José Castellanos Maldonado

En las últimas semanas, dos escándalos sacudieron al mundillo político nacional, y, como se dice por ahí, no quedó títere con cabeza.

José Castellanos MaldonadoEn las últimas semanas, dos escándalos sacudieron al mundillo político nacional, y, como se dice por ahí, no quedó títere con cabeza.

Por un lado, Carlos Ahumada sacó su libro “Derecho de Réplica”, en el que exhibe las corruptelas y componendas de políticos de todos los colores (PRI, PAN y PRD).

Días después, el ex Presidente, Miguel de la Madrid, hizo fuertes declaraciones, en una entrevista concedida a Carmen Aristegui, con la que dejó muy mal parados al también ex Presidente, Carlos Salinas de Gortari y a sus hermanos Raúl y Enrique.

Y aunque unas horas después De la Madrid emitió un comunicado en el que se desdijo de sus declaraciones, las cuales, según señaló, se debieron a su precario estado de salud, el daño ya estaba hecho.

Aunque, a decir verdad, la reputación de Salinas de Gortari, así como el de algunos de sus familiares empezó a mermar desde que estaba al frente del Ejecutivo Federal, y se hizo más patente en cuanto dejó el cargo.

Dado que vivimos tiempos preelectorales, es muy probable que haya quienes busquen sacar raja de estos sucesos y llevar agua a su molino, aunque sería como escupir hacia arriba, pues la corrupción se ha ido generalizando al igual que la desconfianza ciudadana.

Basta y sobra el ejemplo de ex funcionarios (y también de funcionarios en activo) cuyo patrimonio se incrementó notoria e inexplicablemente si se toman en cuenta sus ingresos por salarios devengado.

Por muy ahorradores que sean o hayan sido, se baja el cero y no contiene.


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales