Profr. Benito López ValadezY sigue la mata dando, este modesto pero peleador equipo “verde”, alcanzó a hacer sus pininos en el softbol nocturno. (Como los tecolotes y bien podría decirse, que los jugadores del equipo, no veían la pelota de día, menos de noche). Eso fue en 1986.

En uno de los juegos, después de que salen los pauraques, (Ave que habita desde Texas hasta Tamaulipas), se jugaba el segundo y último partido de la noche y caía un poco de sereno (humedad de la noche), que mojaba el zacate del Parque “Profr. Daniel Guadiana Ibarra”, y muy remozado por cierto, se había encomendado a Benito López Valadez (O él agarró), la posición del short jitero o parador largo.

Alguien de los contrarios conectó un hit arriba del short stop y pegó en el zacate y siguió avanzando, Benito, salió como un rayo a encontrar la pelota, pero por lo mojado del zacate, se fue resbalando y continuó avanzando acostado sobre el césped y así continuo como unos 6 metros. (iba como patinando sobre jabón, pero acostado y con los pies hacia home,los brazos los alcanzó a pegar a los costados, hasta que se le acabó el vuelo). “El veinte”, como se diría después, se levantó buscando la pelota giró en todas direcciones y no la encontró.

Mientras los jugadores del cuadro, se desgañitaban pidiendo la pelota, pues lo corredores y él que había bateado, volaban por sobre las almohadillas y senderos. Benito seguía buscando la pelota, hasta que alguien le dijo:
-¿No la traerás en el guante?
Benito abrió el guante y efectivamente, la pelota yacía en el fondo del citado guante. La tomó y la aventó a home como pudo y la acción continuó.

Después contaban los compañeros:
-Tú no agarraste la pelota, la pelota te agarró a ti y ella sola cayó en el guante. Y así había sido.


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales