José Castellanos Maldonado

Los problemas y la inquietud que la reforma educativa decretada por el Presidente Enrique Peña Nieto ha generado, no sólo en el seno del gremio magisterial, sino entre los padres de familia, ha dado lugar a que éstos se manifiesten a través de opiniones que, en algunos de sus puntos, se pueden resumir de la siguiente manera.

La evaluación es positiva, pues será una herramienta que permitirá a los maestros detectar sus fallas y aprovechar la capacitación que les brindarán para corregirlas e incrementar sus conocimientos y habilidades, lo que finalmente beneficiará también a sus alumnos.

Ahora bien, si aún con la capacitación algunos maestros no aprueban las evaluaciones, sinceramente no deben estar al frente de un grupo.

En cuanto al pago a los maestros, se dice que la Federación se encargaría directamente de ello a través de tarjeta bancaria, considerándose un buen mecanismo para poner orden en la nómina del magisterio y las plazas docentes.

Y en lo que respecta a los comisionados, se considera justa la medida que sea el propio sindicato el que cubra su salario, lo que, incluso podría reducir su número.

Finalmente, las opiniones vertidas coinciden en que, como cualquier cambio, generalmente ello genera dudas e incertidumbre, y, por ende, algunas resistencias.

Y aunque con esta reforma posiblemente se afecten algunos privilegios, lo cierto es que también podrían beneficiarse, no sólo nuestros niños y jóvenes, sino miles de maestros que concluyeron sus estudios y que no han podido ejercer su carrera por falta de una plaza.

Castellanos
Miembro de la Asociación de Escritores de Sabinas Hidalgo



Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales