José Castellanos MaldonadoContra todos los pronósticos que para el sector comercio auguraban un fin de año muy difícil, en el último mes del 2009 se vio un movimiento como en los mejores tiempos.

Contrario a lo ocurrido un año antes, en la ciudad de Monterrey los vendedores de pinos agotaron sus existencias días antes de la Navidad y tuvieron que resurtir para satisfacer la demanda, igual y como sucedió con las tiendas de juguetes y hasta e el ramo hotelero, cuyas ventas e ingresos estuvieron mejor de lo esperado.

Otra muestra de ese inesperado auge fueron los miles de mexicanos que cruzaron los puertos hacia el vecino país del norte, principalmente para adquirir juguetes, ropa, aparatos y equipo electrónico.

Y aunque debido a todo ello ahora se vean largas filas en las casas de empeño, como se dice por ahí, lo bailado quién se los quita.

En medio de esa vorágine, el año 2010 inició con no muy buenos augurios, pues con los incrementos en el IVA y en el ISR, entre otros impuestos, se pronostica una cascada de aumentos de precios que nos regresarán dramáticamente a nuestra realidad, la cual arrancó con la llamada cuesta de enero.

Debido a ello, ya que el micro incremento a los salarios mínimos decretados para este año quedó por debajo de la inflación, quienes conocen de estas cuestiones preven un año 2010 muy difícil.

Sin embargo, no queda de otra más que seguirle echando ganas con la esperanza de un mejor futuro para todos y a pesar de las corruptelas y las pésimas decisiones de muchos políticos y funcionarios de elección popular.


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales