Ampayer quitó brillo a corona de Vaqueros

Quien crea saber de todos los secretos o, recovecos del beisbol esta totalmente equivocado.

Batazo decisivo por el campeonato
Javier Chapa no pudo fildear el batazo decisivo, y observa cómo la esférica abandona el parque de un bote. (Carlos A. Ábrego/divermedios.com)

Quien crea saber de todos los secretos o, recovecos del beisbol esta totalmente equivocado.

En el Rey de los Deportes, como en el ajedrez, la música o la vida misma nunca se termina de aprender.

Lo inesperado, imprevisto o como quiera llamarlo, cuando menos cree, allí está y hay que tomar una decisión y no siempre es la adecuada o correcta.

Pero en fin, es de humanos equivocarse y de sabios reconocer, sin embargo, el ampayer principal Candelario Flores ni vio el batazo que picó en terreno bueno y abandonó el parque sobrepasando la barda, ni su compañero de bases Gabriel Arroyo, más cerca de la jugada, como le correspondía, marcando las dos bases reglamentarias, levantando su mano derecha y girandola decretó un inexistente jonrón para dar el triunfo a Vaqueros por 7 carreras a 5 sobre los Tiburones.

Con su actitud se metió en un berenjenal, primero arruinó un extraordinario partido de beisbol durante 8 entradas dos tercios, provocando la zozobra y la incertidumbre, el peligro latente de una bronca, que por fortuna no pasó de reclamaciones fuertes y protestas.

Lástima por los perdedores y por los ganadores también, porque se entregaron para beneplácito de los cada día más aficionados y aficionadas y muchos niños asistentes al inmueble ubicado en la colonia Bellavista.

También para nosotros que amamos el Rey de los Deportes y promovamos con el único interés de extenderlo por los beneficios que aporta a la sociedad, mínimo como una terapia un desestresante después de la rutina y los problemas extras que nos tocó vivir.

Y con este tipo de notas, estamos consientes no logramos el objetivo de promocionarlo ni nos agradan los comentarios negativos aunque vendan, sino la real, objetivo, buscando el lado bueno que construye, lamentablemente es nuestra obligación narrar e ilustrar los hechos y como diría el “Kilillos” Navarrete “Cada quien su jale” y se lo presentamos para que usted juzgue y como siempre tiene la última palabra.

Discusión con los ampayers
Candelario Flores, izquierda y Gabriel Arroyo, derecho, dieron como cuadrangular un batazo que abandonó el parque de un bote. (Carlos A. Ábrego/divermedios.com)


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales