José Castellanos Maldonado"Como te ves me ví; como me ves te verás".

Se dice por ahí que las reses de hoy serán los carniceros de mañana, y esto se hace más patente en el medio, pues, generalmente, quienes llegan al poder lo hacen con la espada desenvainada, y, salvo honrosas excepciones, desde ahí se dedican a hostigar a sus adversarios políticos, aún a los de su mismo partido.

Quienes desde el poder asumen una actitud beligerante, parecen olvidar que el cargo es circunstancial y transitorio, y que en algún momento podrían estar del otro lado de la mesa, pues quienes hoy están abajo mañana pueden estar arriba, como en una rueda de la fortuna.

Así las cosas, asumiento que todo lo que empieza termina, quienes acceden al poder deberían utilizar su privilegiada, pero efímera posición, para hacer el bien a través de obras y acciones de beneficio colectivo, dejando de lado cuestiones personales o partidistas.

A nivel federal, a través de los años se han dado muestras de canibalismo político, y así hemos visto como en el arranque de varios sexenios acciones espectaculares que llevaron a la cárcel a prominentes miembros del gabinete anterior, a quienes correspondió el papel de chivos expiatorios, pues en realidad no eran los únicos que en su momento merecían dicho castigo.

Y como ejemplo, por ahí recordamos a Eugenio Méndez Docurro, a Fausto Cantú Peña, a Jorge Díaz Serrano, a Oscar Espinosa Villarreal, a Mario Ruiz Massieu y a Raúl Salinas de Gortari.

En el actual sexenio no se cumplió la promesa de campaña de que irían con todo contra los peces gordos, y aunque hubo algunos esbozos, queda la percepción de que hubo muchas componendas en las alturas, obligados por la necesidad de apoyo en asuntos más apremiantes para la administración foxista.

A la interrogante de lo que en este renglón podría ocurrir el próximo sexenio, los que dicen que saben señalan que la respuesta dependerá de quién gane la contienda presidencial.


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales