Profr. Otoniel Arrambide VillarrealEl maestro Silvino fue un admirador y eterno enamorado de Sombreretillo, su lugar de origen y de donde un día saliera para prepararse y andar por esta vida; prueba de ello fue el hecho de que cada vez que tenía la oportunidad, acudía a visitarlo, especialmente los fines de semana, para convivir con sus familiares y amistades, a la vez que se informaba de las necesidades del pueblo y realizar una labor permanente de gestión ante las autoridades e instituciones diversas; ya que en todo tiempo su pensamiento y buenos deseos los estuvo siempre proyectando hacia el bienestar y progreso de su "Ranchito", lugar inolvidable donde vivió felizmente su tierna y alegre infancia, demostrando así su perenne agradecimiento por ese pintoresco y bello pueblo rodeado de hermosas montañas y de las cristalinas y mansas aguas de su gigantesca presa, convirtiendo esto en un fabuloso espacio donde el maestro Silvino le daba rienda suelta a su amplia imaginación al mismo tiempo que se cargaba de energía positiva y alimentaba a su siempre inquieto espíritu.
Por el año de 1949, llega como maestro y director de la Escuela Primaria Federal "Bonifacio Salinas Leal", (Hoy "Venustiano Carranza"), situada en la Cabecera Municipal de Sabinas Hidalgo, donde continuó su trabajo docente en forma excelente al frente de los alumnos de sexto grado a la vez que se desempeñaba como director, contando con el apoyo de un equipo de grandes maestros entre los que podemos recordar a María Dolores Treviño, Eloísa Ibarra, Narciso Cantú Peña, Saúl Garza Garza, Inés Garza Peña, Abel Silva Silva y Sergio Hernández Cantú, sobreviviendo en la actualidad solo éste último.

Al maestro Silvino se le quería y respetaba, dentro y fuera de la escuela, como maestro fue un verdadero ejemplo a seguir, por su recia y a la vez amable personalidad, pulcro e impecable en su manera de vestir; hábil y eficiente para el desempeño de su profesión ante sus alumnos, dotado de un gran sentido común y enorme experiencia que había adquirido en "la escuela de la vida"; atributos que lo colocan en el pedestal que ocupan aquellos maestros de los que nunca se olvidan aunque pasen y pasen los años, porque se supo ganar a pulso el aprecio y reconocimiento de cuantos tuvimos el placer de conocerlo, convivir y tratarlo como un humanista educador y admirado profesor.
Como su alumno que fui de él, puedo decir que vivió en constante preocupación por el progreso académico  de sus alumnos, efectuando evaluaciones periódicas para darse cuenta de los logros y deficiencias académicas y de esa manera convertir a éstas últimas en áreas de oportunidades para elevar el aprovechamiento en general.

Por esos años se trabajaba mañana y tarde en las escuelas y recuerdo muy bien que los maestros de la Escuela Secundaria "Profr. Antonio Solís", hacían comentarios en el sentido de que los alumnos procedentes de la Escuela Primaria "Bonifacio Salinas Leal", venían muy bien preparados, especialmente en Ortografía y esto se daba porque casi a diario, antes de la salida, ya fuera en la mañana o en la tarde, el maestro Silvino dictaba diez palabras de ortografía, las cuales revisaba en forma rápida, dándole salida a quien no  había tenido error, mientras que los que presentaban desaciertos deberían escribir diez veces en forma correcta cada una de las palabras en las que se habían equivocado, después de ello revisaba y les daba la salida a sus casas.

Profr. Otoniel Arrambide Villarreal
Miembro de la Asociación de Escritores de Sabinas Hidalgo


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales