Índice del artículo

Los mejores libros no son los que adornan el rincón acogedor del hogar o el archivo luminoso.

Son los que consagran a quien los escribe porque llegan a los lectores y continúan en la memoria del pueblo.

Por lo anterior compartimos con ustedes una parte de la historia de Sabinas Hidalgo, Nuevo León, desde la óptica de un ameritado maestro, poeta, periodista y fino amigo.

Rubén Helio Mascareñas Valadez vio la luz primera en Ciudad Anáhuac, Nuevo León, pero es hijo adoptivo de Sabinas Hidalgo, donde curso su educación primaria, secundaria y normal.

Es Licenciado en Psicología Educativa por la Escuela Normal Superior de México, Maestro en Inglés y Francés por la Normal Superior del Estado y Graduado en Pedagogía por la Escuela de Graduados de la ENSE.

Es autor de libros de texto de Inglés así como de Historia y Geografía de Nuevo León.

Ha escrito la Biografía de su madre, doña Josefina Valadez de Mascareñas, trabajo premiado por el Consejo Nacional de Población. Asimismo, El Barrio del Aguacate y una colección de cuentos titulada Personajes y lugares de mi pueblo. Un título más es 100 años de doña Josefina Valadez de Mascareñas, edición limitada de 2003, cuando se conmemoró en familia un siglo del nacimiento de sus padres, Octavio Mascareñas Medina y Josefina Valadez Guerra.

Desde hace quince años promueve la lectura, la redacción y la ortografía en el Colegio Latin American School of Monterrey, donde coordina la enseñanza del Español.

Tiene en preparación un estudio sobre La Lectura, la Redacción y la Ortografía en la Ciudad del Conocimiento, en el que difundirá su experiencia del año escolar 2004-2005.

La publicación de este opúsculo no sería posible sin la ayuda de Jorge Mascareñas Valadez, que generosamente dio su colaboración para darle la luz.

Ramón Ábrego Vázquez


Presentación

En reuniones para tomar café con el profesor Israel Villarreal Inclán, surgió la idea de escribir sobre el Sabinazo, del cual fue protagonista y a mí me tocó ser testigo, pues estaba al frente del periódico “Semana”, de Sabinas Hgo., que en sus páginas dejó constancia de este importante hecho histórico. He aquí el resultado de aquellas conversaciones, en un intento por rescatar e interpretar los acontecimientos de los meses de marzo y abril del año 1963. Espero la indulgencia de los lectores así como el interés por añadir a estas notas las versiones personales de quienes en ellos participaron.


Introducción

Esta es la historia del autoritarismo y sus consecuencias. Mi pueblo, mi querido pueblo, Sabinas Hidalgo, Nuevo León, vivió como ningún otro la represión de sus anhelos de libertad en la década de los sesentas, en pleno auge del dominio político monopartidista del país, que impuso su forma de hacer las cosas para defender los intereses de los poderosos. Para ello, se aprovecharon del fanatismo, la ignorancia y la falta de cultura de una pequeña parte de la población, a la que manipularon para golpear a un movimiento democrático que tardaría, a nivel nacional, casi 40 años en dar sus primeros frutos.

Lo malo del cuento fue que con su acción, estas fuerzas políticas retrasaron el libre avance de la democracia mexicana y fueron el preludio de las crisis económicas que asolaron al país en las décadas de los ochentas y noventas, que marcaron definitivamente a México como un país del tercer mundo, un país premoderno, un país que requería urgentemente, como luego fue exigido por los organismos internacionales, de reformas que condujeran al fin del predominio de un solo partido en la elección de sus gobernantes.

Hoy, transcurridos 42 años de aquella gesta vivida por un puñado de jóvenes visionarios, y alcanzados los frutos de tan accidentada siembra, nos parece el momento de recuperar ese pasado reciente que quizás muchos han olvidado, pero que requiere ser conocido para apreciar en su justo valor las acciones a favor y en contra de la democracia que tuvieron lugar en nuestro pueblo.

El Sabinazo es el nombre de un golpe provocado por intereses políticos y económicos de los grupos poderosos de Sabinas Hidalgo, N. L., contra el llamado Primer Festival de la Juventud por la Paz, la Amistad y la Liberación Nacional, organizado por la gente del Movimiento de Liberación Nacional, y programado para realizarse los días 13, 14 y 15 de abril de 1963 y que fue abortado por la intransigencia de los grupos fanáticos que lo atacaron alevosamente cuando de manera pacífica trataba de mostrar una alternativa a la forma de gobierno dominante.


I. Antecedentes.

Sabinas Hidalgo siempre se ha caracterizado por tener gente que piensa, capaz de criticar el estado de cosas existente, por una parte, y por otra, como es natural, por tener una clase económica pudiente que ha manejado los asuntos políticos de acuerdo a sus mejores intereses. Diversos grupos se han organizado en el pueblo para discutir los asuntos de la ciudad, la polis, entre los cuales pueden contarse el de Las Víboras, que se reunían en la banqueta del jacal de Pascual Fernández, por la calle de Escobedo, integrado por los ricos, que impusieron varios alcaldes durante los años cuarentas y cincuentas; el que se reunía con Ambrosio Solís, la información sobre cuyos integrantes es para mí un misterio, pero que puede rastrearse con la ayuda de la gente grande de Sabinas, ese tesoro de la memoria que muchas veces dejamos perder por el miedo o la apatía. Además, el del Jugo, que surgió entre la clase media, formada principalmente por maestros y que llevó a la Presidencia Municipal a gentes como Daniel Guadiana, Arturo Solís, Julio Sánchez y Homero Ibarra. Por último, el Club Juvenil Demócrata, que en sus inicios estuvo presidido por Arturo Solís y en el que participamos junto con gentes como Pablo de los Santos, en cuyas gestiones se atendieron asuntos ecológicos y deportivos, más que políticos.

También participaba en la política sabinense la logia masónica Obreros de la Luz No. 32, que impuso alcaldes como Humberto González Pérez. Tal vez la fama de izquierdista le viene a Sabinas de José María Ibarra, el Sabio, que formó intelectualmente a una pléyade de admiradores por todos los rumbos del pueblo.


II. Sabinas Hidalgo tenía fama de pueblo de avanzada.

Esa fama de izquierdista tal vez hizo que el Partido Comunista Mexicano, el Movimiento de Liberación Nacional y otras fuerzas como el Club Juvenil Demócrata, hablando localmente, y quizá la Liga Espartaco, de Monterrey, escogieran a Sabinas Hidalgo por la presunción de que ahí había mucha membresía o que tenía mucha fuerza el PCM, y siendo Sabinas un pueblo cercano a la frontera, qué mejor para llamar la atención a nivel nacional sobre las circunstancias políticas que atravesaba el país en esos días, en que recientemente habían transcurrido los movimientos magisterial y ferrocarrilero, ambos reprimidos por el gobierno. La izquierda mexicana trataba de organizar la lucha política y la resistencia. Otra circunstancia era la lucha de Rubén Jaramillo en la sierra de Morelos, guerrillero y luchador social que preocupaba al gobierno y que fue salvajemente asesinado junto con su familia, mancha que quita la aureola de progresista al régimen de Adolfo López Mateos.

Al respecto, como escribió Mario Rojas Alba en 1996, “El caso Rubén Jaramillo es uno de los ejemplos más dolorosos de impunidad. El PRI-gobierno podrá dar todos los mejores discursos del mundo en materia de derechos humanos, pero serán siempre palabras vacías surgidas de la boca de la demagogia mientras persistan los casos de impunidad. ¿Es que algún día habrá castigo para los asesinos de Jaramillo y su familia?”


III. Importancia de recordar el Sabinazo.

Es importante recordar el Sabinazo porque en él participaron los jóvenes de Sabinas, principalmente maestros, simpatizantes de las ideas de liberación y tomando conciencia de sus derechos políticos, pisoteados por el partido oficial, que ejercía el control total de los procesos electorales por parte del gobierno. Los jóvenes se reunían, leían, discutían y proponían soluciones que fueron de alguna manera manejadas por intereses de otros grupos o personas de nivel nacional para establecer una cabeza de playa en Sabinas que pusiera un ejemplo de cómo debían hacerse las cosas de acuerdo a las nuevas ideas, las nuevas tendencias del pensamiento, el cambio político que se avecinaba y que tardaría todavía muchos años en materializarse. El cambio que la Revolución había prometido al pueblo mexicano no había podido concretarse y los grupos sociales eran reprimidos en sus manifestaciones en busca de ese cambio democrático tan anhelado.


IV. Acontecimientos mundiales que rodearon al Sabinazo.

En primer lugar la guerra fría, que polarizó la política internacional en dos bloques: el capitalista privado, representado por Estados Unidos y el capitalista de Estado, encabezado por la URSS. Ambos países rivalizaron por dominar al resto del mundo y atraerlo a su órbita respectiva. En segundo lugar los movimientos de liberación de los pueblos, patrocinados por la URSS, que lograron infiltrar a las masas y a los intelectuales, que buscaban la realización de la utopía social: la defensa de los derechos de los pueblos, la autodeterminación y la lucha nacional contra la dominación imperialista. En tercer lugar la injerencia de los Estados Unidos en la política interna de los países, a través de la CIA, que pagaba a ciertas personas para que la mantuvieran informada de los movimientos políticos hasta en las pueblos pequeños. Sabinas no fue la excepción, pues personas muy conocidas gozaban de ciertos privilegios a cambio de informar y de realizar acciones violentas para acallar las protestas que se suscitaban por el sistema poco democrático que gobernaba al país.


V. Lo que ocurría en México cuando se dio este hecho histórico.

El Partido Comunista Mexicano había integrado un gran número de células en las que se inscribían los jóvenes inquietos y con afanes intelectuales, que fácilmente eran víctimas de las falacias socialistas que se ofrecían como verdades demostradas e irrefutables. A nivel nacional se formaron organizaciones como el Movimiento de Liberación Nacional, apoyado por personalidades como la de Lázaro Cárdenas, poseedor de un gran carisma que atraía a los jóvenes intelectuales con su actitud de defensa de la soberanía cubana y otros asuntos similares. Los movimientos ferrocarrilero, magisterial y del sindicato del IMSS encabezaron las luchas contra el sistema. Las revistas como SIEMPRE! y periódicos como El Machete, cuestionaban de alguna manera al sistema gubernamental y propugnaban por una apertura política que el régimen no estaba dispuesto a otorgar, por lo que la represión no se hizo esperar. Hubo muchos encarcelados, los líderes, principalmente, como Demetrio Vallejo, Valentín Campa y Othón Salazar.


VI. La situación política de Nuevo León cuando se dieron los hechos.

En Nuevo León gobernaba Eduardo Livas Villarreal y el profesor Humberto Ramos Lozano era el secretario general de gobierno. Los antecedentes liberales de ambos los hacían objeto de una crítica por parte de las fuerzas clericales y económicas, que llegaron a organizar la protesta contra los Libros de Texto Gratuitos, que el gobierno federal había publicado para que se usaran en todas las escuelas primarias del país. Los enemigos de la cultura del pueblo, léase clero e iniciativa privada, se opusieron desde un principio y promovieron protestas a diversos niveles, cuestionando el derecho del gobierno a una política de tipo social que beneficiara a las masas populares, empobrecidas por el sistema de explotación vigente, bajo la bandera del derecho de los padres a escoger el tipo de educación más conveniente para sus hijos.


VII. ¿Quién gobernaba Sabinas y por qué se dieron los hechos?

El alcalde de Sabinas era Antonio G. González, representante de los ricos del pueblo, pero inclinado también a las causas populares. Grupos políticos como las Víboras, que había impuesto a los presidentes municipales, ejercían un control sobre la política local que impedía la participación de la juventud, buscadora de nuevos cauces para manifestar sus inquietudes. Muchos jóvenes sabinenses, agrupados en el Club Juvenil Demócrata, se dieron a la tarea de promover el movimiento de liberación, de alguna manera apoyados por el Partido Comunista Mexicano, a través de viejos militantes y nuevos jóvenes con inquietudes que buscaron posicionarse en el panorama político del pueblo.


VIII. ¿Quiénes fueron los protagonistas de la gesta del Sabinazo?

Un protagonista indudable de la situación que se dio en el pueblo fue Celso Garza Guajardo, que tal vez ya era para ese entonces miembro del Partido Comunista Mexicano y estaba convencido de las bondades del socialismo, por lo que fue utilizado por lagartones de la política nacional que vieron en Sabinas un lugar especial, por su cercanía con los Estados Unidos, para realizar el Primer Festival de la Juventud por la Paz, la Amistad y la Liberación Nacional, al que asistiría Cuauhtémoc Cárdenas como figura principal. Los jóvenes sabinenses se dieron a la tarea de pedir permiso a México, a la Secretaría de Gobernación, con la ayuda de Leonel Rodríguez, viejo militante del PCM, quien personalmente habló por teléfono y, según dijo, recibió la autorización directa de Luis Echeverría Álvarez, Secretario de Gobernación, para la realización del festival. Ramos Lozano, como Secretario General de Gobierno de Nuevo León también dio su anuencia y el gobernador Livas prometió que no habría represión, que todo podía realizarse tranquilamente. Los jóvenes, envalentonados por tan buenos auspicios, se dieron a la tarea de repartir volantes por todo el pueblo, sin darse cuenta de que tras ellos iba una camioneta recogiéndolos.


IX. ¿Participaron dos o más bandos en los hechos?

Desde un mes antes del festival, las fuerzas económicas movieron a ciertas personas para fomentar el odio hacia quienes pretendían realizar el festival pagando cerveza y barbacoa noche tras noche a grupos de jóvenes revoltosos y violentos, azuzándolos contra los organizadores. Todas las noches se efectuaban reuniones en conocido negocio maderero, donde, en vez de discutir racionalmente la conveniencia o no de permitir la manifestación libre de las ideas, se movió a la gente en contra de los jóvenes. Se gastó mucho dinero y saliva en convencer y tener lista a una fuerza de choque semejante a las juventudes hitlerianas, que reprimieron a los judíos en las ciudades alemanas en los años previos a la Segunda Guerra Mundial. Esos jóvenes eran los típicos peleoneros que buscaban la violencia por sí misma, y que fueron aprovechados para imponer las ideas de quienes los patrocinaban. Hubo trabajo intelectual de parte del clero sabinense, así como aportaciones en dinero por los ricos para pagar la barbacoa y la cerveza. Ciertos lidercillos se dieron a la tarea de manipular la información y azuzar a la gente contra el festival, valiéndose de la ingenuidad de la población. Se hicieron circular toda clase de rumores: que les iban a quitar a los hijos, que los iban a enviar a Cuba, que los que tenían pasaporte ya no iban a poder pasar a Estados Unidos, etcétera. Hasta una manta se llegó a colocar en el puente de Laredo, condenando a quienes buscaban un poco de libertad. Esa situación se dio porque años antes una gran sequía había asolado a Sabinas y la región. Las gentes del campo abandonaron sus ranchos y emigraron al pueblo, en busca de trabajo. Los hombres emigraron aunque fuera por temporadas a los Estados Unidos y las mujeres se dedicaron a la industria del vestido. En esa época, un pasaporteado valía más que un titulado de la Universidad de Nuevo León. Los hijos de los ricos eran los únicos que podían acudir a cursar una carrera universitaria en Monterrey y para la clase baja, la carrera de maestro en la Normal Pablo Livas era una solución al problema económico.


X: ¿Pudo haberse evitado el Sabinazo? ¿Por qué?

Como se habían caldeado los ánimos en el pueblo, el choque era inevitable. Los organizadores, conscientes de que su causa era buena, acudieron con toda ingenuidad a la reunión en la escuela Margarito Martínez Leal, a donde se habían llevado los objetos, papeles, libros, cuadros y demás que iban a ser exhibidos, confiados en las promesas que habían recibido de que no serían agredidos. El alcalde, cuando se le preguntó de parte del gobierno del Estado que si era necesario que hubiera elementos del ejército o la policía para que protegieran a los asistentes al festival, contestó negativamente, a sabiendas de que todo se tenía preparado para atacar alevosamente a los asistentes al festival.


XI. ¿Cuál fue la secuencia de los acontecimientos?

El periódico “Semana”, en su número 476, del jueves 21 de marzo de 1963 ubica en su primera plana la siguiente nota:

“Primer Festival Estatal de la Juventud”

“Ha sido autorizada la realización del Primer Festival de la Juventud por la Paz, la Amistad y la Liberación Nacional en nuestro estado, escogiéndose para ello el municipio de Sabinas Hidalgo, y fijándose la fecha de los días 13 y 14 del mes de abril.

“Una gran diversidad de actividades comprende el plan general a desarrollarse incluyendo una exposición de pintura y dibujo, encuentros deportivos y de atletismo, concursos de oratoria, ajedrez y declamación, proyección de películas y la representación de una obra dramática.

“Prominentes figuras de la Izquierda mexicana estarán presentes en el mencionado festival, tales como el ing. Cuauhtémoc Cárdenas, el novelista Carlos Fuentes, los periodistas Víctor Rico Galán y Renato Leduc y los Secretarios Generales de la Confederación Campesina Independiente Ricardo Orona y Danzós Palomino.”

“Existe verdadero interés entre los jóvenes sabinenses por el mencionado festival y, en particular, nos alegramos de que, culturalmente hablando, este tipo de actividades se repitan.”

Las fuerzas de la reacción ya empezaban a moverse, en oposición al Festival de referencia, pues el mismo periódico “Semana”, No. 477 del jueves 28 de marzo de 1963 publica un anuncio en su página dos que a la letra dice:

“Sabinense:

El próximo 31 de marzo tienes una cita en la “Plaza Nueva”. Una cita de Mexicanidad y contra el comunismo”.

“Acude a esta gran concentración y con ello demostrarás tu amor a México.
Porque…

México ¡Sí! Comunismo ¡No!”

La propaganda se había intensificado y ya estaba moviéndose a la población para rechazar, hasta por la violencia, si fuera necesario, el pretendido festival.

El mismo órgano periodístico comenta en un editorial de la misma fecha y publicado en la página tres: “… una caricatura de la revista Siempre!, en que un banquero o un hombre de negocios asusta a sus colegas con un globo rojo con forma de espectro fantasmal que lleva impresa la leyenda “Comunismo en Latinoamérica” y que con sólo verlo les produce pánico, que el otro aprovecha para… A río revuelto… Lo que la opinión repudia, decíamos, es el gesto innecesario, es “comprar el globo”, que al fin y al cabo, el pueblo lo que quiere, es que le den algo de lo mucho que la fortuna y su trabajo les ha proporcionado.”

Eran los días de la Guerra Fría, en que la propaganda se valía de todos los medios para intensificar el rechazo a cualquier acción que llevara como fin movilizar al pueblo para defender sus derechos políticos más elementales.

La violencia se veía venir. El alcalde llevó el comentario de la futura situación conflictiva hasta el despacho del Gobernador, pues el mismo periódico “Semana” en su Año XI, No. 478, del miércoles 3 de abril de 1963, en la página tres, en la columna Ensalada, comenta: “Visitando al Sr. Gobernador, el presidente Municipal el viernes 29… Por cierto que tratará de los movimientos de Izquierdas y Derechas que tantos comentarios han despertado entre nuestras gentes… Catalogamos de baja calidad moral el que estas cuestiones trasciendan a la población infantil que desde luego se desenvuelve en un sinnúmero de temores innecesarios.”

Se trataba de meter miedo a la población infantil y a quienes estaban de alguna manera conectados con los Estados Unidos, la mayoría de los jóvenes sabinenses y sus familias.

Los anticomunistas empezaron a moverse y realizaron una junta del Comité Anti-Comunista, que organizó un Comité de Vigilancia para la manifestación que se efectuaría el 31 de marzo de ese año. Por tanto, la inquietud se esparció hasta las filas del magisterio, pues en el mismo número, hay una nota que se titula:

“PRESENTA QUEJA EL MAGISTERIO LOCAL” y que textualmente dice:

“El jueves 21 de marzo, el local que ocupa la Presidencia Municipal se hizo insuficiente para dar cabida a los maestros federales y estatales, quienes presentaron una queja sobre las vejaciones e insultos de que fueron objeto muchos de ellos por parte del llamado Comité Anti-Comunista que una noche antes había realizado una sesión para organizar el Comité de Vigilancia que actuaría en la manifestación del 31 de marzo.

”El Presidente Municipal, Sr. Antonio G. González, procedió a ordenar que se localizara a los Sres. Ruperto González, Rogelio Salinas y Juan M. Viejo, a quienes después de una larga discusión se les hizo responsables de los desmanes que fueron (sic) cometidos durante el desarrollo de la manifestación mencionada.”

El error de imprenta al escribir “fueron” en vez de “fueran” provocó un nuevo conflicto en los ánimos, que a esas alturas del problema ya estaban exaltados, como puede colegirse del comentario de la columna Periscopio, del número 479 de “Semana”, del viernes 12 de abril de 1963, que comenta:

“Sabinas Hidalgo es el único pueblo donde se hace un desagravio antes de ser agraviado”, me decía un dilecto amigo de la capital nuevoleonesa, en días pasados, refiriéndose a la manifestación anticomunista del 31 de marzo. (…)”

El asunto dio para más, pues hasta el sentido humorístico se le sacó por la manga, como:

“Ciertamente, nos decía el capitán Domene de la Policía regiomontana y enviado como observador al acto del 31 de marzo, “Sabinas Hidalgo es un pueblo de comunistas; porque si los anticomunistas son los que desfilaron y están frente a la tribuna, tendremos que informar que hay mucho comunismo en este pueblo”, terminó diciendo irónicamente.

“Por otra parte, en la reciente visita del Sr. Gobernador del Estado, uno de los jefes locales de la CRAC dijo al gobernante: “Nosotros somos anticomunistas” A lo que el mandatario respondió: Anti NADA,¿por qué? (sic) (Debió escribir: ¿Pro qué?)

“Esta breve, pero categórica respuesta mostró que nuestro pueblo, lo que necesita es cooperación y no enemistades, armonía en lugar de discordia, trabajo fecundo y positivo en vez de crítica negativa y estéril. Y seguidamente el Sr. Livas superó al animador (¿) del video, Paco Malgesto que en la capital industrial de México pasa todo el día frente a las cámaras en noble esfuerzo junto con destacados artistas capitalinos, para recaudar Medio Millón de Pesos para la Cruz Roja. En Sabinas, el Licenciado necesitó de media hora para reunir dicha cantidad para la carretera a Parás. Lo anterior constituye una rotunda prueba de lo que puede la cooperación unánime del pueblo, pues entre los donantes pueden contarse miembros de los diferentes partidos políticos, de las diversas creencias, y de distintas fortunas. En realidad, querido pueblo, lo que ha menester es seguir el ejemplo del Presidente de la República en su jira por Europa, evitar ser aprovechado para despertar odios y diferencias políticas y trabajar unificadamente para el bienestar y la paz de todos los mexicanos.”

En el mismo número del periódico “Semana”, en su página 4 se publica la siguiente nota:
“Don Rogelio H. Salinas F. hace aclaraciones sobre una noticia nuestra”

“Para su publicación, nos ha enviado el Sr. Rogelio H. Salinas Flores, la siguiente carta en que aclara algunos conceptos publicados en noticia aparecida en nuestro número anterior.

Dice Así:

“Sabinas Hidalgo, N. L., 6 de abril de 1963.

“Sr. Profr. Rubén H. Mascareñas, Director de “Semana”, Sabinas Hidalgo, N. L.

“Señor profesor:

“En el número 478 de su periódico “Semana”, aparece una gacetilla referente a lo ocurrido en 21 de marzo en la Presidencia Municipal, a las personas Ruperto González, Juan Manuel Viejo y al signatario de la presente.

“En la noticia dice que el recinto presidencial “se hizo insuficiente para dar cabida a los maestros federales y estatales, quienes presentaron una queja sobre las vejaciones e insultos de que fueron objeto por parte del Comité Anti-Comunista…” etc., etc.

“A continuación se menciona que “El Presidente Municipal, Sr. Antonio G. González, procedió a ordenar que se localizara a los acusados “a quienes ---sigue informando “Semana” --- “después de larga discusión se les hizo responsables de los desmanes que fueron cometidos durante el desarrollo de la manifestación mencionada”.

“Para delimitar responsabilidades y poner a cada cual en su lugar, quiero aclararle que efectivamente “la Presidencia Municipal se hizo insuficiente para dar cabida a los maestros” ante quienes nos enfrentaron y los cuales se sintieron víctimas de “vejaciones e insultos”; pero es falso que se nos haya hecho responsables de algún delito cometido, en primer lugar porque no existía ningún delito y en segundo término porque no hubo pruebas que lo justificaran.

“Pero lo más lamentable es que en esa noticia calla el hecho exacto para lo que fui llevado desde mi hogar y en medio de dos policías, hasta la Presidencia Municipal; pues no alude a que todo se motivó por el artículo que publiqué en el diario “El Porvenir” con fecha 13 de marzo y en el cual aseveré que había infiltraciones comunistas en el magisterio. La razón real por la que fui llevado como un delincuente ante un jurado de maestros y un juez municipal, fue ocasionada por el mencionado artículo y no por otra cosa; ya que la “larga discusión” que ahí se sostuvo versó en su mayor parte sobre ese tema, debido a que se me inquirió a que diera explicaciones sobre lo que en mi escrito decía, pisoteando con ello el Presidente Municipal y los maestros lo preceptuado en nuestra Constitución, ya que el Artículo 6º. dice muy claramente que “La manifestación de las ideas no será objeto de ninguna inquisición judicial o administrativa”, y el Artículo 7º. corrobora lo anterior al decir que “Es inviolable la libertad de escribir y publicar escritos sobre cualquier materia”. Y por si esto fuera poco, el C. Presidente de la República en recientes declaraciones expresó que no sólo “Nuestra Carta Magna consagra el derecho a la crítica sino que quiere recordar que nuestros oídos nunca se cerrarán ante aquellas opiniones que señalen errores o fallas o denuncien abusos o lacras”.

“Asimismo quiero enfatizar que en esa memorable fecha en que se me hizo comparecer ante el magisterio, se intentó presionárseme (sic) para que me retractara de lo que había expresado en mi artículo –cosa risible- ; ya que en él no hacía sino repetir lo que es del dominio público y hasta yo me quedé corto en mi afirmación; pues es sabido que la voz del pueblo ni siquiera usa la expresión de ”con respetables excepciones”. ¡Y ya me imagino al pueblo entero el 31 de marzo compareciendo ante tan ínclito jurado!

“Para terminar ruego a usted disculpe que haya sido tan breve en esta protesta que le hago; pues hay muchas otras cosas más que decir en el caso, pero como deseo que publique la presente en su semanario, me veo obligado a abreviar por lo reducido del espacio.

“Agradezco mucho la atención que dé a la presente, tanto en mi nombre como en el de los señores Ruperto González y Juan Manuel Viejo.

“Muy respetuosamente,

“Rogelio H. Salinas Flores

“c. c. para el periódico Regional “ECO”, Monterrey, N. L.

“c. c. para el C. Agente del Ministerio Público Federal, Monterrey, N. L., para su conocimiento.

“Otras copias para lo conducente.

En la misma página, “Semana” publica la siguiente

ACLARACIÓN

“Por un error de imprenta la nota dice: “se les hizo responsables de los desmanes que FUERON cometidos…” debiendo decir: “que FUERAN cometidos”, puesto que la junta de referencia se celebró DIEZ DÍAS ANTES de la manifestación, siendo imposible que hablásemos de lo que aún no había sucedido. –El Director.”

El mismo periódico “Semana” AÑO XI, No. 480 del domingo 21 de abril de 1963 publica en su primera plana la siguiente noticia:

“Rotundo Fracaso del Festival de la Juventud.

Debajo del encabezado de la noticia se publica una fotografía donde se ven en primer plano unos policías y grupos de jóvenes que eran subidos a un camión de redilas. A la derecha aparecen más policías y más jóvenes, así como la fachada de la Escuela Club de Leones Profr. Margarito Martínez Leal.

El pie de grabado de la foto dice: “La presente fotografía fue tomada cuando el último camión salía de la escuela Primaria Margarito Martínez Leal, llevando a los jóvenes izquierdistas a la ciudad de Monterrey.”

La nota dice textualmente:

“En tremendo zafarrancho terminó el fallido Primer Festival Estatal de la Juventud y los Estudiantes por la Paz, la Amistad y la Liberación Nacional, organizado por jóvenes izquierdistas el pasado 13 de abril, en la escuela primaria federal “Profr. Margarito Martínez Leal” de esta población.

“Durante la mañana del viernes 12, un grupo de jóvenes del Club Juvenil Demócrata local, instalaron aparatos de sonido en la casa que está frente a la escuela primaria “Manuel M. García”, desde la cual se citaba al pueblo de Sabinas a asistir al acto de inauguración al día siguiente en la Plaza Venustiano Carranza, para asistir luego a la escuela del Barrio de Sonora, en la que se había montado una amplia exposición de pinturas de la Escuela de Artes Plásticas de la Universidad de Nuevo León, además de un sin fin de libros de propaganda acerca de la vida y costumbres de los países socialistas, destacando las referentes a la URSS, Cuba, China Roja, Polonia y Checoeslovaquia. Adornaban la citada exposición las banderas de esos países.

La noche del mismo viernes el grupo anticomunista recorrió las calles de la población con un aparato de sonido invitando al pueblo a que no asistiera al festival, ya que todos los elementos que en él tomarían parte estaban adoctrinados por agentes comunistas que “… echarían a perder las conciencias con sus prédicas anticristianas…”, etc., etc.

“La mañana del sábado el pueblo se encontraba en efervescencia, cuando los anticomunistas llamaban al pueblo a responder a la agresión de que eran objeto, reuniéndose unas doscientas personas en la maderería El Salto, quienes recibieron con chifletas al Presidente Municipal que trató de calmar los ánimos, invitándolos a guardar el respeto debido al bando contrario, que gozaba de la protección de la Autoridad.

“Por otro lado, los jóvenes izquierdistas se reunieron en la Escuela Martínez Leal, desfilando por las calles rumbo a la Plaza Venustiano Carranza, donde recibieron la visita del bando contrario que con toda clase de ruidos provocaba abiertamente a los primeros, cuyos líderes hicieron un llamado a la cordura a los asistentes, para evitar un posible zafarrancho. Terminado el acto inaugural en el que se leyeron mensajes de diversas agrupaciones y personas, volvieron a la escuela, donde recibieron la visita del Presidente Municipal y los líderes del grupo anticomunista, quienes reclamaban se les aclarase por qué algunos jóvenes dijeron que habían sido engañados y les habían solicitado medios para trasladarse a Monterrey, ya que ellos no tenían por qué meterse en dificultades y sólo habían venido a sostener encuentros deportivos. La cuestión quedó aclarada cuando los jóvenes mencionados optaron por quedarse en el festival “pasara lo que pasara”.

“No contentos con ello, los congregados en la maderería El Salto decidieron echar fuera a los comunistas y en un acto vandálico irrumpieron en el local donde se realizaba el festival, apoderándose de las banderas que ornaban los salones, destruyendo a su paso pinturas, libros y dibujos, que, se estima, tenían un valor de treinta mil pesos.

“Así las cosas, se presentan algunos miembros de la policía de Monterrey, al mando del Coronel Miguel Bravo Carpínteyro, quienes en compañía de la policía local terminan con el disturbio y a bordo de varios camiones colocan a todos los delegados al festival y enviándolos a la capital del Estado, donde fueron “fichados” al llegar a la Inspección General de Policía.

La columna PERISCOPIO, del mismo número de “Semana”, en la página 2 dice a la letra:

“Los maestros de Sabinas son ajenos a la organización del fallido Festival de la Paz y se pretende victimarlos, pues los organizadores de las manifestaciones anticomunistas han pretendido erigirse en autoridades, violando todo derecho y en una burda maniobra neonazi, desoyendo las recomendaciones del gobernador del Estado, siguen agitando y lanzan toda clase de improperios a nobles varones dedicados íntegramente a la enseñanza, cuyos valores morales están fuera de duda.

“Se les vitupera por tener un ideal, ignorando que es triste no tener ninguno; recordemos que la juventud escéptica es flor sin perfume. De jóvenes sin credo se forman cortesanos que mendigan favores en las antesalas, valores negativos que ponen piedras en todos los caminos para evitar que anden otros lo que ellos no pueden andar.

“El hombre que se ha marchitado en una juventud apática pronto llega a una vejez pesimista, por no haber vivido a tiempo. “La belleza de vivir hay que descubrirla pronto, o no se descubre nunca; sólo el que ha poblado de ideales su juventud y ha sabido servirlos con fe entusiasta puede esperar una madurez serena y sonriente, bondadosa con los que no pueden, tolerante con los que no saben”.

“Estos pensamientos de José Ingenieros retratan la vigorosa personalidad de distinguidos maestros de juventudes sobre cuyas cristalinas, verticales y viriles actitudes se arroja fango por manos que obedecen a cerebros cerrados al progreso.

“Sabemos que los maestros sabrán soportar la diatriba que vendrá a ser como suave remusgo que acaricie la firme roca de sus personalidades vigorosas, ya que la justicia acabará imponiéndose.

“Puesto que los remedios inútiles sólo sirven para complicar las enfermedades, invito a los padres de familia a reconsiderar su actitud y reiterar la confianza que se merecen los educadores de nuestra juventud y ayudarles a construir el México del porvenir.”

En la misma página 2, “Semana” publica una foto donde se aprecia una multitud con el siguiente pie de grabado:

“La gráfica tomó un aspecto parcial de la manifestación realizada el 31 de marzo pasado, en apoyo a la mexicanidad, por elementos del sector anticomunista.

Otra nota de “Semana” del 12 de abril se titula así:

“SABINAS QUEDÓ CUSTODIADO POR LA POLICÍA”

“La policía de Monterrey, al mando del Corl. Bravo Carpinteyro, permaneció en la población los días 13, 14 y 15 de abril, retirándose al mediodía de éste último, cuando por la calma relativa que reinaba en la ciudad hubieron de concentrarse en Monterrey.

“Los policías que, debidamente armados permanecieron en la Comandancia Municipal, restablecieron el orden que había sido alterado por lo encendido de los ánimos de la población sabinense al hacer fracasar el Primer Festival de la Juventud y los Estudiantes por la Paz, la Amistad y la Liberación Nacional.”

Una nota más de “Semana” del 21 de abril se titula:

“NUEVOS DISTURBIOS PROMUEVEN LOS ANTICOMUNISTAS”

“El grupo anticomunista, no contento con hacer fracasar el Festival de la Juventud, se dedicó la tarde del domingo a arengar a los padres de familia a no permitir que sus hijos asistieran a las escuelas, ya que, según se decía gran parte del magisterio sabinense pertenecía a la facción comunista, pidiendo además la expulsión de algunos de ellos.

“Aun cuando los ánimos se habían calmado un poco con los resultados obtenidos, menos de un centenar de personas recorrieron las calles de la población sembrando el desconcierto entre los moradores y la población infantil, la de menos culpa en esta clase de cuestiones y, de paso, la más perjudicada.”

Como puede verse, los verdaderos agitadores fueron los anticomunistas, que aprovecharon el Festival de la Juventud para enemistar a la población o dividirla entre quienes apoyaban la cultura y quienes se oponían al avance democrático.

Nuevamente, “Semana” informa en la nota titulada:

“REANUDAN LABORES EN LAS ESCUELAS ESTATALES”

“El lunes 15 se reanudaron las labores docentes en todas las escuelas estatales de la localidad, registrándose por la mañana algunos incidentes que perjudicaron solamente a los alumnos que no asistieron, ya que, la escuela secundaria ha llegado al período de exámenes, por lo cual algunos escolares tendrán dificultades para regularizar su situación.
“La escuela secundaria Profesor Antonio Solís anunció la necesidad que todo el alumnado tenía de concurrir a los exámenes que obligatoriamente debe sustentar, por lo que los aún inconformes, comprendiendo la esterilidad de sus esfuerzos y la necesidad de que sus hijos terminaran satisfactoriamente sus estudios, acabaron por enviarlos, por lo que la situación en general se normalizó para el miércoles en la mañana.”


XI. ¿Quiénes asistieron al Festival de la Juventud?

Los jóvenes organizadores invitaron a los alumnos y maestros de la secundaria de Hidalgo, Nuevo León, tal vez por la fama del Gral. Lázaro Cárdenas, que apoyaba al Movimiento de Liberación Nacional y que había sido el patrocinador de la Cooperativa de Cementos Hidalgo. Al parecer, Celso Garza Guajardo, el principal organizador, había llevado a los jóvenes a comer con Natalio Solís. Al regresar de la comida fueron agredidos salvajemente por las turbas dirigidas por Ruperto González, Memo Viejo, Conrado Castillo y otros más, que golpearon salvajemente a los niños y jovencitos, a las niñas y jovencitas. Según cuentan, luego los agresores se ufanaban de haberles agarrado el sexo a las jovencitas de la normal de Galeana y a las adolescentes de la secundaria de Hidalgo. Algo para avergonzarse, ¿no?

Hay que mencionar la valentía y el apoyo que dos personas brindaron a quienes fueron unos verdaderos héroes, que se adelantaron muchos años en su visión de un país democrático: el Profr. Modesto González, director de la Escuela Margarito Martínez Leal, que prestó el local para la exposición y los encuentros deportivos, y el señor Guadalupe Moreno, vecino de la escuela, que dio asilo en su casa y defendió a los jóvenes que huían de la turba enardecida de golpeadores. Su ejemplo habla del valor cívico tan elevado de los sabinenses bien nacidos.

“Semana”, en su número 480 del 21 de abril publicó dos fotografías en la página 3, la primera con el pie de grabado siguiente:

“Aspecto que presentaba la columna encabezada por alumnas de la Escuela Normal de Señoritas de Galeana, N. L., portando un letrero sobre el Primer Festival que fracasó por la enérgica protesta del grupo contrario. La manifestación se disolvió posteriormente en la Escuela Margarito Martínez Leal.”

La segunda fotografía tiene el siguiente pie de grabado:

“El Profr. Humberto Ramos Lozano, en la Presidencia Municipal, es interrumpido en su mensaje por un grupo de personas que le muestran la bandera de la Juventud Comunista, quitada a los organizadores del Festival.”

La intervención del profesor Humberto Ramos Lozano quedó registrada en la nota titulada: “El Secretario General de Gobierno Habla al Pueblo de Sabinas Hgo.”

“Enviado por el Sr. Gobernador del Estado, el Profr. Humberto Ramos Lozano, Secretario General de Gobierno estuvo en Sabinas reuniéndose con los dirigentes del movimiento anticomunista y una gran cantidad de personas que asistieron a la Presidencia Municipal.

“El Profr. Ramos Lozano hizo una advertencia a los ciudadanos sabinenses en el sentido de que el Gobierno del Estado castigaría fuertemente a los que siguieran causando disturbios entre la población, ya que los errores que se habían cometido no podían ser enmendados con nuevos errores, por lo que les notificaba que las escuelas dependientes del Estado permanecerían abiertas desde el lunes, a fin de que todos enviaran a sus niños, pues los directamente perjudicados serían los escolares y sus familiares.

“El grupo anticomunista levantó la voz reclamando justicia, pues consideraba que las escuelas de Sabinas son para los niños de Sabinas y no para meter en ellas personas ajenas a la educación y, más aún, que perseguían fines de subversión que lesionan gravemente los intereses del poblado.”


XII. ¿En qué etapas pueden dividirse los acontecimientos?

A grandes rasgos, pueden separarse las siguientes etapas:

1ª. De preparación, por los jóvenes del Club Juvenil Demócrata, en primer lugar.

2ª. En segundo lugar la reacción de las clases pudientes y clericales, que se organizaron para promover el rechazo del Festival entre jóvenes pandilleros y adultos mayores conscientes de lo que realizaban, ya fuera para defender el punto de vista de los ricos o los intereses de la Iglesia católica o la CIA de los Estados Unidos.

3ª. La organización de reuniones con cerveza y barbacoa para ganarse la simpatía de los jóvenes alborotadores que serían utilizados para golpear a los organizadores y a los invitados.

4ª. La distribución de propaganda por los jóvenes que repartieron publicidad por las calles de la ciudad.

5ª. La recuperación de esa publicidad por jóvenes contrarios en una camioneta, para evitar que se le diera difusión al evento.

6ª. La llegada de los organizadores y el montaje de la exposición en la Escuela Margarito Martínez Leal.

7ª. La inauguración en la Plaza Venustiano Carranza, donde se reunieron los jóvenes invitados.

8ª. El viaje de los jóvenes invitados de la Plaza Venustiano Carranza al restaurante de Natalio Solís para comer.

9ª. El traslado de los jóvenes golpeadores para atacar a los invitados al Festival, en vehículos pagados por los ricos y la iglesia.

10ª. El encuentro y la golpiza que se dio a los indefensos jovencitos y jovencitas invitados al Festival, así como al Profr. Celso Garza Guajardo, principal organizador del evento.

11ª. La llegada de las fuerzas estatales para desalojar a los jóvenes de la Escuela Margarito Martínez Leal y su traslado a Monterrey.

12ª. La regañada que les puso el jefe de la policía estatal, Coronel Bravo Carpinteyro a Amado Villarreal, Conrado Castillo y Ruperto González, por hacerlos responsables de los desmanes que se habían cometido contra jóvenes indefensos cuyo festival había sido debidamente autorizado. Según cuentan, Amado Villarreal perdió con esta acción el apoyo del Gobernador, su compadre, para llegar a ser presidente municipal de Sabinas Hidalgo.


XIII. ¿Cuáles fueron las consecuencias del Sabinazo?

La lucha del movimiento anticomunista continuó hasta elevar una queja al gobierno del Estado, como puede verse en la nota de “Semana” del 21 de abril de 1963 que se titula:

“Comisión de Sabinenses entrevistan al Gobernador” y que a la letra dice:

“Un nutrido grupo de madres de familia de esta ciudad entrevistó el 16 al Lic. Eduardo Livas Villarreal, Gobernador del Estado, manifestando el engaño de que fue víctima el pueblo de Sabinas, ya que, según se había anunciado, el acto que constaría de una serie de actividades de tipo cultural, siendo comprobado que los fines eran otros, tales como distribuir propaganda comunista (que fue posteriormente quemada) y subvertir el orden público.

En realidad quienes subvirtieron el orden fueron los anticomunistas, con su actitud provocadora y violenta, como puede comprobarse por las acciones de tomar por asalto las instalaciones del Festival, donde quemaron libros, fotografías, pinturas y demás, según se informó anteriormente.

Continuando con la nota, ésta dice:

“Asimismo se comunicó al Gobernador la actitud de los maestros de impartir ideas extrañas a los alumnos y de usar los planteles educativos con fines muy distintos de aquellos para los cuales fueron creados, además de amenazar a los alumnos que no asistieran con la reprobación.

“A todo esto contestó el Gobernador Livas Villarreal que, por una parte las denuncias en contra de los maestros del sistema estatal serían investigadas a fondo, aplicándose al comprobarse, las sanciones correspondientes; por lo que toca a los maestros federales, las quejas serían turnadas a la Secretaría de Educación Pública con igual finalidad. Les hizo ver la intrascendencia del acto en su totalidad, y que un error no se remedia con otro, pues tanto un grupo como otro los habían cometido. Señaló que al amparo de la Constitución existe libertad para cualquier ciudadano que desee expresar sus ideas sean o no absurdas, lo cual no ha de influir en el ánimo de las que sostengan ideas contrarias, por lo que el deber de la autoridad es dar garantías a todos por igual, siempre y cuando no se altere el orden ni se perjudique a los demás.

“Refiriéndose a los Libros de Texto Gratuitos, el Gobernador hizo ver a los quejosos la importancia del Plan de 11 Años para la Expansión de la Educación Primaria en la República, los que en nada lesionan ni la moral ni la dignidad ni el criterio de los niños.

“Finalizó la entrevista al pedir el Gobernador a los presentes le proporcionaran una lista de los maestros contra los cuales se quejaban, a fin de turnarla a donde corresponda.”

El Sabinazo ha producido sus frutos. Aunque no lo creamos, Sabinas demostró en esa época que es un pueblo de revolucionarios, de hombres que piensan con ideas de vanguardia. Actualmente, en 2005, podemos ufanarnos de que contamos con un sistema electoral organizado por los ciudadanos y no controlado por el gobierno, algo por lo que lucharon los jóvenes participantes en aquel Festival de la Juventud. Esto no hubiera sido posible sin la lucha que continuamente el pueblo mexicano realizó por alcanzar una más completa libertad para elegir a sus gobernantes. No puede decirse todavía que tenemos conquistado el derecho a gobernarnos por nosotros mismos o por los representantes que nosotros elijamos, pero aquella lucha fue un avance, una anticipación, una etapa necesaria para que el mismo pueblo se diera cuenta de que eran indispensables algunos sacrificios: personas vejadas, golpeadas, maltratadas, aunque, en opinión de un viejo maestro, faltó una víctima propiciatoria, un asesinato para hacer nacer un héroe de la resistencia civil contra el sistema opresivo que padecíamos.


XIV. ¿Dónde se encuentran actualmente los principales protagonistas?

Celso Garza Guajardo, al parecer el único que fue golpeado, pasó a mejor vida hace ya algunos años. Tras el Sabinazo viajó a la URSS y promovió el movimiento de liberación nacional en diversos países, patrocinado por la izquierda internacional. Posteriormente se convirtió en cronista de su pueblo y puede decirse que tal vez por la experiencia vivida cambió su estrategia, pues con la preparación alcanzada y la labor social que realizó a su regreso a Monterrey, le permitieron colocarse en el aparato educativo del gobierno y desde ahí realizó su labor de cronista e historiador, llegando a ser director de la Hacienda San Pedro y del Centro de Investigaciones Históricas de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Fue también un gran impulsor de las asociaciones de cronistas y de la publicación de libros sobre la crónica de los barrios de los pueblos de Nuevo León. La medalla “Celso Garza Guajardo”, que premia a los mejores cronistas del Estado, tiene varios años de estarse entregando por sus familiares y la Asociación de Cronistas del Estado de Nuevo León. Indudablemente que el Sabinazo produjo un cambio notable en la personalidad de Celso, antes combativa y luego conciliadora, que ha dejado una imagen positiva de su transcurrir por la vida de su pueblo y su Estado.


XV. CONCLUSIONES:

1ª. El Sabinazo fue la semilla de la inconformidad con la situación política del pueblo y el despertar de la conciencia juvenil en busca de realizar un mejor papel en la conducción de los destinos de la colectividad.

2ª. Sin quererlo, los anticomunistas retrasaron el triunfo sobre el predominio priísta más de 40 años, pues fueron necesarios muchos sacrificios más para alcanzar la ciudadanización de los órganos electorales, que terminaron por dar inicio a la incipiente democracia que actualmente estamos viviendo.

3ª. La labor periodística de “Semana” es fundamental para rescatar el legado de este hecho histórico, pues en sus páginas registró los principales eventos del suceso y lo hizo con una objetividad que mucho honra a su fundador, el profesor Jorge Mascareñas Valadez.

4ª. Recordar es volver a vivir, y aprender de la historia es un imperativo para avanzar en el camino del progreso. Eventos como el Sabinazo, que hemos reseñado en estas páginas merecen el esfuerzo de estudiarse y requieren ser conocidos por las nuevas generaciones, para fomentar la tolerancia, la comprensión y el respeto a los derechos de los demás.

5ª. Seguramente, si hubiera habido tolerancia hacia lo que los jóvenes pensaban realizar y no se hubieran movido las fuerzas reaccionarias para violentar el derecho a la libre expresión de las ideas y la apertura hacia nuevas formas de pensar, la historia hubiera sido otra. Lamentablemente la ignorancia y el fanatismo hicieron mella en aquellos que se dejaron manipular para abortar un intento culturizador iniciado por la juventud sabinense.

6ª. El Sabinazo se situó en el período de la Guerra Fría, en que las potencias de los dos bloques dominantes se esforzaban por ampliar sus dominios territoriales mediante la propaganda y la acción subversiva, que, en justicia, en este evento particular debería adjudicarse a los dos grupos que participaron en este hecho histórico.

7ª. Las autoridades no supieron o no quisieron dar las garantías debidas u ofrecidas para mantener el orden y con su actitud poco firme dejaron que el problema avanzara hasta culminar en los actos de provocación y de violencia que ya todos conocemos.

Monterrey, N. L., a 6 de junio de 2005.


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales