Profr. Otoniel Arrambide Villarreal

Por los años cuarenta, contrae matrimonio con la Srita. Dora Garza Garza, con la cual formó un sólido hogar, aunque el destino le negó tener hijos biológicos, su hogar se vio realizado al adoptar a la niña Irma, hija de su hermano Edmundo. A esta pequeña le brindaron las atenciones, cuidados, amor y la educación adecuada hasta verla convertida en toda una maestra.

Entre otras actividades que practicó el maestro Silvino, fue la de peluquero, trabajo que compartía con su esposa ya que al lado, ella tenía su salón de belleza, por lo que mientras él cortaba el cabello a los caballeros, su esposa atendía a las damas cortándoles o arreglándoles el cabello, todo esto en la casa de su propiedad, ubicada en la esquina de las calles Escobedo y Degollado, en el lugar que actualmente se encuentra un salón para eventos sociales. Por ser siempre un hombre honesto, serio y de intachable honradez, el Gobierno del Estado le confirió el cargo de director de la Oficina Recaudadora de Rentas, función que llevó a cabo en forma muy eficiente. También incursionó en la vida política municipal, apoyando en sus campañas a personajes como Fernando Viejo, Gilberto Garza, Gilberto González Pérez, Pablo Salazar, Antonio G. Garza, Antonio González "El Ciclón” y otros más, la mayoría de los cuales llegaron a ser Presidentes Municipales; la forma en que contribuía era como orador o maestro de ceremonias, pues era poseedor de una gran facilidad de palabras y una voz característica que era agradable al oído, siendo además requerido en los eventos cívicos, describiendo magistralmente desde el balcón de la Presidencia Municipal, las cualidades distintivas de cada una de las escuelas a medida que iban desfilando frente a aquel lugar ocupado por las autoridades municipales e invitados de honor.

Fue tanto el gusto por la política que llegó a ocupar la Presidencia del Comité Municipal del P.R.I. de Sabinas Hidalgo, quedando como testigo mudo de ello, la fotografía de este incansable maestro en la Galería donde se encuentran varias más de quienes al igual que el maestro Silvino, ocuparon tan digno cargo como dirigentes políticos.

Cada fin de semana, se dirigía en compañía de su estimada familia a Sombreretillo, para visitar a sus hermanos Edmundo y Maximiliano y luego visitar su ranchito denominado "Sardinas", porque por él pasa una acequia por donde corre permanentemente agua cristalina bajada de la sierra, donde nadan gran cantidad de sardinas. Este hermoso lugar se ubica en la parte poniente del poblado, sobre un cañón franqueado por dos montañas, teniendo como marco la ya famosa sierra de "Picachos".

Profr. Otoniel Arrambide Villarreal
Miembro de la Asociación de Escritores de Sabinas Hidalgo


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales