José Castellanos MaldonadoEn lo que respecta a la elección federal, hace aproximadamente un mes comenté acerca de la conveniencia del voto diferenciado a fin de que quien gane la Presidencia no tenga la mayoría en el Congreso para que éste funcione como contrapeso, pues de otra manera, el Jefe del Ejecutivo tendría manga ancha para proponer cuanta cosa se le ocurra con la seguridad de que le sería aprobada.

Y aunque pueden proponerse cosas positivas y de beneficio para todos, también pueden colarse y aprobarse iniciativas que de alguna manera deterioren o agraven, aún más, la situación de millones de mexicanos que tienen años de no ver la suya y claman por un verdadero cambio.

Al respecto, en un foro organizado en la ciudad de Monterrey el 25 del pasado mes de mayo por Sociedad en movimiento y la Universidad Regiomontana, el candidato del PAN al Senado, Fernando Elizondo Barragán, invitó a que los electores emitan un voto diferenciado para hacer contrapeso a una posible victoria de López Obrador.

Pero también dijo que si veían mayores posibilidades al candidato del PAN, Felipe Calderón Hinojosa, entonces no votaran en forma diferenciada para darle soporte a esa Presidencia y pueda sacar adelante sus propuestas con apoyo del Poder Legislativo.

En otras palabras, si la Presidencia la gana el candidato de su partido, sí es conveniente que tenga mayoría en el Congreso, pero no conviene que ello ocurra si es el perredista quien gana la elección presidencia.

Ello es un claro ejemplo de que cada quien estira para su lado, y de que las cosas son según el color del cristal con que se miran, aunque, finalmente, se reconoce la utilidad del voto diferenciado.

Téngalo muy presente el próximo 2 de julio.


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales