Dr. Antonio Guerrero Aguilar

Italia es el nombre del país que inmediatamente reconocemos en un mapamundi, pues su forma similar a una bota es inconfundible.

Dr. Antonio Guerrero AguilarItalia es el nombre del país que inmediatamente reconocemos en un mapamundi, pues su forma similar a una bota es inconfundible. En su territorio podemos distinguir cinco regiones, la del norte más apegado al continente europeo en cuyos paisajes predominan los Alpes, a sus pies la llanura del Río Po, una zona central articulada por los Apeninos en la cual vivieron los etruscos y los romanos, repleta de joyas arquitectónicas e históricas y un sur que va desde Nápoles hacia la parte baja de la península en el golfo de Tarento y el estrecho de Messina y otra que integra las dos islas de Sicilia y Cerdeña. Italia es un país mediterráneo y está en medio del Mar Tirreno y del Mar Adriático y al sur el Mar Jónico.

La raíz etimológica de Italia, es de origen griego y tiene que ver con la palabra toro. En latín tiene parecido con iutulus que significa becerro, tal vez por la abundancia y la belleza de éstos animales que se crían en la península itálica. Originalmente se denominaba Italia a la región de la Calabria y luego se extendió a toda la península. La región de Calabria está en el sur, prácticamente en la punta del pie de esa bota.

También la palabra Italia tiene que ver con una rebelión de los esclavos en contra de Roma y que para ello mandaron hacer unas monedas en las cuales se confrontaba un toro con una loba, que era el animal representativo del imperio romano. El nombre también puede estar relacionado con las prácticas totémicas que los antiguos habitantes de la península realizaban, quienes consideraban al toro como un animal sagrado.

Italia es la cuna del Imperio Romano y uno de los pilares de la cultura europea. A la caída de Roma, después de la invasión de los bárbaros, la región se fragmentó para conformar Estados independientes. Sucesivamente van tener el control los reyes lombardos (siglos V al VII), el Rey Carlo Magno y su dinastía entre el siglo VIII y el XI y luego por familias de nobles germanos entre los siglos XII y XIII. Así surgieron ciudades como Milán, Nápoles, Pisa, Génova, Venecia y Florencia. También los franceses en un tiempo gobernaron sobre la península, entre los siglos XVI y XIX, borbones españoles ejercieron su control en Sicilia, Nápoles y Parma, los Habsburgos regían en la región de Lombardía y del Véneto, la Casa de Saboya en Liguria y el papado en los estados pontificios cuya capital era Roma.

Los italianos tienen fama de ser galanes y románticos, de que hablan precisamente una lengua que nos remite necesariamente al amor y a la pasión. De hecho el italiano es la base de la música y de la ópera. El origen de la lengua italiana es el dialecto toscano, que Dante Alighieri difundió a través de sus obra La Divina Comedia.

Es un pueblo orgulloso de su historia y de su tradición, de grandes arquitectos y diseñadores, de buenos vinos, autos y fútbol. Su selección representativa tiene cuatro títulos mundiales solo superados por los brasileños que tienen cinco. De su música vibrante y de su buen cine.

La lengua oficial del imperio romano fue el latín y tiene que ver con la región del Latio que fue donde los romanos establecieron la capital de su gran imperio. Ese idioma se impuso en todas las regiones que gobernaron y luego al adquirir características regionales propias, dieron origen a las llamadas lenguas romances, entre las que se encuentra el francés, el portugués, el italiano, el rumano y el castellano.

Como se mencionó en un principio, Italia es la cuna de grandes civilizaciones: el sur de Italia fue sede de la llamada Magna Grecia, sus costas fueron colonizadas también por los fenicios y por los árabes. En la antigua Toscana y Emilia Romagna vivieron los etruscos antes de la llegada de los romanos. Ahí en la región central se asentó un imperio que llegó a controlar en su tiempo a todo el mar Mediterráneo y sus confines llegaban hasta Gran Bretaña y Alemania, casi todo el norte de África y desde el Medio Oriente hasta las costas de Portugal a la cual llamaban Porto Cale, lugar del puerto. Ellos sintetizaron y adoptaron diversas culturas propias de los pueblos que dominaron, como los griegos, los egipcios, los etruscos, los fenicios, los celtas y los galos.

Ahí surgió la primera universidad en Bolonia en el siglo XII. Es la cuna del Renacimiento y de las repúblicas estado como Venecia, Génova, Milán, Florencia, Nápoles, Sicilia y Cerdeña. Pero también fue escenario de las confrontaciones entre las principales potencias medievales que se adueñaron de sus tierras.

La Italia que vio nacer al más italiano de los santos y al más santo de los italianos, al poverello de Asís, precursor del Renacimiento, de la ecología, de la espiritualidad, de la alegría de vivir predicando con el ejemplo San Francisco de Asís. Cuna de grandes artistas y arquitectos como Leonardo, Miguel Angel, Rafaello di Sanzio, Filipo Brunelesqui entre otros más y de grandes astrónomos como Galileo.

En la Edad Media, Italia fue testigo de cómo los pontífices edificaron un imperio terrenal, bajo la premisa de que ellos también de ejercer un dominio terrenal y a la vez espiritual. Así surgió el llamado Sacro Imperio Romano Germánico en el siglo VIII.

Se dice que los italianos son por naturaleza un país trágico, con inclinación a procrear familias numerosas, proclives al machismo y a la mamitis, por aquello de que se vive en un sistema en donde el matriarcado y la madre tienen mucha influencia; con gobiernos demócratas cristianos o socialistas, inestables y efímeros, que lo mismo caen por ineptitud o corrupción, con una política en la cual se meten los curas, las religiosas, socialistas y los masones, con mafias siniestras, con ladrones de carteras por doquier, con policías de opereta, con guardias civiles a quienes llaman carabinieris. Los italianos son dados a discutir de todo y por cualquier provocación, en las cuales gritan y gesticulan. Pero a la vez Italia es un país hermoso, maravilloso y feliz. Un país que lo tiene todo a su alcance y en donde la actitud de sus habitantes, los italianos lo dice todo. Para ellos la vida es bella y hay que vivirla plenamente a pesar de las adversidades.

Italia es el país que prácticamente rodea a la Santa Sede, la Ciudad del Vaticano y a la República Serenísima de San Marino. La Santa Sede tiene su origen cuando Benito Mussolini y el Papa Pío XI firmaron el Tratado de Letrán que puso fin a la cuestión romana, es decir, a los problemas que se generaron cuando el Rey Víctor Manuel II despojó a los Papas de sus territorios. Con ello, el papa reconocía a las autoridades italianas a cambio de que Italia reconociera al Pontífice Romano con autoridad en un pequeño territorio en donde se asienta el Estado Vaticano.

Al mediar el siglo XIX, Italia no estaba unificada sino dividida en multitud de países y regiones independientes unas de otras. Fue cuando la familia reinante del Piamonte, la Casa de Saboya se dio a la tarea de unificar a todos los pueblos con una cultura, historia y lengua común. Ya desde 1849 se pretendía echar a los austriacos del norte de la península pero sin éxito alguno, hasta que el Rey Víctor Manuel II, sin abandonar los ideales de la unificación y apoyado por Camilo Benso, el conde de Cavour, ministro inteligente que logró el apoyo de franceses para echar a los austriacos.

De esa forma, en 1859, en la batalla de Magenta y Solferino la región de Lombardía y el Véneto pasaron a formar parte del Reino del Piamonte. Luego con el apoyo de José Garibaldi se logró la unificación del sur. Solo faltaban Venecia y Roma. Para 1861 la Reina del Adriático se sumó y con ello Victor Manuel se proclamó Rey de Italia. Fue hasta el 2 de julio de 1871 cuando entró a Roma con su corte y ésta quedó convertida en la capital de la nación italiana. La misma casa de Saboya gobernó con Humberto I que fue asesinado en 1900 y Víctor Manuel III que gobernó hasta 1946.

El dos de junio de 1946 se realizó un referendum sobre la monarquía, con el cual se discutió sobre la forma de gobierno, se adoptó el sistema republicano y se decidió que la Casa reinante de Saboya se fuera al exilio por su ayuda al régimen fascista, adoptando una nueva constitución que entró en vigor el 1de enero de 1948. Por eso el dos de junio, es fiesta nacional para los italianos.

Antonio Guerrero Aguilar
Cronista de la Ciudad de Santa Catarina


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales