José Castellanos MaldonadoHabiendo transcurrido el Día del Maestro, una de las fechas importantes que se festejan durante mayo, normalmente viene a mi memoria el recuerdo de mi admirado Profesor José Martínez que ya descansa en paz luego de una larga y muy fructífera existencia.

Sin embargo, su memoria perdura en todos los que tuvimos suerte de conocerlo, hayamos o no sido sus alumnos, que tal es mi caso, pues yo sólo fui alumno de la escuela “Margarito Martínez Leal” hasta cuarto año.

Y como ya lo he mencionado en otras ocasiones, el Profesor José, a quien, en mi modesta opinión, siempre he considerado el prototipo del auténtico maestro por vocación, además de director de dicho plantel tenía a su cargo el grupo de sexto año.

La otra cara de la moneda la representan los miles de aviadores dentro del gremio magisterial que cobran sin trabajar, y que le cuestan al erario alrededor de 35 mil millones de pesos anuales, según lo publicado en diversos medios, cantidad a la que podría dársele un mejor uso dentro del ramo educativo.

Otro mal y nefasto ejemplo dentro de este gremio lo constituyen miles de “maestros” adheridos a la CNTE que mantienen en un lamentable atraso a niños y jóvenes en estados como Michoacán, Oaxaca, Guerrero entre otros, pues se pasan gran parte del tiempo en paro de labores, habiendo hecho de las manifestaciones violentas un modo de operar para presionar a las autoridades y lograr sus fines, que, en realidad, poco o nada tienen que ver con el sagrado derecho a la educación de miles de pequeños, que de esta manera ven truncados sus legítimos deseos de superación que les permita un mejor modo de vida que el de sus mayores.

Lo bueno y lo malo; lo blanco y lo negro. Y aunque un poco tarde, felicidades y gracias a los miles de buenos maestros, que los hay, y que por fortuna aún están en activo, y también a quienes, luego de muchos años de abnegado servicio, disfrutan de su merecida jubilación.


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales