Dr. Antonio Guerrero Aguilar

En ésta colaboración, trataré de un tema enigmático, interesante, un anhelo que muchos quisieran encontrar para que salve y solucione los problemas económicos.

Dr. Antonio Guerrero AguilarEn ésta colaboración, trataré de un tema enigmático, interesante, un anhelo que muchos quisieran encontrar para que salve y solucione los problemas económicos. Ciertamente hay quienes piensan que el mejor tesoro está en el amor, en la salud, en la amistad, la dicha y en la felicidad. Pero quien de nosotros en nuestra infancia no soñó con encontrar grandes riquezas o le gustaba escuchar cuentos y relatos que tenían que ver con los tesoros.

La palabra tesoro viene del griego theseo que significa guardar o tener bajo cuidado. Un derivado de ella es thesaurus, concepto relacionado con la liturgia cristiana y con la cual llamaban a una colección de escritos o de diccionarios que se usaban en las ceremonias religiosas. Es probable que en su sentido original tuviera más que ver con la riqueza espiritual que material. De ahí que siempre se refería a la riqueza de los templos como "el thesauro de los templos" y que comprendía objetos litúrgicos diversos que se usaban en las ceremonias. Ahora se considera que el tesoro es una fuente de riqueza ya sea de metales o de piedras preciosas, pero también de objetos únicos y valiosos.

La idea en torno a la existencia de tesoros ocultos es muy antigua, pues se tenía la creencia de que eran escondidos por personas poderosas y a lo que solo se podía acceder a ellos de una forma especial. Se dice que el tesoro elige a quien lo encuentra y no al revés. De ahí que muchos buscadores aun esperen el sueño de los justos para encontrar un tesoro. En todo esto sobresale la mentalidad mágica. Por ejemplo, en el siglo XVI, los colonizadores españoles soñaban con encontrar una ciudad mítica repleta de oro y piedras preciosas.

Muchas de las leyendas en torno a los tesoros, tienen que ver con riquezas extraordinarias y ocultas, que eran señaladas por fantasmas, animales, ruidos, luces o huesos. Hasta tenemos un refrán que dice: “en donde llora el muerto está el tesoro”. Una vez que se encuentra el tesoro se oye una voz que dice. “O todo o nada” o que también, si alguien de quienes encuentran el tesoro tiene malos pensamientos, el tesoro se mueve de lugar o se pierde otra vez o puede caer una maldición.

Regularmente se piensa de que los tesoros son el fruto de un robo cometido ya sea por indios, salteadores, revolucionarios, bandidos o personas ricas que escondían sus riquezas en lugares alejados y de difícil acceso en las montañas o bien en las viejas paredes de las casas o encima de los marcos de las puertas.

En casi todo el siglo XIX y parte del XX hubo movimientos armados en nuestra nación, por eso decían que el dinero se guardaba en la casa porque no había bancos y los potentados ocultaban sus recursos, con el temor de que les quitaran sus ganancias. Lo raro es que con el trascurso del tiempo hasta los mismos propietarios y sus familiares se olvidaban de ello.

Antonio Guerrero Aguilar
Cronista de la Ciudad de Santa Catarina


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales