba.

Había una foto grande la cual mostraba, al presidente Adolfo Ruiz Cortines saludando a un hijo de una tía paterna, que teníamos en Tampico el cual tenia cargo publico.

Las tías de mi madre, dando clases a unos niños, en una foto muy antigua… de las primeras fotos tal ves aquí en el pueblo. Otra… las fotos de grupos de la escuela de mis hermanos… a la que año tras año agregábamos las mías propias.

El abuelo sentado “velando” a su hijo muerto, me impresionaba al verla… los cuatro cirios junto a la mesa, con el niño vestido de blanco, el cual parece estar dormido. la de un primo que murió frente a los molinos, por la carretera nacional, al final de los años cuarentas S(XX) en un accidente automovilístico.

El R. Ayuntamiento de 1945 donde forma parte mi padre. La foto todavía muestra en el escudo nacional, el águila de frente. Caras de los viejos políticos.

La inauguración de la primer alberca en el ojo de agua, después de que don M.M. Garcia había canalizado el agua para el generador eléctrico (Turbina). La inauguración de la primer sucursal bancaria aquí en Sabinas Hidalgo.

La de los bailables, la de las fiestas familiares, la foto de mis hermanos trepados al papalote en la casa… la vida, el atardecer, la mañana… los naranjos, las flores todo en un chispazo, todo atrapado, todo fugado, así es la vida.

Un día, con el pasar de los años, con la falta ya de mi padre, mi madre ya una anciana, juntó las fotos mías, más la de los hermanos y en sobres separados, nos las repartió, como preludio de su muerte, el viejo álbum con sus hojas ya marchitas, se quedó vacío… lo tiró al trasto… las fotos de cada uno de nosotros, se fueron a volar… a ocupar otros álbumes, a otras lugares, a otras historias…

Así es la vida… continúa. Cada persona, cada familia, cada acontecimiento, es una historia y cada evento una crónica… va dejando narraciones que se tejen entre sí, para formar un todo del pasado.

Agosto/2011


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales