Profr. Otoniel Arrambide VillarrealSe da por entendido que para este padecimiento no existe hasta la fecha algún medicamento que lo sane y la edad promedio de vida una vez detectado es de 7 años y muy pocas veces suele sobrepasar los 10 años. Existen varias teorías sobre el origen de la enfermedad, entre ellas podemos apuntar las siguientes:

  1. Agentes tóxicos producidos por algunos metales como el aluminio, plomo, zinc y el mercurio. Según esta teoría, las toxinas provocan que las neuronas se empiecen a degenerar, haciendo a la vez que se acumulen en el cerebro proteínas que dificultan su funcionamiento normal, provocando paulatinamente la muerte de las células cerebrales
  2. Algunos investigadores suponen que los altos niveles de colesterol, la arteriosclerosis y la hipertensión arterial, juegan un papel importante en el desarrollo de esta enfermedad.
  3. Otros piensan que el contacto continuo con insecticidas al aplicarlo sobre las plantas con bombas aspersoras, producen efectos nocivos para la salud.
  4. Lesiones o golpes en la cabeza.
  5. Las teorías mas recientes afirman que la acumulación de ciertas proteínas en el cerebro, las cuales se acumulan en las neuronas formando lo que se llama nudos neurofibrilares, mismos que obstaculizan su funcionamiento normal.
  6. Existe otra proteína que se deposita fuera de las neuronas, produciendo placas seniles, compuestas de estas proteínas y neuronas muertas o en proceso de morir. También existen las placas neuríticas que se forman cuando alrededor de las proteínas se acumulan desechos de neuronas muertas.
  7. En la actualidad se piensa que los factores genéticos son mas importantes que todo lo anteriormente citado.

Para prevenir o cuando menos retardar la aparición de esta enfermedad se recomiendan ciertas medidas de las cuales aún se duda de sus efectos, pero la experiencia dice que las personas con menos posibilidades de padecer este mal, son aquellas que poseen una buena preparación académica o que desarrollan diversas actividades intelectuales como jugar ajedrez, resuelven crucigramas o practican interacciones frecuentes. También es muy favorable el hecho de que la persona aprenda uno o mas idiomas, además del propio; además es recomendable la dieta mediterránea que incluye frutas y vegetales, pan, cebada y otros cereales, aceite de oliva, pescado y vino tinto.

Como conclusión cabe mencionar que la enfermedad de Alzheimer, no tiene cura y que con el tiempo el paciente queda imposibilitado para cuidarse a sí mismo por lo que los cuidados por terceras personas son de suma importancia para mantener una buena calidad de vida del enfermo hasta que llegue su fallecimiento.

Profr. Otoniel Arrambide Villarreal
Miembro de la Asociación de Escritores de Sabinas Hidalgo


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales