Profr. Saúl Garza Garza

Profr. Otoniel Arrambide Villarreal

Por su gran entrega y dedicación en el campo de la educación, las autoridades municipales lo requirieron para ocupar el cargo de Srio. del Departamento de Acción Cívica, Recreativa y Cultural, fungiendo además como maestro de ceremonias en los actos cívicos e interpretando con mucho fervor patrio, nuestro glorioso Himno Nacional Mexicano en el balcón del Palacio Municipal.

Siempre quiso estar bien preparado para el desempeño de su trabajo; por lo que después de convertirse en Director, a partir de 1967 inició los cursos para directores en el Instituto de Capacitación del Magisterio, concluyendo sus estudios en forma satisfactoria con las más altas calificaciones, conocimientos que mucho le sirvieron en su trabajo directivo.

Como en esta vida todo lo que tiene principio tiene fin, el maestro decide retirarse para dar paso a las nuevas generaciones, por lo que el día 31 de diciembre de 1987, después de cumplir cuarenta años ininterrumpidos de servicio, se jubila recibiendo el 15 de mayo de 1988 la medalla "Altamirano", ¡Honor a quien honor merece!

La nostalgia por su escuela, jamás desapareció de su mente; así después de jubilado, seguía asistiendo para llevar alegría y buen humor, interpretando canciones infantiles a los alumnos más pequeños. Quiso tanto a sus maestros que los consideraba como sus propios hijos, los que como un gesto de agradecimiento, gratitud y reconocimiento, le rindieron un homenaje muy tierno y conmovedor al fundar en la propia escuela la sala de lectura que lleva su nombre.

Su vida de jubilado transcurría entre sus actividades cotidianas, el hogar al lado de su inseparable compañera y esposa la señora "Olguita", visitando con frecuencia la escuela de sus amores; siendo un ejemplo viviente de buen esposo y padre, teniendo la dicha de ser abuelo por doceava ocasión, queriendo por igual a todos sus nietos a quienes deleitaba entonándoles gran cantidad de canciones infantiles.

Para tristeza de sus familiares, un viejo padecimiento crónico le produjo una terrible enfermedad: cáncer pulmonar. Después de este fatal diagnóstico, luchó con entereza y valor por espacio de un año; jamás se derrumbó su moral, al contrario, frecuentaba salir a caminar por las calles de su pueblo y en una de esas ocasiones tuve la oportunidad de saludarlo, siendo entonces cuando me comentó de su padecimiento y a los pocos meses lo visité en su hogar, encontrándose postrado en cama, colmado de atenciones por su amada esposa.

Fallece el 3 de mayo de 2002, a la edad de 72 años, momento de verdadera pena y tristeza para sus familiares. Sus ex-compañeros maestros lo reciben en la escuela para despedirlo con mensajes llenos de emotividad, para luego brindarle un minuto de aplausos. Su recuerdo está presente en las canciones, bailables, sus sabias enseñanzas, su vida ejemplar y los certeros consejos dados no solo a su familia sino que a todo el que se lo solicitaba.

La comunidad con la que tanto convivió, siempre lo recordará como un gran maestro. Sus restos mortales descansan en paz con la quietud y el silencio que solo la eternidad suele brindar, teniendo la plena seguridad de haber sembrado la semilla del saber en todos y cada uno de quienes tuvimos la fortuna de ser sus alumnos.

Profr. Otoniel Arrambide Villarreal
Miembro de la Asociación de Escritores de Sabinas Hidalgo


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales