Quien exprese que sabe todo lo relacionado con el beisbol, definitivamente no sabe nada.

En esta actividad nunca se termina de aprender, es muy complicado y por lo mismo pierde adeptos, hay que pensar y da flojera, mejor me voy por lo más sencillo, más económico y más popular, suelen decir algunos jóvenes, además hay más reflectores, agregan.

En realidad, todos los deportes tienen lo suyo, el beisbol se dirige con señas del manager al coach, éste al receptor y el catcher al pitcher y el resto de los fildeadores; a la ofensiva las señales van al bateador coordinado con los corredores, además se anota en clave y éstas se transforman en estadísticas, en el beisbol todo son cifras.

Además las reglas son muy extensas y si no las conoces, no tiene sentido el juego, y por si fuera poco se habla con un lenguaje muy especial al utilizar los peloteros o comentaristas y cronistas infinidad de términos, muy variados en diferentes regiones, de hecho, aquí algunos son ofensivos, espero no sean los nuestros porque el fin es promover el Rey de los Deportes.

Por ejemplo en el beisbol no existe la palabra miedo, en su lugar se pronuncia con todo lo que representa “respeto”, al pitcher también se le llama tirador, lanzador, monticulista, serpentinero y si lanza con mucha velocidad el término es “trae piedra” o “tira lumbre”, si es bola recta se le denomina “lisa”, si es curva “gancho”, si domina varios lanzamientos con efecto “trae veneno” y si está muy controlado “viene por ahí”.

Si el pitcher trabaja demasiado las esquinas o tira muy conservadoramente, se excede en precauciones con un bateador peligroso “le está pitcheando finito”, o le está disfrazando la base.

Si le pasa 4 lanzamientos fuera de la zona de strike “lo pasaporteó”, pero si lo pone out tirándole al tercer strike “lo abanicó”, sin embargo, el mismo ponche sin tirarle el término es “lo dejó viendo visiones” o “con la carabina al hombro”.

Hay bateadores muy valientes que se paran muy pegados al pentágono para cubrir toda la zona de strike y los serpentineros controlados les mandan una recta pegada o una curva al cuerpo, buscando la contabilidad del ampayer a su favor, retirarlo, sacarlo de concentración o que conecte sin fuerza con la parte más delgada del bat, si logra dominarlo el término es “le quemó la garrocha”.

También si el mismo pitcher poncha a un bateador con sólo 3 lanzamientos la expresión es “se lo echó como a Rosita” en alusión al número de disparos que cegaron la vida a una muchacha en un baile en Saltillo en 1900 y de lo cual se escribió un corrido.

Para algunos aficionados nuevos al Rey de los Deportes, algunos términos les parecen ofensivos y en ocasiones vulgares, sin embargo, por su origen caribeño también hay algo de superstición, repito todo es muy especial.

Recuerdo a un locutor de radio muy refinado que asistía en las transmisiones a control remoto de los juegos a cubrir los comerciales, él no daba crédito a lo que escuchaba y me daba la impresión que sus delicados oídos se lastimaban al no soportar “las vulgaridades”.

Como es lógico los términos varían de una región a otra, aquí a los jugadores suplentes se les llama “banqueros”, otros los conocen como los que “calientan el pino” o “chamuscan el encino”, porque las bancas anteriormente eran de madera, hoy son de muy variados materiales.

Para terminar el comentario, no los terminos, porque son muchos y para darle cabida a unos cuantos hay que abreviarlos o hacer una especie de diccionario beisbolístico el cual publicaremos en la siguiente edición.



Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales