Para referirnos a los maestros hay muchas formas: les decimos profesores, docentes, maestros, mentores. La palabra profesor tiene que ver con el verbo profesar. El prefijo pro nos indica una acción decidida, además de que las cosas se hacen públicas. La otra raíz etimológica de profesor viene de fateri que en latín significa hablar, declarar, confesar, reconocer o demandar. En sí, el profesor es el que habla en público. Pero también profesor tiene algo que ver con el profeta, los hombres de Dios que hablaban en su nombre y tenían la facultad de anunciar y denunciar.

Mientras que el docente viene del latín docens, que es quien enseña. De ahí que se diga que el maestro es el docente y el alumno es el discente o sea quien es enseñado. Y ese concepto tiene que ver con la palabra disciplina. Maestro viene de magistrare que es una acción noble que denota grandeza y que a su vez está relacionado con la palabra madre. En latín lo contrario a magistrare era ministrare que literalmente significa servir. Por su parte, Méntor era el nombre del profesor que Ulises confió la educación de su hijo Telémaco. Hoy en día, en las escuelas que ofrecen una educación bilingüe les llaman mister, miss o teacher.

La importancia del maestro como formador del ser social ha sido reconocida en México desde 1917 cuando en el Congreso Constituyente, el diputado por Nuevo León, el profesor Jonás García y secundado por Benito Ramírez García y el Dr. Enrique Biseca Lobatón presentaron la propuesta ante el Congreso de la Unión para que fuera instituido el Día del Maestro, el día 15 de mayo.  Iniciativa que fue aprobada el 27 de septiembre del mismo año.

En la sesión correspondiente al 20 de octubre de 1917 se presentó el proyecto a los diputados que integraban el Congreso de la Unión. Después de leerse la iniciativa, el diputado Eduardo Hay no aceptó esa fecha, pues argumentó que regularmente caería entre semana y se interrumpirían las clases. Por eso propuso el festejo para el primer domingo de mayo, pero solo seis diputados de los 134 que integraban aquella legislatura lo apoyaron. Luego pasó al Senado en donde se aprobó por unanimidad.  De esa forma, el Presidente de la República, Venustiano Carranza, emitió el decreto respectivo el 23 de noviembre de 1917. Y la primera conmemoración del Día del Maestro en México fue el 15 de Mayo de 1918.

En Nuevo León, el entonces director general de Instrucción Primaria, profesor Emeterio Lozano, envió al Congreso Local el 24 de abril de 1918 una carta en la cual demandaba al Congreso Local para que también se instituyera un día especial para los maestros. Por lo que la Comisión de Instrucción Pública integrada por Santiago Roel Melo, Alberto Chapa y Gregorio Morales Sánchez declaró secundar el Decreto del Congreso General para que también se reconozca a los maestros de Nuevo León en el 15 de mayo.

Como ya hemos señalado, el promotor de dicha iniciativa fue el profesor Jonás García, que nació en Santa Rosa, Apodaca en 1872 y falleció en Monterrey en 1960. Además de ser diputado en el Congreso Constituyente de la Unión, ejerció el magisterio en Sabinas Hidalgo, Lampazos y Monterrey, en Saltillo, Coahuila y en San Antonio, Texas. En Nuevo León llegó a ser el Director de Educación, así como en el estado de Tamaulipas.

Conviene destacar que los pilares de la Escuela Nuevoleonesa de la Educación son nuestros beneméritos, entre los que destacan Miguel F. Martínez nacido en 1850 en Monterrey y fallecido en 1919. Estudió para ingeniero topógrafo. También se distinguió como músico y director de orquestas y escribió para revistas y periódicos. En 1881 dirigió la Escuela Normal. Intervino en la creación de la Biblioteca Pública del Estado. Fue maestro y funcionario en Nuevo León, Coahuila y en la Ciudad de México, en donde llegó a ser director de la Escuela Normal Nacional de Maestros y uno de los promotores de la fundación de la Universidad Nacional de México en 1910. El Congreso del Estado lo declaró Benemérito de la Educación en 1918. La Escuela Normal de Monterrey lleva su nombre.

La escuela normal de Sabinas Hidalgo lleva orgullosamente el nombre de Pablo Livas, nacido en Marín en 1872 y fallecido en Laredo, Texas en 1915. Se distinguió por sus innovaciones como educador y autor de temas pedagógicos. Fue maestro en la Normal del Estado y de la Academia de Señoritas. Fue declarado Benemérito de la Educación por el Congreso del Estado en 1972.

Otro destacado maestro fue Plinio Ordóñez, nacido en 1882 en Montemorelos, Nuevo León y murió en Monterrey en 1970. Egresado de la Normal en 1900. Dirigió escuelas en General Terán, Villaldama y Monterrey. Se distinguió como pedagogo organizando eventos sobre su especialidad en Monterrey. Participó en la fundación de la Universidad de Nuevo León en 1933, de la Sociedad Nuevoleonesa de Historia, Geografía y Estadística en 1943 y de la Biblioteca de Montemorelos. Fue declarado Benemérito de la Educación por el Congreso del Estado en 1968.

La escuela normal de Montemorelos honra la memoria de Serafín Peña. Nacido en San Sebastián de los Lermas, Guadalupe en 1844 y murió en Monterrey en 1926. Estudió en el Seminario de Monterrey. Dirigió escuelas en Monclova, Coahuila, Bustamante y Monterrey, Nuevo León. También fue director de la Escuela Normal. Se distinguió por la introducción de reformas escolares, por la organización de congresos sobre la educación y de la redacción de planes de estudio y de legislación educativa durante la gobernatura de Bernardo Reyes. Apoyó la creación de escuelas rurales y del establecimiento del primer jardín de Niños. En 1918 fue declarado Benemérito de la Educación por el Congreso del Estado. Autor de una buena cantidad de libros sobre historia y educación.

También son Beneméritos de la Educación, Moisés Sáenz Garza, creador de la escuela secundaria y de las escuelas rurales en México. Era originario de El Mezquital, Apodaca en donde nació en 1888 y falleció en 1941. Se distinguió como funcionario público, embajador y docente en diversos niveles educativos. Don Eugenio Garza Sada nacido en Monterrey en 1892 y fallecido en 1973. Promotor de la educación profesional y técnica en el estado. fundador del ITESM. Don Humberto Ramos Lozano también nacido en Apodaca en 1911. Maestro, fundador de escuelas, funcionario, intelectual y destacado maestro.

Por la calidad de los Maestros que Nuevo León ha forjado a través de sus instituciones formadoras de docentes, se habla de una “Escuela Nuevoleonesa” orgullo estatal que ha trascendido a nivel nacional y por qué no decirlo, internacional.

En el marco de esta conmemoración, el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), presenta una selección de indicadores sociodemográficos sobre la población ocupada en actividades educativas, con el propósito de contribuir al conocimiento sobre el tema en México.

En el año 2006, la población ocupada en actividades relacionadas con la educación ascendió a 1.6 millones de personas; de las cuales 1 millón 34 mil son mujeres y 610 mil hombres, siendo su distribución 62.9 y 37.1 por ciento, respectivamente. La mayor distribución porcentual de la población femenina y masculina ocupada en actividades educativas se concentra en el grupo de adultos de 30 a 44 años de edad con 48.9% y 44.8%, respectivamente.

Al 2006, había en el país 1.6 millones de personas ocupadas en actividades relacionadas con la educación.

  • De las 1.6 millones de personas ocupadas en actividades educativas, 1 millón 34 mil son mujeres; es decir, 62.9% del total.
  • De cada 100 hombres ocupados en actividades educativas, 14 se desempeñan en la educación superior; en contraste, de cada 100 mujeres, 7 laboran en dicho nivel.
  • El promedio de ingreso mensual de la población ocupada en actividades educativas es mayor en los hombres respecto de las mujeres.
  • Una proporción similar de maestras (63.2%) y maestros (60.8%), además de trabajar, realizan quehaceres domésticos; sin embargo, mientras que las mujeres dedican en promedio a la semana 21 horas, los hombres destinan 5 horas.

Antonio Guerrero Aguilar
Cronista de la Ciudad de Santa Catarina


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales