Nunca pasó por mi mente que algún día escribiría algunos párrafos para solidarizarme con la familia del Ing. Oliver Treviño Villarreal, es más, coloquialmente hablando, “Todavía no me cae el veinte”.

Con menos edad que la mía, un pensamiento ágil, sagaz, diría yo, sin mostrar síntomas de enfermedades graves, sin quejarse de nada, ni de golpes en su trayectoria como catcher o de los accidentes que sufrió, siempre con un estado anímico muy especial.

Celebración del campeonato nacional de 1986

Polémico, aguerrido, porque nunca fue dejado, valiente como todo receptor, aunque también practicó y dirigió con éxito en otros deportes, en lo personal, lo traté como beisbolista, patrocinador y compañero en la mesa directiva de la Liga Pequeña de Béisbol Sabinas Hidalgo A.C., donde fue presidente del 9 de febrero de 1988 al 12 de febrero de 1989, para ser exactos.

Consciente que alabanza en boca propia es vituperio, pero me consta, al ser su tesorero, y nobleza obliga mencionar algo de sus logros: Se circundó con barda, entre otras cosas, el campo de la categoría Moyote; se cambiaron todas las luminarias; se realizaron mas de 30 viajes en juegos de preparación; se organizaron eventos con ganancias, entre ellos un campeonato nacional, donde el equipo local fue subcampeón, adjunto un corte de caja de los publicados en Semana Regional y El Piquin, algo que ni antes ni después se hizo.

Además, se acondicionó la sala de prensa, cabina de trasmisiones anexo al sonido local con su respectivo aparato y bocinas en los extremos de la grada; se instaló la pizarra eléctrica actual, durante el año se le dio mantenimiento a toda la unidad deportiva con un conserje de planta y en ocasiones con personal eventual, se remodeló la oficina, construyéndose un archivero de madera; se instaló un teléfono; se acondicionó un local anexo a la oficina para dedicarlo a museo, y a las pruebas me remito.

Sin apoyo económico ni moral oficial, porque ni siquiera la presencia de algún representante de la Presidencia Municipal en la ceremonia de inauguración de 1988, se pueden mencionar entre las obras sociales: Piñatas para todas las categorías el 30 de abril, día del niño; en los viajes de las competencias de cualquier índole, excepto el torneo nacional, se atendió con comida a la carta después de terminado el juego a los niños; el trasporte siempre contó con seguro para todos sus ocupantes, también los niños estaban asegurados en el terreno de juego, etc.

De los cuestionamientos que nunca faltan, internos, de los que menos trabajan o externos, puedo comentar como anécdota por lo pronto dos, probados por supuesto: En un corte de caja publicado en Semana se cometió un error de imprenta de los que todos estamos expuestos, al omitir una cooperación de un club social, acudiendo a mi trabajo una comisión a hacer el reclamo, sin embargo en este momento todavía cuento con la copia de los cooperadores y el periódico donde la suma es la real, y la otra de un buen amigo empleado de la presidencia municipal: expresó al ver el último corte “Como le hiciste para emparejar las sumas yo nunca he podido y a eso me dedico”.

Sucede que faltando menos de una semana para entregar o rendir cuentas a la siguiente directiva había un déficit, sin tiempo para hacer una actividad para pagar unas notas que se debían, expuse el problema en una sesión y en el archivo existe el acta con palabras textuales de Oliver: “¿Cuanto se debe?”, al mencionarle la cantidad sacó de su bolsillo mas del 60 por ciento y los demás compañeros con excepción de dos, casi completaron el resto, que yo cubrí para salir a mano y dar la contestación: “Es que nunca te has metido la mano a la bolsa, si te falta nada más agrégale al renglón de los donativos y asunto arreglado”.

Informe de ingresos y egresos de la Liga Pequeña de Beisbol Sabinas Hidalgo

Como entrenador basta y sobra recordar que ganó en 1986 el último, de los campeonatos nacionales conquistados por Sabinas Hidalgo, y como un modesto homenaje a su memoria, si me permiten, comparto en esta pequeña galería unas fotografías del archivo de sabinashidalgo.net donde se pueden ver algo de sus andanzas en el rey de los deportes del amigo que se nos adelantó en el viaje sin retorno: Ing. Oliver Treviño Villarreal Q.E.P.D.



Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales