Profr. Benito López ValadezMemorable, sería poco, aquel IV Torneo de Pesca de Robalo, que se celebrara en “Las Peñas”, antes de los hermanos “Chapa”, ya que estuvo rodeado de un buen número de incidentes, que se tratará de redactarlos para recordarlos, tal como sucedieron porque son de grata memoria.

Le llama “Lacho” Horacio R. Cavazos a Leonel Arturo Ruiz, más conocido por “El Matachín”, que es compadre del narrador y le dice:

-Me dicen que vas a ir al torneo y quiero saber si ¿me podrías llevar?, (no, cualquiera tenía en qué ir, o que quisiera exponer su camioneta o automóvil por el peñascoso y polvoriento camino a Parás).

Decía Leonel que era como ir en una lancha y agarrar las olas atravesadas. Falta decir que Leonel aceptó llevarlo.

Muy temprano, (hay que recordar que el torneo se iniciaba a las 6 de la mañana), el pintoresco grupo (iba también Oziel Ruiz García), partió en el automóvil Oldsmobile 1941, semiautomático de 8 pistones, pero en línea, color verde, muy trompudo y necesitaba llevar a alguien sentado en el cofre para que le avisara en las esquinas que no venía nadie.

Apenas iba agarrando vuelo cuando al poco rato, por la primer curva, (donde ahora está la Esc. Prim. “Pedro María Anaya”, como el radio iba encendido y tocando, lo que llamó la atención de Horacio el cual expresó:

-Oye Matachín y ¿Jala el radio?

-¡Pues no lo estás oyendo!, y acto seguido el radio agarró “vuelo”, humeó un rato y se quemó. Ya Leonel, empezaba a ponerse de mal humor.

Para no hacer la historia larga, Leonel llevaba 7 llantas extras, tronaron todas y la última ya puesta, pasó a mejor vida en la puerta de “Las Peñas” y no hubo más remedio, que llegar caminando y cargando todos los implementos a “Las Peñas”. Todavía se oye, que le decía Leonel a Horacio:

-¡No te vuelvo a traer, estás muy salado!-.


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales