Profr. Santos Noé Rodríguez Garza

Estamos en la época del año que todos nuestros propósitos son buenos deseos; para todo contestamos: deseo que te vaya bien, deseo que triunfes, deseo que se cumpla tu sueño de hacerte rico, deseo que tengas buena salud, en fin, son buenos deseos. Considero que un anhelo sale mas barato que un obsequio, por eso los repartimos a diestra y siniestra, sin considerar que un simple deseo no resuelve nada.

Profr. Santos Noé Rodríguez GarzaEstamos en la época del año que todos nuestros propósitos son buenos deseos; para todo contestamos: deseo que te vaya bien, deseo que triunfes, deseo que se cumpla tu sueño de hacerte rico, deseo que tengas buena salud, en fin, son buenos deseos. Considero que un anhelo sale mas barato que un obsequio, por eso los repartimos a diestra y siniestra, sin considerar que un simple deseo no resuelve nada.

Alguien piensa que es mas razonable dar, que desear, por eso Saadi sentenció: “No se debe abrir la puerta a los deseos, porque después ya no hay medio de cerrarla”.

El que tiene la intención de ayudar debe hacerlo; sin detenerse a considerar, si el dar, resuelve su deseo.

Lo demás son sólo eso, buenas intenciones; mientras tanto el mundo marginado sigue careciendo de lo más indispensable, porque las personas responsables de resolverle sus problemas tienen solamente buenos deseos para hacerlo.

Hay quien considera que en estos tiempos se sensibiliza la humanidad al celebrarse el advenimiento de uno de los más grandes líderes religiosos que ha tenido la humanidad y que fincó sus principios en el amor; en el dar, no en el desear.

Hagamos una reflexión: si el desear sólo creo perspectiva, démosle un giro a nuestra forma de ser y en lugar de desear, vamos a dar, demos lo que tengamos en nuestras manos y nuestro corazón, resolvamos problemas aunque sean pequeños y estaremos fincando un cambio de bienaventuranzas.

Santos Noé


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales