En el Archivo Municipal de Monterrey existen diversos tomos que muestran la intención de los antiguos pobladores en demostrar su limpieza de sangre. Para las investigaciones genealógicas e históricas, incluso demográficas, son un excelente medio, pues en lugar de buscar información de libros parroquiales y civiles, en un solo expediente se accede a la construcción genealógica de manera efectiva. Acudían a testigos ya mayores de 60 años, que pudieran conocer a los padres y abuelos del que pedía el juicio. Se le pedía información: nombre, patria, estado, calidad y ejercicio y bajo juramento se comprometía a decir la verdad.

Por ejemplo, el 7 de septiembre de 1799 doña Ana Josefa de la Garza, ya viuda de don Antonio García, pidió un informe sobre la limpieza de sangre de su hijo de nombre Joaquín, para enlazar el parentesco que tenían con la familia fundadora de la hacienda de San Juan Bautista de la Pesquería Grande, los Fernández de Castro, pues su hijo José Joaquín García se hallaba estudiando en el Real y Tridentino Colegio Seminario de Monterrey y deseaba obtener los beneficios económicos de una capellanía fundada por Catarina Fernández y por su esposo un señor de apellido Bárcena.

La limpieza de sangre consistía en un cuestionario en la que los más viejos del lugar eran testigos de la limpieza de sangre o genealógica de la persona en cuestión, sobre todo, para saber que era descendiente de cristianos viejos y no había mestizaje presente que indicara familiaridad judía o islámica o inclusive indígena. Se les preguntó si sabían que José Joaquín era descendiente directo de los fundadores de la Pesquería Grande: don Gonzalo Fernández y María Rodríguez en tierras que les mercedó el entonces gobernador del Nuevo Reino de León don Martín de Zavala. Ahí se menciona que el hijo de ellos, Gonzalo el chico, había salido del Nuevo Reino de León para regresar casado con doña Manuela Díaz. Don Gonzalo había muerto y fue enterrado en Monterrey, por lo que su viuda en compañía de su hija Catarina, se fueron a Zacatecas. Allá Catarina contrajo nupcias con un vecino de apellido Bárcena, quienes fundaron una capellanía con la cual se decía se iba a apoyar a los miembros y descendientes de los Fernández de Castro y Rodríguez que decidieran ingresar a la vida consagrada.

En el cuestionario realizado por José Nicolás de Elizondo, comisionado por el gobernador del Nuevo Reino de León, se hace alusión de que José Joaquín pertenece a cristianos viejos y limpios de toda mácula, raza de indios, judíos, mulatos y penitenciados del Santo Oficio. Ahí se dice que los abuelos paternos de José Joaquín García eran José Luis García y Ana de la Garza.

Uno de los testigos fue Juan Cristóbal de la Garza, vecino y criador de ganados y agricultor del Valle de San Juan Bautista de Pesquería Grande, de 67 años y que fue padrino de bautizo de José Joaquín. Otro de los los testigos fue Pedro José de la Garza, vecino del mismo valle y de 77 años, que por cierto, fue entrevistado en su casa por tener problemas de ceguera. Otro de los testigos fue José Macario Fernández, original y vecino ya viudo de 81 años. También participaron Ignacio Rodríguez de la Garza, Jacinto de la Garza, Nicolás Rodríguez, Antonio Fernández y Garza, Estanislao Quilino de la Garza, José Pastor Rodríguez, Antonio Fernández Guerra, Miguel González de Anaya y Ramón de la Garza Sepúlveda.

Ahí se desglosa la siguiente información genealógica:

  • Don Gonzalo Fernández de Castro y María Rodríguez, los fundadores de la Hacienda de San Juan Bautista de la Pesquería Grande, tuvieron por hijos a Lázaro, Diego y Clara.
  • Lázaro no se especifica con quien se casó, pero tuvo un hijo llamado Gonzalo Fernández el Chico que se casó con Manuela Díaz. Tuvieron una hija llamada María Catarina casada con Fulano Bárcena, fundadores de la capellanía.
  • Diego se casó con María de la Cerda y procrearon a Diego Fernández el Chico quien se casó con Juana de Quintanilla. Ambos fueron padres de Ana María Fernández quien se casó con Salvador de la Garza. Ambos tuvieron por hija a Ana Josefa de la Garza que se casó con José Antonio García, quienes procrearon a José Joaquín.
  • Clara se casó con el sargento mayor Jacinto García de Sepúlveda, quienes procrearon a Petronila Sepúlveda, a su vez casada con Gabriel de la Garza. El hijo de ambos, llamado también Gabriel se casó con María Cavazos. Un hijo de ellos, Salvador de la Garza se casó con Ana María Fernández, padres de Ana Josefa de la Garza, madre de José Joaquín y casada con José Antonio García.

José Antonio García, padre de José Joaquín García, había nacido el 29 de marzo de 1732 y fue bautizado en el templo parroquial de Monterrey el 10 de abril de ese año. Era hijo de José Luis García y de Ana de la Garza. El primero, hijo de José Cristóbal García y Josefa Buentello, de la familia del fundador de Santa Catarina, el capitán Lucas García, mientras que la segunda Ana de la Garza, fue bautizada el 11 de abril de 1721 en el templo parroquial de Monterrey, hija de Blas de la Garza y de Ángeles Méndez.

Antonio Guerrero Aguilar
Cronista de la Ciudad de Santa Catarina


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales