Profr. Otoniel Arrambide VillarrealSi en lo deportivo, mi compañero y amigo Profr. Erasto Cantú Guerra y un Servidor, logramos obtener y ver coronado un gran triunfo con nuestros alumnos, además de otros no tan relevantes; también en el área académica coseché muchas satisfacciones en aquella escuela rural. Para tal fin me sirvió de inspiración los comentarios muy positivos que del maestro Benjamín Hernández Hernández, hacían mis compañeros que me aventajaban en años de servicio en la docencia, en el sentido de que era todo un profesional del magisterio; prestigio bien ganado por la completa entrega en su labor de educador, dejando en las diversas comunidades donde trabajó, muy bonitos recuerdos, así como el aprecio y estimación, no solo de sus alumnos y padres de familia, sino de todos los vecinos de esas localidades; pero lo que más me llamó la atención de este singular profesor quien también trabajaba en la misma Zona Escolar, lo fue el hecho de haber obtenido con uno de sus alumnos de la escuela rural del ejido "Emiliano Zapata" de Vallecillo, el segundo lugar en el concurso de aprovechamiento académico de sexto grado, muy meritorio ya que compitió con las escuelas urbanas de organización completa de Sabinas Hidalgo.

Este ejemplo por demás admirable, me estimuló aún más para seguir acrecentando mis esfuerzos y dedicación en la diaria tarea de educar. Por cuatro años consecutivos, semanas antes de concluir los cursos escolares, acudí con los mejores alumnos para participar en esos concursos de aprovechamiento escolar, promovidos y organizados por el C. Supervisor de la Zona con el deseo de lograr un buen resultado con mi educando, a sabiendas de que estaba en desventaja ante las escuelas urbanas, por lo que al no alcanzar uno de los tres primeros lugares, no me desesperaba; por el contrario, renacía en mí el ferviente deseo de que con más trabajo y dedicación, algún día alcanzaría la tan anhelada meta.

En el cuarto año de participación, mi alumna estuvo cerca de lograr el propósito deseado y me regresé a mi comunidad pensando que entre mis alumnos que en el siguiente año escolar 1971-1972, pasaban a sexto grado, había varios muy estudiosos y dedicados y que muy posiblemente alguno de ellos podía alcanzar el objetivo deseado.

Por fin llega la fecha para la realización de aquella competencia académica en el año de 1972, llamado "Año de Juárez", acudiendo con mi alumno Juan Jerónimo Vázquez Serna a la sede del concurso, la escuela primaria "Venustiano Carranza", observando gran seguridad en mi educando a la vez que le daba las últimas recomendaciones y repasos, poco antes de presentar el examen de conocimientos. Llegado el momento se inició aquel concurso y los maestros asesores nos retiramos para que el aplicador hiciera su trabajo. Uno a uno según transcurría el tiempo, iban saliendo del aula quienes terminaban aquella evaluación escrita y nosotros sus profesores, un poco ansiosos les preguntábamos sobre el contenido y grado de dificultad con el fin de formarnos un juicio de valor sobre sus reales posibilidades de alcanzar o no el triunfo. Al recibir a mi pupilo, me comenta con gran alegría que estaba seguro de haber contestado en forma acertada todos y cada uno de los reactivos, abrigando por ello grandes esperanzas. Al terminar de revisar aquellos documentos evaluadores, nos llama el Supervisor Escolar, Profr. Mario Gutiérrez Ochoa (QEPD), para darnos a conocer los resultados de ese concurso, resultando ganador mi alumno Juan Jerónimo Vázquez Serna, con una calificación de 100, logrando con esta hazaña lo que años atrás, estuvo a punto de alcanzar el profesor y compañero de trabajo, a quien admiro, aprecio y respeto, Benjamín Hernández Hernández. Este logro académico le valió a mi alumno, como premio a su esfuerzo, acudir con otros educandos de Nuevo León, a la ciudad de México donde fueron recibidos y felicitados por el Presidente de la República, Lic. Luis Echeverría Alvarez, quien les dio la bienvenida y los felicitó por el logro tan valioso alcanzado.

Después de este acontecimiento, me retiro como maestro de educación primaria al siguiente año, para pasar a profesor de secundaria en la Escuela Técnica #3, "Amparo de Los Santos de Viejo", llamada en ese tiempo Secundaria Técnica #44 (ETA 44).

Profr. Otoniel Arrambide Villarreal
Miembro de la Asociación de Escritores de Sabinas Hidalgo


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales