Dr. Antonio Guerrero Aguilar

Nació en Tamazula, Durango en 1786. En realidad se llamaba Félix Fernández, pero tomó el nombre de Guadalupe en honor a la Virgen Morena del Tepeyac y Victoria en alusión a la victoria de los insurgentes cuando se proclamó la Independencia Nacional.

Dr. Antonio Guerrero AguilarNació en Tamazula, Durango en 1786. En realidad se llamaba Félix Fernández, pero tomó el nombre de Guadalupe en honor a la Virgen Morena del Tepeyac y Victoria en alusión a la victoria de los insurgentes cuando se proclamó la Independencia Nacional. Fue uno de los hombres más leales y combativos del padre Morelos. Se dice que una ocasión, en 1812 en la toma de Oaxaca, en el fragor del combate lanzó su espada sobre el enemigo y dijo una de las frases más célebres de nuestra historia: “Va mi espada en prenda, ¡Voy por ella!” y que fue por ella, hasta el campo enemigo sin importarle el daño que le pudieran hacer. En 1814 fue comisionado por el padre Morelos para hacer la revolución en Veracruz.

También fue uno de los grandes ausentes en la firma del Plan de las Tres Garantías. Una vez que fue consumada la Independencia estuvo al margen. Pero a la caída de Iturbide figuró como parte de la llamada Junta del Poder Ejecutivo. Y cuando debía elegirse al primer presidente de la República, estuvo en la terna junto con Vicente Guerrero y Nicolás Bravo. Ganó Victoria y Bravo quedó como vicepresidente.

El 4 de octubre el Congreso juró y proclamó la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos y el día 10 de octubre de 1824 juró lealtad y hacer cumplir las leyes como presidente de la República, como el primer presidente del país. Cuando tomó posesión, solo había 24 pesos en la tesorería, no obstante que México era considerado en su tiempo como uno de los países más ricos del orbe.

En consecuencia le tocó sortear muchos problemas de la naciente nación, quien tuvo que lidiar con las distintas facciones, la liberal y la conservadora, la republicana o la imperialista, la escocesa contra la yorkina, la federalista contra la centralista, a la vez de distintos motines y sublevaciones. Además fue uno de los protectores de Antonio López de Santa Anna, quien tenía una gran admiración por su tutor.

En su tiempo se establecieron relaciones diplomáticas con los Estados Unidos, Inglaterra, Colombia y América Central. También fue el primero en reconocer el mérito de Hidalgo a través del Grito de Dolores. En su tiempo cambió muchas veces su gabinete, hombre respetuoso del congreso y de las leyes federales. Pero también algo incomprendido en su acción, pues lo dejaron solo frente a la conspiración de Lorenzo de Zavala.

A don Guadalupe Victoria se le conoce como el gran olvidado de la historia mexicana. Y como “el solitario del palacio”. Pero en realidad, fue nn verdadero patriota que dio su vida por la naciente nación. Valiente y honesto. Quizás el único de los insurgentes con una idea política muy clara, consistente en la de conformar una república federal. También fue muy culto, que siendo presidente buscaba el concenso y la conciliación de todos los actores socioeconómicos. Aunque Lucas Alaman lo consideró indolente y falto de resolución, Carlos María Bustamante no lo bajaba del presidente más imbécil que México había tenido; aunque fue yorkino y liberal siempre fue respetuoso de las formas. Y trató de gobernar de la manera más equitativa posible. Durante su presidencia, no pudo hacerle frente a los acreedores tanto extranjeros como mexicanos. A tal grado que también se le acusa de ser el fundador de la deuda eterna y externa mexicana. Pero hay que señalar que siendo presidente se abolió la esclavitud el 16 de septiembre durante los festejos de aniversario del grito de Dolores en 1824.

Al triunfo de Manuel Gómez Pedraza para ocupar la presidencia de la república se siente defraudado. Siendo presidente Gómez Pedraza dimitió al cargo y se fue, por lo que el Congreso lleva Vicente Guerrero a la presidencia de la república. Don Guadalupe Victoria regresó a la política como gobernador de Puebla después de ocupar la presidencia de la República.

Hombre que aun dejó de hablar incluso después de su muerte, pues se dice que en el lecho de su muerte, Guadalupe Victoria muere solo. Su esposa durante la noche nupcial al ver que se sentía mal corrió para pedir ayuda, pues aparentemente a Victoria le había dado un ataque de epilepsia. Ese día falleció el 21 de marzo de 1843.

Dicen que cuando murió, los restos fueron repartidos en los lugares en los que vivió y quiso. Una parte se fue a Durango, otra a Puebla y otra para Veracruz. Para ello fueron colocados en una mezcla de vino catalán con mezcal. Durante la invasión norteamericana, en 1847 unos soldados norteamericanos al mando del sargento John Randall, llegaron a Perote con mucha hambe y sed y vieron unos frascos que les parecieron licor de almendras y se los tomaron. Al día siguiente amanecieron muertos por envenamiento, pues en realidad se habían tomado el líquido en donde se guardaban las vísceras de Guadalupe Victoria.

Antonio Guerrero Aguilar
Cronista de la Ciudad de Santa Catarina


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales