Profr. Otoniel Arrambide VillarrealJefe, de cuando en vez , me decías cuando a mi te dirigías
Ocurrencia tuya con la que inmerecidamente me honrabas,
Se que con toda sinceridad los expresabas
En los momentos que el peligro a veces me acechaba.

Ahora que postrado en cama te encuentras
No en una, sino en muchas ocasiones a Dios le pido,
Tenga piedad de ti, mi excelentísimo amigo;
Obras ejemplares como maestro supiste dejar,
Nativo tú, de Parás, el destino a Sabinas te trajo
Inquieto profesor de Matemáticas de la Secundaria
Obsesivo y tenaz en el cumplimiento de tu deber.

Sabiamente tu cátedra preparabas e impartías
Asesorando a tus discípulos con grandes alegrías
Nectario infinito de asignaturas varias
Tesonero, inquieto y sincero amigo
Ostentador de un carisma inusual y deslumbrante
Siempre optimista, alegre y con gran don de gente.

Durante muchos años fuimos compañeros de trabajo
Una y mil veces intercambiamos experiencias educativas,
Renovando nuestra vocación v sed de enseñar,
Amigo leal y fiel, hoy te recuerdo, Maestro ejemplar;
Nuestra amistad, hasta la eternidad habrá de perdurar.

Profr. Otoniel Arrambide Villarreal
Miembro de la Asociación de Escritores de Sabinas Hidalgo


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales