Profr. Benito López ValadezCorría el año deportivo de 1955, cuando un día Hugo Rogelio Castellanos Ramos, Héctor Benito Ríos Flores, Miguel Garza Durán, Rubén Eugenio Solís Montemayor y Benito López Valadez, fueron de “cacería” únicamente con una pistola calibre 22. Iban al lado norte donde ahora es la Colonia de los Santos, allí le dieron un “llegue” a los higos y las nueces, se escaparon, al igual que las naranjas, porque estaban verdes.

Llegan al punto de referencia, balazo tras balazo y de conejos y liebres, ninguno. Todo el camino, Benito Ríos, le iba pidiendo prestados a Benito López, diez o veinte pesos de aquel tiempo. La respuesta siempre fue negativa, porque sabía Benito que Benito, no le iba a pagar nunca el dinero. (Lo conocía muy bien, porque siempre andaban juntos).

En el instante en que Benito Ríos, traía la pistola, volvió a preguntar a Benito:

- ¿Me vas a prestar o no el dinero?

- Ya te dije que no. Respondió Benito.

Y como un rayo, empezó a tirarle balazos a los pies de Benito López.

Así bailando el jarabe tapatío, Benito se sacó brincando el único billete azul (Ignacio Allende) que traía, se lo aventó y le dijo:

- No me pagues nada, ni tampoco me devuelvas la feria. (50 pesos, era la paga de una semana de trabajo, al año siguiente de profesores ganarían 270 pesos al mes).


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales