José Castellanos MaldonadoEn una columna anterior comenté acerca del “estate quiero” que el actual Régimen empezó a aplicar al ex Presidente, Vicente Fox.

En tal sentido, fue obvio como a través de los medios, con un clarísimo mensaje, se iniciaron una serie de cuestionamientos con motivo de las irregularidades detectadas en la construcción de la mega biblioteca “José Vasconcelos”, mismos que todavía continúan.

Otro hecho muy notorio tiene que ver con el Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, donde, como ocurre en los finales de las telenovelas, se han venido sucediendo, uno tras otro, una serie de eventos, sobresaliendo la orden de un tribunal federal para restituir  Napoleón Gómez Urrutia al frente de la dirigencia de este gremio, con todo y la denuncia en su contra por el supuesto desvío de 55 millones de dólares de un fideicomiso del sindicato.

De esta manera se desconoció a Elías Morales como dirigente, y, por consiguiente, la toma de nota por parte de las autoridades de la Secretaría del Trabajo del sexenio anterior, cuyo procedimiento fue puesto en evidencia con esta nueva acción.

Otra cosa que está llamando la atención es la inusitada actividad de la Auditoría Superior de la Federación, que ha venido dando a conocer diversas anomalías detectadas en las Cuentas Públicas de la anterior administración, e incluso catalogó como un fiasco el programa del Seguro Popular implementado durante el sexenio foxista, y ha hecho serios cuestionamientos también al programa Enciclomedia.

Por ahora, parece estar dando resultado la táctica del Gobierno de Felipe Calderón para mantener aplacado al lenguaz de Fox, dejando en reserva el asunto de los hijos de Marta Sahagún, por si el ex Mandatario vuelve a las andadas, que no sería nada raro.


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales