Profr. Otoniel Arrambide Villarreal

Hablar, pero más que todo escribir datos biográficos de este ilustre educador de nuestro pueblo, es una enorme responsabilidad porque como maestro activo fue muy detallista, demostrándolo así al trabajar como educador por cuarenta años en varias escuela de diferentes niveles, pues quienes lo observamos desde la butaca en el aula, nos quedamos con la impresión de su intachable personalidad, a quien siempre le gustó que el educando se apropiara todo lo que le fuera posible, del contenido de cada una de las asignaturas que impartía, conectando aquél, con la realidad del mundo cotidiano. Nacido para ser maestro, pero para llegar a esta meta, hubo de vencer varios obstáculos que por su tenacidad y esfuerzo logró superar, teniendo como apoyo a sus queridos padres y el claro ejemplo del maestro de maestros, el autodidacta, Profr. Francisco J. Montemayor, al que tanto admiró por su recia personalidad y profundo conocimiento en el arte de enseñar.

El maestro Ramiro nació en Sabinas Hidalgo, un 31 de enero de 1933, año en que decían nuestros padres, había llovido demasiado, bajando al río una gran cantidad de agua, denominando a aquel acontecimiento, "La creciente del 33". Fueron sus padres el Sr. Valente Muñoz Alvarez y la Sra. Rosa Cantú Buentello. Fué el sexto hijo de esa hermosa familia integrada por dos hombres y cuatro mujeres: Consuelo, Fidel, Guadalupe, Juanita, Antonia y Ramiro, los cuatro primeros ya fallecidos.

Fue y sigue siendo un consumado maestro, verdadero ejemplo a seguir por las presentes y futuras generaciones de profesores; además, como ser humano se supo realizar al formar una admirable familia, casándose con la Srita. Mayla Andrea Garza Guajardo, cuya unión dio como fruto sus cuatro hijos, tres hombres y una mujer, siendo ellos: Ángel Ramiro, Mauricio, Rocío y Ricardo, todos ellos nacidos en esta bella ciudad de Sabinas Hidalgo.

En el año de 1939, a los seis años de edad, ingresa como alumno a la Escuela Primaria "Manuel M. García", institución que le queda a cuadra y media de su casa, por lo que se le facilitaba por esta circunstancia, el ir y venir a la escuela sin mayores problemas. Ya entrados en la entrevista, le pregunté por los nombres de sus maestros y con la rapidez y lucidez que le caracteriza me fue nombrando a cada uno de ellos: de Primer Grado, Carmela Espinoza; Segundo, Amparo Villarreal de Cantú; Tercero, René Higinio Alcorta; Cuarto, María de la Luz Vidaurri; Quinto, Miguel Guadiana (padre del Sr. Mario Guadiana) y Sexto Grado, a Francisco J. Montemayor Martínez.

En el año de 1945, cuando cursaba el Sexto Grado de primaria, fue seleccionado él y tres de sus compañeros para acudir a un concurso de Lenguaje y Matemáticas, el cual se celebró en la ciudad de Monterrey, Nuevo León, concurso donde el entonces alumno Ramiro y sus condiscípulos: César Saldaña, Graciela Rodríguez y Homero Lauro Ibarra Montemayor, realizaron un brillante papel en este importante evento escolar.

Profr. Otoniel Arrambide Villarreal
Miembro de la Asociación de Escritores de Sabinas Hidalgo.


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales