Ignorar los hechos o actitudes sobresalientes de un puñado de visionarios cuyo valor radica en haber logrado la configuración de un perfil propio y entregado a la comunidad simple y sencillamente, no se vale.

Partiendo de ese compromiso moral convertido en exigencia nos impulsa a recordar hazañas de acontecimientos donde se ha formado una identidad.

La historia es el tiempo pasado, las raíces para sentar las bases del presente y fructifique el futuro; motivo más que suficiente para recoger sucesos trascendentales y darles su justa dimensión; el valor a la que tienen derecho.

Selección de beisbol Sabinas Hidalgo de 1955
Primera selección de Sabinas que jugó en el parque Gilberto Garza en esta imagen del 29 de julio de 1955. Sentado: Aléctor Ruiz Cavazos; de pie: Francisco Xavier Guadiana Cárdenas, Homero Lauro Ibarra Montemayor, Arturo Ibarra Sánchez, Juan Hernández Mascorro, Jesús M. González “El Chino”, Juan García, Arnoldo “Nayo” de León Quiroga refuerzo de Palo Alto, Vallecillo; Fernando González Flores, Roberto “Güero” Flores Quiroga, Antonio “Penny” García Salazar, Remigio Arrambide y Jorge Mascareñas Valadez.

El propósito de estos modestos escritos es ofrecerle al lector un panorama del hacer y sentir de nuestros coterráneos contemporáneos y a la vez reconocer a brillantes personajes que como humanos cometieron algunos errores sin lograr con ello opacar o demeritar sus aciertos.

Quizás esa añoranza del parque Gilberto Garza venga a mi mente desde cuando siendo niño cruzaba descalzo el río de El Buche a Bellavista junto a los Ríos, Gerardo y Jaime; los Vázquez, Ramiro, Héctor, Joel y “Peto”; también “Memo” González, “Lalo” Cavazos , “Chuy el tiernito” y otros que escapan a la memoria de momento, ávidos de aventuras evadiendo la “Aduana” de Leandro Gutiérrez Q.E.P.D. y su hermano “Tavo” (que posteriormente fueron grandes amigos), para sentirnos peloteros.

O, en la adolescencia con la raza de la Carretera: Fidel Hernández, Prudencio De León, Rafael Cantú, “Nino” Chapa, Criserio Sánchez, Jesús Díaz Ramírez y muchos mas, con parada oficial a la frutería de la esquina propiedad de Don Antonio Rodríguez a deleitarnos con unas ricas rebanadas de sandía o naranjas con chile.

Que tiempos aquellos cuando la gente caminaba sin prisa, convivía a diario con los vecinos sentados en mecedoras de palmito en la banqueta, no se conocía el estrés y se era feliz con poco, bastaban unos lonches de gallina que vendía “Talano” Ríos o unos pachucos de la tía Patrocinia en la sombra de frondosos cubrevientos del parque de Bellavista.

Por supuesto, admirando y aplaudiendo las genialidades en la loma de las serpentinas o infield del Profr. Jorge Masacareñas, el potente y certero tiro a la segunda de Antonio García, los balazos a home del velocista de la Carretera Nazario Llano, las atrapadas en el center field de Fernando González, la tercera del “Chino” González, sin olvidar a los hermanos, Homero y Gerardo Ibarra, “Pile” y “Lito” Cervantes, Gustavo, Juan y “Melo” Montemayor; además, Romeo y Luis Lauro Ayala y tantos y tan buenos jugadores que un día me gustaría grabar para siempre en la memoria de las nuevas generaciones.

En las gradas Leodegario Hinojosa aplaudiendo a su amigo y vecino de labores Aléctor Ruiz quien ocupaba la primera base, Don Manuel Acevedo echándole “Mosca “ a “Garo”, Don Victoriano Cervantes y Don Francisco Ayala alabando las jugadas de sus vástagos y si no lo hacían los demás gritaban “Ese es m'hijo”, un ambiente dominguero como pocos.

Lógico, no es posible regresar el tiempo, pero sí se puede volver a lo tradicional, sin descuidar nuestro entorno, elegir democráticamente una directiva equitativa de voluntarios, supervisada, si quiere, por funcionarios públicos, sin imponer criterios, sin traumas, confiable ante los participantes y público general, comunicativa, transparente como toda función pública con duración de uno o dos años como máximo para que trabaje con todas las energías a su alcance y deseoso de superar a su antecesor.

Si no es mucho pedir, con suficientes conocimientos en relaciones públicas y publicidad, por supuesto, con probada solvencia moral y poder de convocatoria para que honre con el parque lleno a quienes nos antecedieron en el camino o los que todavía transitan en él, que aportaron toda su destreza poniendo muy en alto el nombre del pueblo, llenándonos de hondas satisfacciones y son actualmente ejemplos a seguir.

En fin, nos urge fomentar valores familiares, formar mejores ciudadanos, sociedades afables, conduciéndonos como personas civilizadas para rendir culto, emulando las hazañas de Los pioneros del Parque Gilberto Garza  

Don Aléctor Ruiz Cavazos y Profr. Daniel Guadiana Ibarra
Don Aléctor Ruiz Cavazos y Profr. Daniel Guadiana Ibarra.

Entrega de reconocimiento a Don Aléctor Ruiz
Entrega de reconocimiento a Don Aléctor Ruiz en el Restaurant "El Porvenir".

Inauguración de campeonato nacional juvenil en 1981
Inauguración de campeonato nacional juvenil de beisbol del IMSS en 1981.



Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales