José Castellanos MaldonadoParece que fue ayer cuando los Alcaldes tomaron posesión de sus cargos en todos y cada uno de los municipios de Nuevo León, pero lo cierto es que ya cumplieron un año y están iniciando el segundo tercio de su gestión.

Como generalmente ocurre, en aquel entonces los ciudadanos se encontraban un tanto, o muy desilusionados por la actuación de las autoridades salientes, quienes, al igual que las entrantes, en su momento también despertaron ilusiones y mucha expectativa.

Al respecto, es posible que haya por ahí algún municipio donde las cosas fueron diferentes y sus habitantes quedaron complacidos por el desempeño de quienes concluyeron su gestión.

Cabe señalar que, en su momento, los Alcaldes que inician su labor están conscientes de la situación imperante y conocen perfectamente el grado de aceptación o rechazo de la comunidad hacia las autoridades salientes.

Ello en cierto modo presupone una ventaja, pues con pleno conocimiento de causa, desde el arranque pueden hacer hasta lo imposible para no cometer los errores de sus antecesores cuando exista un rechazo manifiesto hacia éstos por parte de la ciudadanía, y, en contrapartida, tratar de superarlos cuando su trabajo recibió la aprobación de la comunidad.

Ya se ha comentado que, al iniciar las administraciones, enfrentan problemas de diversa índole, entre los que destaca la falta de recursos económicos, más los imponderables que nunca faltan, lo que les impide, en cierto modo, arrancar a galope tendido, teniendo que conformarse con un despegue más lento.

Lo importante, en todo caso, es buscar la forma de ir apresurando la marcha, pero sin caer en excesos, pues más vale paso que dure y no trote que canse.

Castellanos
Miembro de la Asociación de Escritores de Sabinas Hidalgo.


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales