Profr. Santos Noé Rodríguez Garza

Para quienes nos hacen el favor de publicar nuestras inquietudes, para quienes tienen la gentileza de leer nuestros escritos y dar su opinión libre y sincera.

Profr. Santos Noé Rodríguez GarzaPara quienes nos hacen el favor de publicar nuestras inquietudes, para quienes tienen la gentileza de leer nuestros escritos y dar su opinión libre y sincera.

Nosotros no somos más que unos inquietos pueblerinos que nos gusta escuchar a nuestras gentes y trasladamos sus vivencias y recuerdos al papel escrito, somos unos forjadores de recuerdos los que limamos asperezas y le damos forma a las ideas y añoranzas que nos transmiten nuestros paisanos.

No pretendemos hacer historia, porque no somos historiadores, somos simples narradores de la crónica del pueblo en el que vivimos, sin buscar trascender fronteras ni clavar una pica en Flandes.

Queremos a nuestro terruño, amamos la agreste región que nos vio nacer, donde nuestros ancestros cultivaron la tierra y cuidaron sus ganados, donde sus descendientes siguen luchando día a día y a brazo partido para subsistir y darle el pan de vida y esperanza a los suyos.

El pueblo se transforma, ya se terminaron los viejos tendejones donde se vendían los víveres para el diario yantar, ya no existen los tendajos de las esquinas donde se cortaba el pelo, se atendía al cliente que inquieto sonaba una moneda en el mostrador para que le surtieran lo que necesitaba y se le vendía el traguito al vecino que quería abrir el apetito para ir a comer; ya no existen las carnicerías que colocaban una bandera roja afuera de su puerta, para que todos supieran que había carne de animal recién sacrificado. Ahora todos esos negocios se transformaron en super-tiendas donde te venden de todo: desde una navaja de rasurar, una veladora, una barra de pan, hasta leche, barbacoa y quesos y todo tipo de productos embotellados y enlatados.

Dejaron de transitar por la calle del pueblo los carricoches que expendían la leche recién ordeñada, ni los vendedores de pan recién salido del horno, que te daban dos piezas de pan de ganancia por cada peso que le comprabas.

Ahora ya todo comercio tiene una novedosa presentación ya no necesitas ir al sastre para que te haga un traje, vas a una tienda y escoges el que te quede y guste y te lo llevas de inmediato.

Así todo se transforma y cambia, por ello nosotros siguiendo el impulso de la modernidad, pretendemos ponernos al día y ya con un cúmulo de años nada despreciable tratamos de subirnos al tren de la tecnología.

Para el periódico Regional La Semana, para La Prensa de Sabinas 2ª Época y para el Portal Sabinas Hidalgo.net, nuestra gratitud eterna por cobijarnos en sus páginas y que el que reparte bienes y bendiciones les de la felicidad por siempre. Feliz Año 2010.

Santos Noé


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales