Profr. Santos Noé Rodríguez GarzaEl día nueve de mayo asistimos a los funerales de la Srita. Juana María Valle Saavedra quien sucumbió tras los embates de una penosa enfermedad, los funerales fueron muy concurridos y al pié de su tumba hicieron uso de la palabra varias personas, que alabaron y ponderaron las buenas obras y la entrega de la fallecida a las causas nobles.

Quienes de cerca conocimos a Juany, como cariñosamente se le llamaba, sabemos que fue una artista de la máquina de coser; cuando joven impulsada por el deseo de progresar, se acercó a una eminente Diseñadora y Modista la Sra. Ernestina Martínez de Montemayor, quien con paciencia y con habilidad magisterial, le fue enseñando la mecánica de la costura de la Alta Escuela, ella asimiló todos los conocimientos y muy pronto se inició como modista de vestidos de noche, de novia, de quinceañera, en fin de todas aquellas prendas que las damas portan en la fiestas; en Sabinas hay cantidad de amas de casa que aún guardan y conservan con cariño, el vestido de novia que les confeccionó Juany, lo mismo aquellas quinceañeras que hoy son profesionistas, amas de casa y forjadoras de hogares, tienen el gusto de mostrar a sus invitados y familiares la hermosa prenda que lucieron en su fiesta cuando irradiaban plena juventud.

Juanita un día tomó la decisión de seguir a sus hermanos y de apoyar a su hermana Eva Delia, quienes emigraban a Monterrey para buscar horizontes de vida y de progreso.

Muy pronto se dio a conocer su trabajo y poco a poco se fue haciendo de una selecta clientela, que la buscaba para que les confeccionase vestidos exclusivos, salidos de las páginas de las revistas de modas y que en los grandes acontecimientos, eran portados por personajes de la vida económica, social y cultural de la Ciudad de Monterrey.

Desde pequeña fue iniciada en la fe católica por su Madre, sus Abuelos y sus Tíos; aconsejada para hacer siempre el bien, buscaba la manera de ayudar a los menesterosos y enseñaba buenas costumbres, a los niños que a su alcance estuvieron, ya que como Catequista trató de difundir los principios del catolicismo.

Cuando sus hermanos se casaron y tuvieron familia, ella estuvo siempre cerca para apoyarlos; su hermana Eva Delia logró ser Secretaría de la Normal Miguel F. Martínez y titularse de Maestra de Enseñanza Primaria; el destino le tenía preparada una misión por demás difícil, a la muerte de su padre Francisco Valle, tuvieron que regresarse al pueblo para acompañar a su madre y por desgracia Eva Delia se enfermó de cáncer terminal en la garganta que tras un largo sufrimiento se la llevó; ella estuvo siempre a su lado atendiéndola y consolándola; quedaron solas su madre y ella, ya que sus hermanos estaban trabajando lejos del hogar paterno; cuidó a su madre con el amor de una hija agradecida por la vida que le dio; estuvo a su lado hasta el momento final y habiendo quedado sola, se enfrentó a la vida con fe y esperanza y llenando los vacíos del alma con su presencia en la iglesia y en las ceremonias religiosas que lo ameritaban.

Al no tener compañero de matrimonio, siempre estuvo cerca de sus sobrinos y quien más la acompañó fue Luz Selene Valle Morales quien no la abandonó en sus momentos de sufrimiento y dolor; estuvo prodigándole todo tipo de atenciones en su enfermedad y le cerró los ojos en el momento final.

Como fue un personaje de trabajo, lucha y sacrificio quisimos dejar testimonio de admiración para una mujer, que como buena Sabinense, luchó hasta el final de su vida. Nuestras condolencias para todos sus familiares y en especial para Carlos y Roberto Valle Saavedra.

Prof. Santos Noé Rodríguez Garza
Cronista de la Ciudad
Miembro de la Asociación de Escritores de Sabinas Hidalgo


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales