José Castellanos Maldonado

Por fin, después de mucho estira y afloja y de múltiples negociaciones, tanto el PAN como el PRI designaron a su respectivo precandidato a la Gubernatura de Nuevo León.

José Castellanos MaldonadoPor fin, después de mucho estira y afloja y de múltiples negociaciones, tanto el PAN como el PRI designaron a su respectivo precandidato a la Gubernatura de Nuevo León.

De esta manera, desde principios de febrero tanto Fernando Elizondo Barragán como Rodrigo Medina de la Cruz están en camino, primero a convertirse en candidato de su respectivo partido, y, de ahí a una campaña que los lleve a alcanzar la meta anhelada.

l proceso previo a su designación, que en ambos casos fue complicado y nada fácil, dejó varios damnificados, contándose entre ellos a Fernando Larrazábal, Fernando Margáin y Adalberto Madero, por el albiazul, y a Abel Guerra, Cristina Díaz, Marcela Guerra y Benjamín Clariond del tricolor, aunque algunos alcanzando premio de consolación.

Lo anterior era previsible dado el número de aspirantes, y para quienes se quedaron al margen seguramente no ha sido nada fácil digerir ese hecho, particularmente para los panistas, que no esperaban que la solución se diera mediante un “dedazo” al mejor estilo priísta, que tanto han criticado.

Así las cosas, e independientemente de la forma en que ambos fueron designados, luego de su registro como candidatos se espera que tanto Fernando Elizondo como Rodrigo Medina realicen una campaña de altura y demuestren que conocen los problemas que aquejan al Estado y a sus habitantes, y que tienen las agallas, la sensibilidad, la capacidad y el sentido común que se requieren para gobernar Nuevo León.

Aunque, en rigor, eso se verá hasta que tomen posesión del cargo y empiecen a tomar decisiones.


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales