Las campañas políticas están en toda su magnitud, no estamos acostumbrados a tanta saña y tanto descontón en las lides que se suponen deben ser democráticas y civilizadas.

Escuchamos de algunos candidatos a nivel nacional, propuestas descabelladas y soluciones que en el pasado se han visto que no son viables.

A nivel Estado y a nivel municipal también se repiten.

Tal parece que algunos candidatos quieren hacer de México un país de limosneros. En lugar de ofrecer planes reales de empleo y soluciones aterrizadas pretenden darle al pueblo todo gratis y con cargo al Erario Público.

No pretenden como el pueblo japonés; enseñar al hombre a pescar, sino que le quieren dar el pescado en su mano.

Es necesario que veamos con detenimiento qué planes de los que ofrecen son más viables y más realistas.

Porque con demagogia, mentiras y falsas promesas, sólo se consigue que el pueblo se aleje de las casillas y abomine de la política.

Todos queremos que nuestro pueblo progrese, que siga por la vía del engrandecimiento económico y cultural y ello se consigue con una buena propuesta y un sano juicio. Solo falta por hacerlo realidad.

Votemos el próximo dos de julio.



Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales